Menú Portada

Íñigo Urkullu celebró el Aberri Eguna, exaltación de la patria vasca, inmiscuyéndose con un Estudio socio-lingüístico en la Comunidad Foral de Navarra y en el País Vasco Francés

Marzo 31, 2016

Recordó, además, que su partido debe llevar adscrita la reivindicación de una nación. Navarra e Iparralde (País Vasco Francés), se llevan el 50,66% del presupuesto consignado para una encuesta que en la Comunidad de Euskadi tan solo se dejará el 49,33% restante. Siadeco e Ikertalde son las empresas adjudicatarias para la elaboración de un mapa que en 2011 se ocupó, prácticamente en su totalidad, de la cuestión lingüística.

urkullu1

Otro año más se ha celebrado el Aberri Eguna, y otro año más ha dejado recortes para la hemeroteca. El Día de la Patria Vasca, celebrado en coincidencia con la Pascua de Resurrección, fue ideado por el Partido Nacionalista Vasco en 1932 y desde entonces siempre ha sido festejado por partidos adscritos a la izquierda. Este domingo, en plena celebración, el presidente del órgano ejecutivo del PNV (el Euzkadi Buru Batzar EBB), Andoni Ortuzar aseguraba que el colectivo nacionalista “no entiende el Día de la Patria Vasca sin la reivindicación de que Euskadi es una nación”, lo que se convirtió de inmediato en un dardo envenenado a Podemos. De nuevo, como ocurre a diario en Cataluña, se transforma una fiesta popular y cultural que defiende una singularidad idiosincrásica en una reivindicación política. El PNV ha intentado sacar tajada del Aberri Eguna para clamar por un nuevo autogobierno vasco basado en unas bases sólidas“, así como el reconocimiento de que Euskadi es una nación y que, como nación, tiene también unos derechos políticos, el primero de ellos, el derecho a decidir libremente su futuro”. Podemos Euskadi se ha querido subir al carro del Día de la Patria Vasca y ha respondido a Ortuzar, en palabras de su líder Nagua Alba, que ellos defienden una “patria inclusiva, en la que quepan todas las identidades”. La polémica está servida.

La patria o nación que defienden tanto unos como se basa en un componente cultural que es arraigado en algunas zonas pero en otras no lo es tanto. Pero este es el concepto socio-ideológico que desde el PNV se encargan de diferenciar todo lo posible del conjunto del Estado español. Para ello, utilizan los medios de los que dispone la institución del Gobierno Vasco, en manos del partido nacionalista desde 2012. Íñigo Urkullu acaba de adjudicar, de nuevo, el contrato para la realización de los trabajos de campo de su encuesta sociolingüística, la sexta que se desarrolla.

Gasto más político que económico o cultural

Una encuesta de la que saldrá el sexto mapa sociolingüístico de la comunidad. En su quinta edición, que data de 2011, las conclusiones más relevantes que aporta este sondeo son a nivel poblacional que al analizar la evolución de los últimos 30 años, se aprecia que, por primera vez desde 2001, la población crece en los tres territorios de la CAE. Se trata de una pequeña recuperación demográfica, debida fundamentalmente a la llegada de inmigrantes extranjeros durante la última década, a pesar de que el envejecimiento de la población continúa produciéndose”. Por otra banda, en el apartado lingüístico, resalta que en la CAE casi 750.000 personas de cinco o más años son euskaldunes, el 36,4% de la población”. Que en este quinto mapa sociolingüístico tan solo se le dedique un 7% de su extensión total al estudio de la población vasca y el 93% restante al estudio del euskera (competencia lingüística, primera lengua y uso del euskera en el hogar) habla mucho de las intenciones de este tipo de informes.

La encuesta socio-lingüística se compone de cuatro lotes: el primero dirigido al colectivo vascohablante de la Comunidad de Euskadi, el segundo dirigido a la comunidad no vascohablante de la Autonomía, el tercero dirigido a la población navarra y el cuarto a Iparralde, o el País Vasco francés situado en la región gala de Aquitania, donde por ejemplo, el vasco no tiene el estatus de lengua oficial. Según los pliegos de la resolución, el primer y el segundo lote, que rige la elaboración de la encuesta en las Comunidad Autónoma de Euskadi (tanto en las que se habla euskera como en las que no), han sido adjudicados a Siadeco (“especialistas en el desarrollo de proyectos de investigación y planificación ad hoc de carácter integral, en el campo de la investigación social aplicada”) por importes de 32.227,14 euros y 21.017,70 euros respectivamente. Los otros dos lotes, referidos a Navarra e Iparralde, han sido otorgados a la empresa Ikertalde (“consultoría y asistencia técnica institucional vinculadas al análisis, planificación y transformación de la realidad económica y social, evaluación de políticas públicas”) por 21.513,80 euros y 33.168,52 cada uno. En total, el coste para la elaboración del sexto mapa socio-lingüístico del País Vasco asciende a 107.927,16 euros, reduciéndose tan solo 5.328,84 del presupuesto base de licitación, o lo que es lo mismo, un 4,7% del coste total.

Curioso es que los lotes que se ocupan de territorios situados fuera de la jurisdicción del PNV en el Gobierno Vasco (Navarra e Iparralde), sumen un total de 54.682,32 euros por los 53.244,84 euros que destina el propio Gobierno para estudiar la situación socio-lingüística dentro de la Comunidad vasca. Esto es, no solo Urkullu decide traspasar las fronteras de Euskadi para estudiar la realidad perteneciente a otras Comunidades Autónomas e incluso a otros países, sino que para ello destina un presupuesto mayor que el que dedica a su propia Comunidad Autónoma. Un 50,66% del presupuesto consignado para la encuesta socio-lingüística del País Vasco se va a Navarra y a Francia. Todo vale para defender una realidad partidista.

Doinel Castro