Menú Portada
Por ahora no tiene que pagar los 1,8 millones que le reclama el Fisco ya que ha interpuesto un pleito administrativo ante el Tribunal económico competente que puede tardar aún varios años

Isabel Pantoja llega a un acuerdo con Montoro: se levanta el embargo global sobre sus propiedades, por lo que ya tiene compradores para su mansión de La Moraleja

Febrero 4, 2015

El embargo del Ministerio de Haciendasobre sus bienes es ahora diferenciado y unilateral y se centra en tres propiedades: La Moraleja, con 445.000 euros, la Finca Cantora, con algo más de un millón de euros, y el resto lo avalan sus propiedades de Sevilla
Por eso, la Finca de la Moraleja se puso ayer de nuevo en venta con un valor de mercado en torno a los 3,5 millones de euros, el doble de las cargas que tiene. Sobre ella ya solo pesa el embargo de 445.000 euros de Hacienda, el aval por los 800.000 euros que falta por pagar todavía de la multa del caso blanqueo, y los 500.000 euros de hipoteca que faltan por pagar al Banco Gallego con el que se firmó en su día el préstamo


Los abogados fiscalistas de Isabel Pantoja llegaron en el día de ayer a un acuerdo con los hombres del ministro Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, para levantar el embargo global que pesaba sobre todas sus propiedades por un valor de 1,8 millones de euros más intereses de demora. El acuerdo alcanzado permite levantar ese embargo de 1,8 millones que pesaba sobre todas sus propiedades al mismo tiempo; es decir, los 1,8 millones que figuraban en el Registro de la Propiedad como nota preventiva sobre su propiedad de La Moraleja y sobre todas sus demás fincas sin excepción se borra en los próximos días. 

Con este acuerdo, Isabel Pantoja ha logrado que los inspectores de Hacienda realicen un embargo sobre sus propiedades de una manera diferenciada y unilateral por ese importe total. Así, sobre la Finca de La Moraleja solo pesará ya una nota preventiva de embargo por parte de Hacienda de 445.000 euros; sobre la Finca Cantora, la que más avala, pesará una orden de embargo por un valor superior al millón de euros, estando el resto, sobre 300.000 euros, sobre su casa y garajes de Sevilla. 

Sin embargo, este acuerdo con Hacienda, no paraliza la liquidación paralela que le ha abierto el ministro Cristóbal Montoro a través de la Agencia Tributaria por ese importe de 1,8 millones de euros. No obstante, la tonadillera, además de firmar un acta de disconformidad contra esta liquidación paralela, ha interpuesto un procedimiento administrativo ante el Tribunal económico competente por no estar de acuerdo con lo que le piden los inspectores de Hacienda. Al interponer este pleito la sanción y el pago de ella queda paralizada -hasta que no se determine una solución judicial por el Tribunal económico-, que puede durar aun varios años. Por eso, Isabel Pantoja no tiene ninguna premura para afrontar ningún pago con Hacienda, a pesar de lo que se ha vertido en algunos medios de comunicación.

Precisamente, lo que ha hecho el Fisco como medida cautelar para que no se produzca un alzamiento de bienes con una presunta venta antes de esta resolución judicial, ha sido embargarlos por ese importe de 1,8 millones. Y ahora lo que Pantoja ha logrado es que ese embargo global e inicial sobre todas sus propiedades se diferencie y sea unilateral, respondiendo cada una por un importe distinto.

El acta se levantó nada más concluir el juicio del Caso Malaya

Esta acta de Hacienda contra la tonadillera se levantó nada más concluir el Caso Malaya, donde fue condenada por la Sección 2ª de la Audiencia de Málaga a dos años de cárcel y a multa de 1.147.000 euros por un delito de blanqueo de capitales. A partir de entonces, y a raíz de los enfrentamientos que durante el juicio tuvo la representación procesal de Isabel Pantoja con los inspectores de Hacienda, se levantó un acta de inspección que abarca desde el año 2008 hasta la fecha actual.

Esta inspección, que ahora está recurrida en los Tribunales de Justicia, se levantó contra ella como persona jurídica además de contra todas sus empresas e, incluso, contra los representantes legales de sus sociedades. Así como se bloquearon algunas de sus cuentas bancarias.

Hacienda investigó todos los gastos deducibles en sus empresas (hoteles, restaurantes, viajes, comidas, vestuario, mobiliario…), que la tonadillera había aportado para conseguir un beneficio fiscal. Tras la investigación los inspectores determinaron que muchas de estas cantidades no eran deducibles, por lo que le abrieron, aplicando la reforma de la ley tributaria que permite realizar estas actuaciones, una liquidación paralela que suma casi dos millones de euros.

Tras lograr desbloquear el embargo global sobre sus propiedades, el entorno cercano de Isabel Pantoja puso de nuevo ayer en venta la casa de La Moraleja por un valor de mercado de unos 3,5 millones de euros, el doble de las cargas que todavía figuran sobre esta propiedad.Sobre ella ya solo pesa: el embargo de 445.000 euros de Hacienda, el aval por los 800.000 euros que falta todavía por pagar de la multa del caso blanqueo, y 500.000 euros que todavía no han abonado de la hipoteca que se firmó en su día con Banco Gallego, la entidad bancaria con la que Pantoja versus Encarna Sánchez firmaron el préstamo hipotecario de La Moraleja.

