Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :

“Inocentes”

Diciembre 25, 2014

¡Pobres criaturas!, algunos se habían pensado que el pedazo de anticiclón que el Papa Noel o el amigo invisible nos había traído esta Navidad del 2014, se iba a quedar con nosotros a pasar todo el invierno y que lo normal sería ver  a la gente paseando por la playa o comiendo en las terrazas. Pues de eso nada, una cosa es que el invierno nos sea tan frio y otra que no exista.

El frente débil que nos cruzó el día de Navidad por el cantábrico oriental, es el primer síntoma, de los cambios que se avecinan para el último fin de semana de diciembre. Cierto es que este viernes 26, jornada de estorbo, que para muchos es como un lunes, sigue manteniendo la estabilidad y las nieblas densas de primeras horas, será lo más destacado en la meseta norte, alto Ebro y en las depresiones de Huesca y Lérida. Y donde las nubes no lo eviten llevaran la heladas severas a muchos puntos de la península,  serranía de Cuenca, Salvacañete, hasta 8   grados bajo cero o los 7 negativos que se van a registrar en el Puerto del Pico, Ávila.  Que no dejen muy lejos el paraguas en el cantábrico oriental y alto Ebro.

El último fin de semana del 2014 nos traerá los cambios anunciados. Sábado 27, cada vez más nubes en el extremo norte, precipitaciones que comienzan a animarse en Cantabria, País Vasco y pirineo navarro y la cota de nieve que desciende y se sitúa por debajo de los 1.200 metros. Y el domingo 28 parecerá una inocentada, porque salvo en el mediterráneo y sureste que seguirán disfrutando de los huevos fritos, los frentes atlánticos burlarán al Anticiclón y tendremos una jornada para pocas brumas en todo el extremo norte y también en las Baleares. En las Canarias lo más noticiable seguirán siendo los fuertes vientos del este de las últimas jornadas. Empieza a cumplirse el guion que anunciaba una primera parte de la Navidad, con Anticiclón, Heladas y muchas Nieblas y una segunda parte, donde las Borrascas y la Nieve se unirían a las fiestas. Ya saben que el refranero tampoco suele fallar.

“Entre Navidad y los Inocentes entra el frio de repente.”