Menú Portada
EXCLUSIVA
La operación la plasmó a través de la empresa Mixta África, de la que él era accionista y como presidente figuraba el ex ministro catalán del PP, Josep Piqué

Iñaki Urdangarín intentó construir grandes hoteles resorts en los Emiratos Árabes y en África

Septiembre 10, 2012

Hace tres años mantuvo en Barcelona múltiples reuniones con conocidos hoteleros mallorquines para cerrar el multimillonario negocio, que se fue abajo tras la instrucción y aparición pública del Caso Palma Arena

Urdangarín quería hacer valer sus buenas relaciones con las casas reales árabes y alauitas, copiando el modelo que intentaba construir su amigo Alejandro Agag, el yerno de José María Aznar, en Libia


Iñaki Urdangarín intentó hace tres años cerrar la construcción de grandes hoteles resorts en los Emiratos Árabes y en distintos países costeros de África a través de la sociedad Mixta África, de la que él era accionista y cuyo presidente por entonces era el ex ministro catalán del Partido Popular, Josep Piqué. Para ello mantuvo múltiples reuniones en Barcelona con conocidos hoteleros mallorquines, copiando la idea que su amigo Alejandro Agag, el yerno del ex presidente del Gobierno José María Aznar, que también pretendía realizar en Libia: con hoteles de superlujo, campos de golf y grandes centros comerciales.

El duque de Palma, que durante varios meses se centró en este proyecto multimillonario –con reuniones periódicas con los hoteleros que acudían a la Ciudad Condal-, pretendía utilizar la buena relación familiar de su esposa, la infanta Doña Cristina, con las casas reales árabes y alauitas. Urdangarín conocía de primera mano la buena relación y sintonía entre la monarquía española y las del Golfo Pérsico, unión que siempre ha sido muy estrecha. Y, paralelamente, quería utilizar la profesionalidad de los hoteleros mallorquines, a los que ya conocía ampliamente de su periplo en las Baleares, y donde muchos de ellos contribuyeron económicamente a su enriquecimiento personal, como puede comprobarse en los ingresos de las empresas de Iñaki Urdangarín que figuran en el informe de la Agencia Tributaria.

Socio del príncipe saudí Alwaleed Bin Talal Alsaud

Los proyectos hoteleros-inmobiliarios ya estaban avanzados, pero se vinieron abajo tras la aparición en la escena pública de la instrucción del caso Palma Arena y su derivada de la Operación Babel, donde está imputado el marido de la infanta Cristina de Borbón. El duque de Palma entró en la empresa Mixta África tras su “salida” del Instituto Noos  en el año 2006 y tras ser llamado al orden por sus negocios presuntamente fraudulentos a través de esta sociedad sin ánimo de lucro. Así se hizo socio del príncipe saudí Alwaleed Bin Talal Alsaud, que ocupa el puesto número 13 de la lista Forbes con un patrimonio de 20.300 millones de dólares.

La empresa Mixta África, según el último balance económico presentado (año 2009), tiene unos activos superiores a los 130 millones de euros, con ocho filiales en distintos países de África y dos hoteles en Senegal. La entrada de Urdangarín en Mixta África SA se produjo de la mano de otro gran amigo de la casa real española, Josep Piqué, ex ministro del Partido Popular y ex líder de una patronal catalana, que abandonó la presidencia de esta sociedad en marzo de 2010 – paralelamente a la amplitud informativa del caso Palma Arena-, para dedicarse a otros menesteres mas rentables aún. Piqué actualmente compagina la presidencia de varias empresas, entre las que destaca Vueling y la presidencia del Círculo de Economía.

Relevantes accionistas internacionales

Como ya adelantó en primicia Extraconfidencial.com, (METER LINK DE LA NOTICIA) fue a través de la sociedad Aizoon, cuya titularidad compartía con su mujer la infanta Cristina de Borbón, como Iñaki Urdangarín se introdujo en junio de 2007 en el capital de la empresa inmobiliaria Mixta África, al realizar una inversión de 1.885.906 euros gracias a una ampliación de capital de ésta. Junto al duque de Palma entraron en esta ampliación relevantes accionistas internacionales como Morgan Stanley Real Estate o IFC, entidad perteneciente al Banco Mundial. Pero el principal socio de Mixta África es la sociedad Kingdom Zephyr África Management, con un 29,5%. Se trata de una joint venture entre Zephyr Management, L.P., firma especializada en la gestión de inversiones con sede en Nueva York, y Kingdom Holding Company, compañía de inversiones liderada por el príncipe Alwaleed Bin Talal Bin Abdulaziz Alsaud de Arabia Saudí, muy amigo del rey Juan Carlos de Borbón.

Bin Talal, es además el principal accionista de Citigroup y el segundo inversor en News Corporation, la sociedad del magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, al que defendió vehementemente en el caso de las escuchas de News of the World. En España fue conocido por la denuncia que en agosto de 2008 presentó una modelo por una presunta violación en su yate fondeado en aguas de Ibiza. Una denuncia por la que el Juzgado de Instrucción número 3 de Ibiza abrió diligencias por un presunto delito contra la libertad sexual, pero cuyo caso se archivó con serias controversias jurídicas en julio de 2010.

El duque de Palma, en España para preparar su defensa 

Iñaki Urdangarín pretendía utilizar su presencia en esta sociedad inmobiliaria Mixta África – para muchos algo más que una empresa dedicada a la vivienda de bajo coste en África-, para abrir un nuevo mercado virgen en estos países: los grandes resorts hoteleros. Para ello, Mixta África y Urdangarín disponían por esas fechas de hasta ocho filiales inmobiliarias: Mixta Maroc SARL, Mixta Senegal SA, Mixta África Structural System, Mixta Algerie, Mixta Tunisia Inmobiliarie, Real Estate Surveys, Mixta Mauritanie y Mixta Egypt For Urban Development, además de contar ya con dos grandes hoteles en Senegal: Hotel Goree Senegal y Hotel Corniche Senegal.

Pero actualmente, el duque de Palma ya se encuentra en España para preparar su “defensa”, algo muy complicado ya que no dejan de aflorar sus diversos intereses empresariales fuera de nuestras fronteras con ramificaciones de presunta evasión y blanqueo de capitales (Suiza, Luxemburgo, Andorra, Belice…). Así como también aparecen en escena – aunque todavía algunos muy tapados y callados- los grandes socios que ha conseguido desde que dejará el deporte y se pasara al mundo de los negocios, con la inestimable ayuda de su esposa la infanta Cristina de Borbón, con la que compartía la empresa facturera Aizoon, cuyo objeto social es el “servicio de consultoría y asesoramiento en gestión de empresas centrado en la realización de planes estratégicos, planes comerciales y dirección de proyectos, así como la compra venta y arrendamiento de bienes inmuebles”, y cuyo domicilio social, que instaló inicialmente en su palacete barcelonés de Pedralbes, ahora ha traspasado al despacho de su abogado, Mario Pascual Vives, ante el cúmulo de incidencias judiciales que le esperan, con posibles embargos y millonarias fianzas de responsabilidad social.

Juan Luis Galiacho