Menú Portada

Inexistente relación sentimental entre la Infanta Elena y Fernando Garrido

Febrero 13, 2011

El director de la Obra Social de Mapfre tiene una pareja desde hace pocos meses que no quisiera ver fracasar por estos rumores infundados

pq_924_infanta-elena.jpg

A pesar de los rumores que desde hace unas semanas se han esparcido por la prensa en torno a una supuesta relación sentimental entre Doña Elena y su compañero de la Fundación Mapfre, Fernando Garrido, personas que les conocen muy de cerca nos confirman de forma tajante que no existe ningún vínculo emocional entre ambos. De hecho, Fernando Garrido, que se siente perseguido por algunos medios de prensa, inició en tiempos recientes una relación que no quisiera ver fracasar por estos rumores.

Entre tanto, la Infanta Elena, que se ocupa de las Acciones Culturales de la Fundación Mapfre en América Latina, donde la aseguradora tiene una presencia cada día más fuerte, continúa con sus numerosos actos oficiales. El último, tuvo lugar el pasado jueves, día 10, en la Real Academia de la Historia. Ese día se presentaba finalmente el libro “Doña María. 100 años”, publicado por la sevillana “Fundación Doña María de las Mercedes”, como acto de homenaje y recuerdo de la figura de la Condesa de Barcelona.

Evento íntimo y reservado

El evento fue presidido por la propia Infanta. Ella había expresado su deseo de que fuese un acto particularmente íntimo y emotivo al que acudiesen personas cercanas a la memoria de su abuela. Por ello se cursaron invitaciones personales que contaron con el visto bueno del Servicio de Protocolo de la Casa Real, que desplegó importantes medidas de seguridad.

El libro que se presentaba es una iniciativa de la citada Fundación, que preside honoríficamente Doña Elena, y ha sido coordinado por Luís María Anson,que encomendó a 42 personas cercanas a la Condesa de Barcelona redactar pequeños textos que pudiesen glosar su figura desde distintos ángulos. El número cero de esta obra, de la que sólo se han editado 500 ejemplares, le fue entregado al Rey Juan Carlos por miembros de la Fundación el pasado 23 de diciembre con ocasión de la misa celebrada en Palacio Real en memoria de la difunta Condesa de Barcelona.

Nadie quiso faltar a la cita y allí pudimos ver a Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia, Javier González de Vega, biógrafo de Doña María, la Princesa Beatriz de Orleáns-Borbón, el Duque de Huescar, el Marqués de Griñón, Pitita Ridruejo, la Duquesa de Fernandina, el sevillano Marqués de Salvatierra, la Marquesa de Poza, Marcelino Oreja Aguirre, el Cardenal Emilio Vallejo, Rafael Ansón, Santiago Herrero (presidente de la Fundación), y la escritora Ana de Sagrera.

“Españolear” por todo el mundo

La llegada de Doña Elena, alta, elegante y atenta, despertó un enorme interés. Ella siguió con emoción visible las intervenciones, asintiendo con la cabeza de forma continua ante cuenta se expresaba. Posteriormente, hubo saludo a las personas que se aglomeraban para conocer a la Infanta que aguantó estoicamente y sin perder la sonrisa y la afabilidad –la palabra adecuada para cada uno-, la larga fila de los allí congregados.

Llamó mucho la atención la ausencia de Luís María Anson, alma mater del libro, que cuenta que adujo tener un compromiso previo en la Real Academia de la Lengua. Pero no cabe duda alguna de que Doña Elena se metió en el bolsillo a cuantos allí estaban, que arrancaron en aplausos cuando Javier González de Vega la animó a “españolear por todo el mundo” como la Infanta, sin duda alguna, viene haciendo con muy bien criterio en los últimos años.

Ricardo Mateos