Menú Portada
Francisco Marhuenda, director de La Razón, vuelve a plagiar a Extraconfidencial.com

Insurrección en Ciudadanos: El partido de Albert Rivera no da de baja a casi ninguno de sus 32.000 afiliados a pesar de que muchos de ellos no pagan sus cuotas desde hace más de seis meses, como establecen sus Estatutos, y de haberla solicitado por escrito

Junio 13, 2016
rivera

Francisco Marhuenda, director de La Razón, vuelve a tropezar dos veces en la misma piedra. En la edición del pasado lunes, Extraconfidencial.com publicó la información que  a continuación mostramos y a las 14:18 Larazon.es publicaba el mismo contenido:

captura-larazon

El partido de Albert Rivera, Ciudadanos, no quiere ruido mediático alguno y para ello desea seguir manteniendo al precio que sea su número de afiliados, situado, según la propia formación naranja, entre 32.000 y 33.000 simpatizantes. Y ese precio consiste es incumplir literalmente con sus propios Estatutos que, según las denuncias internas que han llegado a Extraconfidencial.com, marcan que, tras seis meses sin pagar la cuota de afiliación, se les dará de baja automática  dentro del partido y no se les facilitara información alguna ni tendrán derecho a voto.

Según estas denuncias, nada de esto se cumple en la práctica totalidad de las demarcaciones territoriales de Ciudadanos, donde a estos afiliados morosos se les sigue manteniendo dentro del partido para así no tener que reducir el número de afiliados afines a Albert Rivera que bajaría considerablemente en su cuantía. Fuentes internas de la organización que lidera Albert Rivera indican que si se aplicaran de verdad los Estatutos y se diera de baja a todos los morosos con más de seis meses sin pagar la cuota reglamentaria el número de afiliados de Ciudadanos bajaría a unos 20.000 simpatizantes pagadores en toda España.

Una cuota bimestral de 10 euros en adelante

La cuota de afiliación a Ciudadanos se paga bimestralmente. Con carácter excepcional, para pensionistas, estudiantes y parados, es de 5 euros al mes. Y para el resto de personas asciende a 10 euros al mes y de ahí lo que se quiera dar en adelante; es decir, desde este mínimo de 10 euros cada cual aporta al partido lo que considere oportuno.

Según las denuncias recibidas, el impago de las cuotas entre los supuestos afiliados alcanza en muchas de las organizaciones territoriales de Ciudadanos una media en torno al 50%, siendo incluso de un 60% en Castilla-León. Lo que sí es notorio es que cada día son más numerosos los casos en los que el Banco devuelve el recibo impagado de las cuotas.

Según los Estatutos de Ciudadanos, en el caso de un jubilado que haya dejado de pagar tres recibos bimensuales de 10 euros -un global de 30 euros-, se le debe dar de baja inmediatamente. Y para el resto sería el impago de tres recibos bimensuales de 20 euros cada uno, en total 60 euros.

Hay, incluso, casos de muchos de afiliados que no han pagado su cuota de afiliación durante más de un año y que por parte del partido de Rivera no se les ha dado de baja para que el número de afiliados no se reduzca considerablemente. “Además, ni se les ha amenazado por carta con darles de baja”, señalan las denuncias.

La baja como afiliado, ni solicitándola por escrito

También, según las denuncias recibidas, algunos afiliados al partido Ciudadanos, disgustados con la gestión de Rivera y los suyos por no considerar acorde a sus pretensiones ideológicas y personales lo que hacen los líderes del partido, han intentado darse de baja voluntaria, pero ni si quiera se tramita su baja, con lo que el número así tampoco se reduce.

Algunos de estos todavía afiliados disgustados han comunicado a Extraconfidencial.com que han enviado varias cartas a la secretaría de organización de Ciudadanos solicitando su baja y que nadie les ha contestado, por lo que siguen recibiendo información del partido, tanto la centralizada enviada desde Barcelona como la territorial donde les convocan a cafés informativos y a reuniones a las que, según Estatutos, no deberían acudir. Pero es que ni siquiera deberían recibir dicha información.

El portavoz de C´s, Miguel Gutiérrez, culpa a Rajoy

Las disensiones internas, como se observa, continúan en Ciudadanos. Sin embargo, el portavoz de Albert Rivera en el Congreso de los Diputados, Miguel Ángel Gutiérrez, un personaje bajo sospecha como ha publicado Extraconfidencial.comseñala directamente al líder del PP, Mariano Rajoy, de ser el culpable de todos sus males. Por ejemplo, del hecho de que se interrumpan los actos de Rivera en Barcelona o que vándalos agredan a los simpatizantes de Ciudadanos en el barrio madrileño de Vallecas, como se puede leer en el tuit publicado por el propio Gutiérrez y que fue borrado a los 15 minutos. Un tuit que, sin embargo, nuestro periódico tiene en su poder y que reproducimos.

