Menú Portada

Increíble, repugnante y un desprecio a las Víctimas del Terrorismo: Atresmedia –Silvio González, García Ferreras, Évole…-, dan cobertura con una entrevista al etarra Arnaldo Otegui olvidándose de los muertos de Hipercor en Barcelona… Si Lara levantara la cabeza

Abril 6, 2016
otegi-evole

Henchido de orgullo –tras su resultado de audiencia en la entrevista a Mariano Rajoy-, Jordi Évole anunciaba en el programa de García Ferreras que su próxima entrevista será, ni más ni menos, que al etarra Arnaldo Otegui. “La primera entrevista que concede a una televisión tras su salida de la cárcel”, todo un “éxito” informativo. Y un desprecio repugnante a las Víctimas del Terrorismo. Pero, desgraciadamente, llueve sobre mojado.

Arnaldo Otegi ya se dejó ver por La Sexta cuando Jordi Évole era todavía “El Follonero”. Entonces el presentador ya recibió un aluvión de críticas por prestarse a entrevistar a un señor condenado a seis años y medio de cárcel por el secuestro de Luis Abaitua, jefe de la planta de Michelín en Vitoria. Desde entonces, la relación entre el periodista y el miembro de la banda terrorista ETA no ha dejado de ser idílica. De hecho, Évole aprovechó el pasado año un cara a cara con Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, para pedirle entrevistar al que parece que será próximo candidato a Lehendakari por EH Bildu en la cárcel de Logroño, en la que permaneció durante seis años y medio. El grado de complicidad entre Otegi y Évole llegó a tal extremo que el abertzale envió un mensaje desde la cárcel tras la pregunta del presentador al ministro del Interior: “¿Aceptarán la propuesta de Jordi Évole? Te espero en Logroño Jordi“. Évole parece que no aprende de sus pecados de juventud y, si el año pasado se llevó una buena reprimenda tuitera por masajear al terrorista Rekarte, condenado por varios asesinatos, ahora repite estas prácticas que parece que no serán mal vistas por Pablo Iglesias, que el día que Arnaldo salió de la cárcel escribió el siguiente mensaje: “La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas”. ¿Sabe el líder de Podemos que en Venezuela hay decenas de presos políticos encarcelados “por sus ideas”?

El pacto Carod Rovira y ETA para no atentar en Cataluña y los “países Catalanes” (Valencia y Baleares)

Évole, por cierto, hace tres años, reconoció en la Cadena SER los claroscuros de la entrevista por la cual le llamaron “colaborador de banda armada”: “Tuvimos la mala suerte de que se sentó. Y le hicimos una entrevista muy mala. Con más preguntas, con más preparación, con un cuestionario más bueno, hubiese salido mucho mejor. Pero le dijimos lo que teníamos que decirle (…) Y al cabo de una semana ETA asesinó a un policía nacional. Nos llamamos de todo. Nos llamaron, prácticamente ‘colaboradores con banda armada’. Con el tiempo no me arrepiento de haberla emitido. Cuando matan a este policía nacional… llegas a pensar que te has equivocado, que no has sabido calibrar la importancia o la naturaleza de ese conflicto y has estado sentado con alguien de la otra parte, de los que en teoría matan o, como mínimo, durante mucho tiempo habían hecho la vista gorda”.

La actitud televisiva de este progre catalán -cada vez más millonario por cierto-, tenga algo que ver con un histórico hecho: El “conseller en cap” de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluís Carod-Rovira, confirmaba que se reunió con la dirección de ETA, a finales del año 2013, para cerrar un pacto por el cual la banda terrorista se habría comprometido a no atentar en Cataluña a cambio de que el líder de Esquerra proclamara una declaración independentista que propugnara el derecho de autodeterminación de los pueblos. Carod-Rovira expuso el propósito de ERC de emitir una declaración independentista que reclamará “el derecho de autodeterminación para todas los pueblos del Estado” con ocasión de alguna de las próximas reuniones de sus órganos internos, pero sin que en tal declaración se produzca esa mención expresa a la banda asesina y terrorista ETA ni se desvelen los contenidos del acuerdo. La dirección de la banda habría accedido al planteamiento de Carod-Rovira y se habría comprometido a emitir un comunicado posterior al de ERC en el que haría pública su decisión de no atentar en Cataluña. Carod-Rovira intentó que la “exención” etarra se ampliase al ámbito de los “países Catalanes” (Valencia y Baleares).