Sus abogados no piensan recurrir el segundo grado penitenciario 

Este martes 3 de febrero, Isabel Pantoja abonó en las cuentas del Juzgado el segundo plazo del pago de la multa impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga, que tal como se indica en el calendario elaborado por sus abogados es de 200.000 euros. La cantidad fue abonada al juzgado mediante un cheque de una de sus empresas. Producciones Artísticas Isabel Pantoja S.L., ubicada en el Paseo de la Castellana, número 177, de Madrid, que se constituyó hace casi tres años tras destaparse todo el caso blanqueo y que se dedica a  “la promoción y organización de todo tipo de espectáculos públicos, entrevistas y reportajes”.

Por el momento, la cantante ya ha hecho frente al pago de los dos plazos establecidos de la multa que le impusieron por el caso blanqueo. El primero, por valor de 147.000 euros, que efectuó antes de entrar en prisión; y, ahora, el segundo que le correspondía pagar a primeros del mes de febrero. A Pantoja le falta por pagar todavía 800.00 euros más, en cuatro plazos más trimestrales, y para ello tiene avalados estos con su propiedad de La Moraleja. Pero Isabel quiere cumplir con todos los requisitos necesarios para obtener lo antes posible permisos penitenciarios.

De momento, Pantoja, si no surgen sorpresas de última hora, será clasificada en segundo grado por Instituciones Penitenciarias y no en tercer grado como se ha comentado. Algo que en el 95% de los casos es inviable para la población reclusa, aunque haya pagado parte de la multa, salvo como ocurrió en su día con los encausados en el Caso Gal que la adquirieron casi inmediatamente o con el ex presidente del F.C. Barcelona, José Luis Núñez, y su hijo que solo estuvieron en prisión una semana.

Los abogados de la cantante no piensan recurrir de momento la clasificación de segundo grado ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria. Y ni la propia cantante albergaba alguna esperanza de que se le concediera ese presunto régimen de semilibertad. Pero sí que la solicitarán con fuerza a partir de la segunda clasificación penitenciaria que se producirá casi con toda seguridad antes del verano próximo.

En teoría, y si no hay ningún supuesto trato de favor como hasta la fecha, Isabel Pantoja no podrá pedir ningún permiso ordinario de salida del centro penitenciario hasta dentro de cuatro meses, que cumpla la cuarta parte de su condena de dos años. Y será a partir de ese momento cuando podría solicitar ya con fuerza el tercer grado penitenciario que se autoriza normalmente cuando el reo ha cumplido la tercera parte de la condena y ha pagado la multa impuesta. Por eso si va pagando voluntariamente la multa, según los plazos estipulados, podrá acceder al tercer grado nada más que cumpla esa parte de su condena y obtener los beneficios penitenciarios oportunos (como la consecución de permisos a partir del mes de mayo). 

Ninguno de sus recursos ha sido contestado

Aunque a día de hoy Isabel Pantoja se considera todavía inocente del delito de blanqueo de capitales dentro del Caso Malaya por el que el pasado día 21 de noviembre de 2014 ingresaba en la cárcel sevillana de Alcalá de Guadaira para cumplir la pena de dos años de prisión a la que fue condenada, ni el Tribunal Constitucional ni el Consejo General del poder Judicial han resuelto ninguno los recursos presentados por sus abogados.

En el primero de sus dos recursos ante el Tribunal Constitucional, Isabel Pantoja considera que se han vulnerado sus derechos fundamentales durante el juicio del caso blanqueo y así como también durante la instrucción del caso Malaya. Este recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional todavía no ha recibido contestación de si será o no admitido a trámite, una pretensión que de ser admitido podría paralizar su permanencia en prisión. Incluso, en caso de no ser aceptado este recurso por el Constitucional, sus abogados comunicaron en su día que querían defender su inocencia llegando, si fuera necesario, hasta el Tribunal de Estrasburgo.

El otro recurso presentado ante el Constitucional, por su irregular ingreso en prisión dictado por la Audiencia de Málaga, tampoco a día de hoy ha sido estudiado por el Constitucional, por lo que su permanencia en la cárcel de Alcalá de Guadaíra seguirá siendo activa.

Tampoco, la denuncia interpuesta ante el Consejo General del Poder Judicial por las declaraciones vertidas por el presidente de la Audiencia Provincial de Málaga, Antonio Alcalá, que se mostró partidario de la entrada en prisión de Isabel Pantoja -como medida ejemplarizante–-, antes, incluso, de que la Sala Segunda de su Audiencia hiciera público su auto de entrada en la cárcel de la cantante, ha sido contestada. Con el consabido enfado de su representación procesal que percibió una vulneración de su presunción de inocencia antes de ser condenada por la Sala. 

Los abogados de Isabel Pantoja han recibido órdenes de la familia de la cantante de cumplir con todos los requisitos procesales y penitenciarios para obtener una clasificación carcelaria favorable cuanto antes, aunque son conscientes que aún faltan unos meses por lógica para conseguirlos. Ella, de todas formas, está cumpliendo con todos sus deberes como reclusa dentro de la cárcel de Alcalá de Guadaira, con un comportamiento perfecto y participando en las actividades complementarias y talleres de cerámica para que sea tratada preferentemente por la Junta de Tratamiento de esta prisión sevillana. 

 
Juan Luis Galiacho

@jlgaliacho