Miguel Gutierrez

Según las corrientes internas opositoras en Ciudadanos, Albert Rivera y sus fieles, ente ellos el secretario de organización Fran Hervías,  han dilapidado en un tiempo récord su potencial de seducción. Según las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en la Elecciones del 26J tendrán un resultado peor de lo esperado y peor aún si su política y actividad pública hubiera sido coherente. Una oportunidad perdida de la que muchos afiliados se lamentan en privado.

Aumentan las voces internas discrepantes a Rivera

Estas voces internas discrepantes indican que “hay que poner en claro los problemas que aquejan a un partido en apariencia nuevo que apuesta por estar pronto difunto. Solo tiene un líder de opinión que acapara todos los medios, un hombre orquesta que se deja acompañar de aplaudidores orgánicos. Albert Rivera es el líder por antonomasia, más incluso que Iglesias lo es para Podemos. El autoritarismo orgánico de Pablo Iglesias todavía tiene en otros su eco, Albert Rivera fía su autoridad al buenismo de un alma bella al que le traicionan sus prácticas internas y sus acciones públicas. Y Alberto Garzón es el líder único de IU. Es como si los tres líderes hubieran heredado el dogmatismo de una izquierda adoctrinada en las viejas confesiones religiosas del franquismo, tan seguros están de sí mismos. No se miran al espejo del autoritarismo que ha caracterizado a esa izquierda rancia, como para que Albert Rivera dedique su tiempo a copiarles no siendo que le digan que es de derechas. Los tres se caracterizan, por haber anulado a sus competidores, los tres compiten en los medios como único sistema para comunicar su mensaje y los tres tienen un problema inherente a los partidos teocráticos, los dioses duran mientras nadie descubre la farsa en la que se sustentan”, afirman.

Para muchos de ellos, Ciudadanos intenta ocupar un lugar inexistente, el centro y esto le acarrea un serio problema a la hora de articular su discurso, la ambigüedad, algo que en nuestro país pasa factura. Según ellos, “Rivera no es Suárez y no vivimos en la Transición. No hay segundas transiciones, el invento no funciona, y el caso es que denominarla así siempre trae malas consecuencias por pretencioso, como si cualquiera de estos personajes viniera a inaugurar el curso histórico. Más aún, en un país que siempre parece estar empezando. Albert Rivera tiene dos chinas en el zapato que no paran de hacerle ampollas según camina por la cuerda floja de la política española: una es José Manuel Villegas, un personaje oscuro, con un discurso gris, y, otro, Fran Hervías, el Gran Hervías, el responsable del crecimiento rápido y descontrolado del partido, una persona fallida para resolver los problemas organizativos que aquejan al partido”.

Críticas a Fran Hervías

Muchos afiliados de Ciudadanos indican que el secretario de Organización, Fran Hervías, “nunca trae buenas noticias, menos aún cuando se trata de hacer tráfico de influencias sobre un protegido o una protegida. Son los hechos los que hablan por sí mismos. Galicia, Asturias, Cantabria con Felisuco, País Vasco y Navarra en peligro, Extremadura, Jaén, Castilla la Mancha, Murcia, Madrid…, ciudades, provincias todas ellas con serios problemas organizativos de liderazgo orgánico, municipal y autonómico que pasan factura al partido en la escala nacional y que para evitar su caída han evitado las primarias, nombrando a los fieles y eliminando la disidencia de los que tienen carácter, o piensan críticamente en la oportunidad y en la confianza que se diluye a pasos forzados. Una burla absoluta de las primarias que se reclaman, una apelación a las normas que se conculcan cada día, cuando no se manipulan a conveniencia para favorecer a los propios ni se sabe sobre qué oscuras razones. El patio de Ciudadanos se ha convertido en un monipodio donde prosperan los rumores que luego se confirman sobre el modo de hacer que los candidatos sean los designados”.

