Menú Portada
El ex novio del coplero asegura que será uno de los próximos concursantes de ´Supervivientes´

Isaac y la “gordura” de Falete

Febrero 24, 2009

Parece que Isaac está dispuesto a sacar la mayor rentabilidad posible a su relación con el cantante Falete. Dice que será uno de los nuevos supervivientes y que en la isla desvelará secretos inconfensables de su romance. Y, mientras, ahora ataca al cantante por su aspecto físico.

pq_709_isaac.jpg

Su relación se resquebrajó hace mucho pero Isaac, un señorito andaluz de medio pelo, sigue sacando partido a su historia de amor con Falete. Todavía hay mucho que rascar en un romance repleto de sinsabores y desencuentros más propios de las telenovelas. Ahora, desde la ruptura, Isaac busca cualquier excusa para hacer burla del estado físico del cantante. Insinúa hasta quedar exhausto y ríe a carcajada cuando alguien le pregunta por sus encuentros íntimos. No tiene gracia, pero él la persigue con esa mirada desconfiada que ya le ha hecho tan popular como deseaba.
Me cuentan que desde hace semanas anda propagando por Sevilla que será uno de los próximos concursantes de ‘Supervivientes’ y que en Honduras –lugar en el que tendrá lugar la celebración del concurso- desvelará secretos inéditos sobre su relación con el coplero. No será de extrañar, pues pese a ser un recién llegado en las lides del corazón, Isaac conoce a la perfección sus posibilidades. En un gesto de brutalidad, dicen que Isaac bromea abiertamente sobre la dimensión de su ex pareja. Tanto es así que no duda en llamar “la gorda” a un Falete que se puso el mundo por montera para subsistir. Por eso no se sorprendió cuando le llamaron para participar en el concurso que presentará el inigualable Jesús Vázquez. Rechazó la proposición, aún y pudiéndose embolsas una generosísima cantidad monetaria. Sin embargo, y a pesar de los pesares, Isaac insiste en que, de ser uno de los concursantes, Falete lo tendría muy difícil para ganar: “se caería el helicóptero al mar por su peso”, repite constantemente sin importarle la presencia de miradas indiscretas. A más de uno se le debería lavar, como antaño, la boca con jabón.
 Por Saúl Ortiz saul@extraconfidencial.com