Un historial terrorista y asesino que no debemos olvidar

Por si alguien ha perdido momentáneamente la memoria, entre ellos todos los directivos de Atresmedia y catalanes de pro, les ponemos al corriente de los antecedentes penales y judiciales de este individuo.

Su relación con ETA comienza en 1977 cuando huyó a Francia desde su localidad natal, tras conocerse su vinculación con un comando de ETA que entre otros actos asaltó el gobierno militar de San Sebastián. En febrero de 1979 participó en el secuestro del director de Michelín en Vitoria, Luis Abaitua, a quien mantuvo oculto en una cueva de Elgóibar durante diez días. Tras la división de ETA Político Militar en 1984, se incorporó a ETA militar. Condenado por el secuestro de Abaitua fue puesto en libertad provisional en octubre de 1990 tras haber cumplido la mitad de su condena. Ese mismo año fue también acusado y absuelto del atentado e intento de secuestro del entonces diputado de UCD, Gabriel Cisneros. En 1991 ingresa en prisión para terminar de cumplir la condena por el secuestro de Abaitua hasta 1993. En las elecciones autonómicas del 23 de octubre de 1994 se presentó en séptimo lugar en las listas de Herri Batasuna (HB) por Guipúzcoa, sin conseguir el acta de parlamentario pero  el 27 de septiembre de 1995 accedió al Parlamento Vasco al sustituir a la diputada Begoña Arrondo. En noviembre de 1997 una sentencia del Tribunal Supremo condenó a siete años de cárcel a los miembros de la Mesa Nacional de HB por haber intentado difundir un vídeo de ETA, a causa de la inminente encarcelación de los miembros de la Mesa Nacional, Joseba Permach y Otegi fueron elegidos miembros de la nueva dirección provisional de HB.

El 12 de septiembre de 1998 Otegi participó en la firma del Pacto de Estella. En las elecciones autonómicas del 25 de octubre de 1998 fue candidato de la plataforma Euskal Herritarrok (EH) por Guipúzcoa. En agosto de 2000 la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco presentó una querella contra Otegi por apología del terrorismo a raíz de sus declaraciones en el homenaje a cuatro miembros de ETA fallecidos días antes al explotarles el coche bomba que se encontraban a punto de activar. En 2001 HB se refundó en Batasuna, organización de la que fue elegido portavoz. Batasuna fue ilegalizada en 2003. En noviembre de 2004 Otegi participó en un acto de Batasuna en el velódromo de Anoeta donde propuso la creación de unas “mesas de diálogo” para solucionar el conflicto vasco.  El 26 de mayo de 2005, en pleno debate sobre la negociación del Gobierno con ETA, Otegi ingresó en prisión preventiva acusado de un delito de pertenencia a banda armada, abandonó la cárcel tras depositar una fianza de 400.000 euros. En noviembre de 2005 fue condenado por el Tribunal Supremo a un año de cárcel por injurias a la Corona, debido a unas declaraciones que había realizado en 2003.

El 29 de marzo de 2006, el Juez Fernando Grande-Marlaska ordenó su ingreso en prisión, acusado de inducir más de cien actos violentos en una huelga celebrada en el País Vasco y Navarra el día 9 de ese mismo mes. Salió a los pocos días de la cárcel tras depositar 250.000 euros de fianza. El 27 de abril de 2006, Arnaldo Otegi fue condenado a quince meses de prisión por la Audiencia Nacional, por enaltecimiento del terrorismo. El 16 de octubre de 2009, Otegi fue nuevamente detenido junto con el exsecretario general del sindicato LAB, Rafael Díez Usabiaga por intentar reorganizar la cúpula directiva de Batasuna. En prisión, comenzó una huelga de hambre el 27 de enero de 2010. En septiembre de 2011, la Audiencia Nacional condenó a Otegi y Usabiaga a diez años de prisión por “pertenecer a ETA en grado de dirigentes”. El 1 de marzo de 2016 salió de la prisión de Logroño.