Los analistas consultados por este periódico señalan que “el partido de la ciudadanía tendrá que pasar de puntillas sobre estas Elecciones y además tendrá que pactar con el PP, sí o sí porque el PSOE no tiene más remedio que comerse con patatas la última apuesta socialdemócrata de Iglesias. Qué paradoja del destino, Iglesias lo fundó e Iglesias lo exterminó! Albert Rivera se ha disparado un tiro en el pie, el inocente culpable para aproximarse a Pedro Sánchez, para que le diera una patente en extinción, el cambio, ese cambio que sólo consistirá en un cambio de Pedro Sánchez. No acepta a Rajoy sobre bases irracionales, pero se verá obligado a aceptarlo como interlocutor porque Sánchez ya se sabe excluido y no lo quiere. Rivera y Sánchez van a tener que comulgar con ruedas de molino con su discurso y su estrategia, el primero por hacer de novato y el segundo por ejercer de indigno”.

Estos analistas también señalan que “Ciudadanos que supo articular un discurso contra el nacionalismo corruptor y mussoliniano, no ha sido  capaz de conformar de la mano de Albert Rivera una alternativa en España que no se eche en brazos de los pontífices máximos de la plebe emocional, como si no tuviera España un pueblo capaz de pensar por sí mismo. Ciudadanos tiene que medir muy bien sus pasos. Si hubiera sido medianamente inteligente no habría movido pieza en este aborto de legislatura. Debería haberse mantenido incólume, haber afirmado sus valores de partido nacional con un discurso común que no requiere que Pedro Sánchez le bendiga. Ciudadanos no tendría que haber hecho el “canelo” de pactar con el aspirante Sánchez, que sólo lucha por su supervivencia, que ignora el país. Albert ha querido jugar la carta del centro, torciendo su voto hacia la “izquierda” para despojarse de la muletilla de ser el “sostén” de la derecha”.

Manifiesto crítico

En un manifiesto interno al que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, firmado por algunos de los ex cargos de Ciudadanos, se dice que “toda esta deriva política ha dejado maltrechas las arcas de los votos que puedan ir a Ciudadanos. Albert Rivera no ha sabido y no podía contrapesar la alianza que Podemos e IU han alcanzado y que el PSOE va a tener que sopesar tras el sorpasso“.

“Si las cosas se hubieran analizado de otra manera, quizás Albert podría haber lanzado un órdago y haber planteado una coalición sobre 50 puntos del programa públicamente consensuado a izquierda y derecha, como si la propuesta de pacto ya fuera una forma de entrar en campaña para poner en evidencia al Sánchez aprendiz de brujo, y a Rajoy cuya trayectoria no le invalida para ser precisamente la esperanza de un pueblo agotado con los discursos recurrentes y vacíos. Como si los ciudadanos no tuvieran en cuenta sus valores y los perjuicios de una aventura suicida”, apuntan.

Y van a más: “Si Rivera hubiera procedido con inteligencia, podría haber obligado a una coalición que tuviera la oportunidad de obtener la mayoría que necesita para hacer sus reformas, una mayoría que sólo podría obtener de forma práctica con el PP. Ciudadanos podría haber concitado en su propuesta el voto útil de aquella parte del país que no aspira a vivir de una renta inmerecida, la propaganda imposible y suicida, la deriva soberanista de los podemitas“.

El desembarco de UPyD en C´s

Otro de los puntos criticados es la aparición en escena dentro de Ciudadanos de muchos miembros que en su día pertenecieron al partido de Rosa Díez, Unión, Progreso y Democracia. Repasando las circunscripciones territoriales de Ciudadanos se observa que a sus filas se incorporaron cuadros de UPyD cuyo único mérito era pasar por centristas y actuar, en muchos casos, a favor de los intereses del PSOE, “tan proclives ellos a simular y aparecer como demócratas a favor del PSOE”, indican. Ciudadanos para ayudarse en su expansión territorial tuvo que nutrirse de los ex militantes del partido de Rosa Díez y además ha necesitado a sus cuadros puesto que los que había dentro no eran tan manejables como los que vinieron con la cabeza gacha y de aluvión.

Por eso, los opositores señalan la deriva de Ciudadanos a hacer las listas de candidatos a medida, y aparentar el ejercicio de una democracia directa en unas primarias amañadas. “Ciudadanos ha metido la pata en anteriores ocasiones y parece que ahora también se ha visto superado por los acontecimientos. La realidad supera a la ficción. Pronto veremos como este partido emergente se convierte en un partido “sumergente”, mientras Podemos gana terreno como partido insurgente contra el Estado de Derecho”, afirman.

En próximas entregas les informaremos sobre otras denuncias recibidas sobre el control de los medios informativos.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho