Menú Portada
La aparición de las millonarias cuentas del Rey Juan Carlos en la trama Noos un nuevo y grave problema para Anticorrupción y el ministro Gallardón

Intentan apartar al Juez Castro del caso Urdangarín, al coste que sea, para frenar ya de una vez la investigación

Septiembre 3, 2013
pq_936_urdangarin_infanta_cristina.jpg

La aparición de las cuentas del Rey Juan Carlos en la trama Urdangarín con los supuestos prestamos en el año de bonanza de 2004 por valor de 1,2 millones de euros a la unidad familiar formada por la infanta Cristina de Borbón y su marido Iñaki Urdangarín ha levantado otra alfombra más en este caso que lleva ya tres años siendo investigado por el Juzgado de Instrucción nº 3 de Palma de Mallorca, y que a pesar de que la Fiscalía Anticorrupción, siguiendo órdenes de arriba, quiere finalizar cuanto antes (ya mismo) no se le ve el punto y final. El juez José Castro continúa erre que erre solicitando informes a la Agencia Tributaria que le permitan imputar de una vez a la infanta Cristina, como ya en su día intentó siendo desautorizado por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

La actuación minuciosa y el empeño del juez Castro en no poner el punto y final, con la aparición ahora de las nuevas cuentas del Rey de España, han hecho que la Fiscalía Anticorrupción cambie su criterio y vaya a solicitar un vuelco en la investigación para apartar como sea a Castro de la causa, ya que si sigue investigando pueden aparecer nuevos y relevantes flecos. Ahora, en un cambio radical de postura, va a pedir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que asuma toda la instrucción y competencia del caso Noos, ya que ve indicios de cuatro supuestos delitos cometidos por el ex presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ambos diputados autonómicos y por tanto aforados, por lo que solo pueden ser encausados por el Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana (malversación continuada, prevaricación, fraude a la Administración y tráfico de influencias). Esto significa apartar al juez Castro de toda investigación y que sea este Tribunal, más controlado, quien cierre su instrucción y celebre la vista oral con todos los imputados, se estima que en torno a 25 personas, sentados en el banquillo de los acusados, entre ellos el propio Urdangarín, al que pedirán más de cinco años de cárcel.

Nuevo delito por facturas falsas

El fiscal Pedro Horrach va añadir un nuevo delito a los ya publicados, ya que tiene decido unir el delito de malversación en concurso medial con el de falsedad documental, dado el cúmulo de facturas supuestamente falsas empleadas por la trama. El último informe de la Agencia Tributaria entregado al juez Castro revela que Noos cruzó en cinco años (del 2004 al 2008) 425 facturas simuladas o sospechosas por valor de 6,4 millones.

La decisión del Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana sobre si acepta o no la competencia para instruir los hechos va a ser inminente. Y si hace caso a las tesis de Anticorrupción, el juez Castro perderá el mando de la causa y se quedará sin concluir el sumario que lleva ya más de tres años investigando. Máxime que ahora han aparecido las cuentas del Rey Juan Carlos, con préstamos de 1,2 millones de euros a su hija y yerno cuando su asignación anual de los presupuestos generales del Estado se estiman en torno a los 300.000 euros y, además, sin un patrimonio conocido. De acuerdo con el informe entregado al juez Castro por Hacienda, los ingresos ordenados por “S M D Juan Carlos de Borbón y Borbón” se produjeron el 30 de julio y el 29 de septiembre de 2004, en forma de transferencias “urgentes” a un depósito bancario conjunto de Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina en La Caixa.

Próximos pasos

Ahora, la investigación del juez Castro (si se la permiten) será enviar un oficio a la Casa del Rey para que aclare el origen de estos fondos y determinar si los ingresos proceden de cuentas en el extranjero, así como la procedencia de los mismos, un hecho muy extraño ya que el Rey en teoría no invierte en bolsa ni cobra por otras gestiones al margen de la Jefatura del Estado. Es la primera vez que la figura del Rey de España aparece en la investigación económica del caso Urdangarín. El juez Castro inició hace unos meses una exhaustiva investigación por un supuesto blanqueo de capitales y delito fiscal contra la hija del Rey, motivo por el cual están siendo investigadas por primera vez los depósitos bancariosde Cristina de Borbón, que hasta el momento habían permanecido intocables a la Justicia y a la opinión pública.

Aunque desde los inicios del caso Noos, el juez Castro y la Fiscalía Anticorrupción de Mallorca han actuado en una línea similar, incluso con una aparente complicidad personal, esta unión se rompió hace unos meses con la solicitud de imputación de la infanta Cristina por Castro, y con un cambio radical en la línea de actuación del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, quizá debido a la necesidad de depender de su máximo representante: el fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, un hombre de máxima confianza del ministro Alberto Ruiz Gallardón, quien maneja en la sombra todos los hilos de los casos de más impacto mediático (Bárcenas, Urdangarín, Eres,etc). Ahora todos sus esfuerzos se mueven a que lainvestigación del caso Urdangarín abandone de una vez por todas el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, del que es titular el juez José Castro, que no para de indagar lentamente sobre las finanzas reales. Algo que no gusta nada, máxime con las cuentas del Rey Juan Carlos ya de por medio e intentando acumular nuevos datos fiscales sobre la infanta Cristina para plantear de nuevo su imputación. Esa es la realidad que no gusta al sistema establecido.

Juan Luis Galiacho