Menú Portada
Los invitados reales preparan sus mejores galas para la boda del año

Isabel II ha delegado en su prima Lady Elizabeth Anson la organización de una cena para los invitados reales en el restaurante Mandarin de Londres

Abril 25, 2011
pq_927_Lady-Elizabeth-Anson.jpg

Nos cuenta uno de los más importantes invitados reales a la boda de Guillermo de Gales y Kate Middleton que la prima “Lilibeth” (la Reina Isabel de Inglaterra), está encantada con el matrimonio de su nieto y que, por tanto, está decidida a que el día sea jubiloso y todos los actos sean organizados a la perfección. Para que ello sea así no ha dudado en solicitar la asistencia de varios miembros de su familia más cercana que el día de la boda y, en las jornadas previas, se encargarán de atender y obsequiar debidamente a los representantes de las familias reales europeas, todos ellos primos en distintos grados, para que su estancia en Londres sea lo más grata posible, y para que las celebraciones no queden circunscritas únicamente al gran día.

Ya sabemos que no faltarán los Príncipes de Asturias y los herederos de las monarquías europeas en ejercicio, así como Alberto de Mónaco y Charlene Wisttock (esta será su primera salida al gran mundo en su calidad de futura princesa de Mónaco), los Reyes Simeón y Margarita de Bulgaria (que volarán a Londres desde Sofía), los Reyes Constantino y Ana María de Grecia, los Duques de Braganza, el Príncipe Carlos de Borbón (que reclama para sí la jefatura de la casa real de las Dos Sicilias), y su esposa la rica y rutilante Camilla Crocciani, la Princesa Margarita de Rumania y su esposo, el Príncipe Alejandro de Yugoslavia y su esposa, y todo un contingente de príncipes alemanes como el Príncipe Luis de Baden y su esposa (primos y grandes amigos del Príncipe de Gales), los Príncipes de Hesse, y un muy selecto etcétera.


La Casa Real francesa, ausente


Sin olvidarnos, por supuesto, de la Reina Doña Sofía a quien le gusta tanto la capital británica donde se reencuentra con gusto con muchos de sus primos en un ambiente muy familiar, íntimo y decontracté. Si se echará de menos la ausencia, por razones obvias, del Príncipe Akihito del Japón, no habrá representante alguno de la Casa Real francesa, y tampoco estará allí Luis Alfonso de Borbón que hasta última hora esperó una invitación que nunca llegó. Su ausencia quedará bien
suplida con la exótica presencia del pintoresco Rey Mswati de Swazilandia, cuyo lujoso viaje a Londres ha generado grandes críticas en su pequeño país africano.

Dos noches antes de la boda los Duques de Gloucester (Richard y Brigitte), organizarán una cena para muchos de sus primos en su residencia londinense, y también su otro primo, el Duque de Kent, hará lo propio. Así mismo, la víspera del gran acontecimiento la Reina Isabel ha delegado en su prima Lady Elizabeth Anson, ex esposa de Lord Shakerley, que organice una cena para los invitados reales en el restaurante Mandarin de Londres a la que ya asistirá la representación de la Familia Real española que llegará a Londres el mismo jueves.

Lady Anson, supervisora real

Y es que Lady Anson, hijastra del difunto Príncipe Jorge de Dinamarca y gran experta en la organización de eventos sociales de gran magnitud, es también la encargada de supervisar, tanto el banquete para 500 invitados que la Reina Isabel ofrecerá en el palacio de Buckingham, como la cena y el baile posterior, éste sólo para 300 personas muy elegidas, que el Príncipe de Gales ofrecerá en su residencia de Clarence House. Todo un conjunto de elegantes eventos sociales que harán que la boda real deje un excelente recuerdo entre los primos reales de Europa.

A la mañana siguiente, y ya con sus mejores galas, los representantes de la realeza llegarán a la Abadía de Westminster a las 10.20 horas, donde diez minutos más tarde harán acto de presencia los miembros menores de la Familia Real británica (los hijos de la Princesa Ana, los hijos de la difunta Princesa Margarita, y las familias de los Duques de Gloucester y de Kent). A las 10.40 entrará en la Abadía el solemne cortejo de la Familia Real británica encabezado por la Princesa Ana y su esposo Timothy Laurence seguidos del Duque de York, sus hijas las Princesas Eugenia y Beatriz, y el Conde y la Condesa de Wessex. Dos minutos después harán su entrada el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles, y justo tres minutos más tarde, con puntualidad británica, cerrarán el cortejo la Reina Isabel y el Duque de Edimburgo.

El servicio religioso, en el que cantarán los niños del Chapel Royal Choir vestidos con trajes del reinado de Carlos II, comenzará puntualmente a las 11 de la mañana y a las 12.15 se formará el cortejo camino del Palacio de Buckingham donde los ya casados llegarán a las 12.30 y la Reina, los miembros de la Familia Real británica y las representaciones de las familias reales extranjeras arribarán, todos juntos, exactamente diez minutos después.

Preparémonos pues para asistir a lo que se prevé como una excelente puesta en escena con carrozas y con todos los símbolos propios de la realeza mas viva en la corte de las cortes, la corte de Saint James.

Ricardo Mateos