Menú Portada
Aún quedan por desvelar las inversiones en República Dominicana y Costa Rica

Imputados en Malaya ejecutan un negocio de 20.000 millones de euros en Santo Domingo

Octubre 9, 2007

Otro fallo del juez Torres: no decretó el embargo de las fincas de Carlos Sánchez y Andrés Lietor
Judath Binstock apura, a costa de lo que sea, las recalificaciones de sus terrenos


Hay abogados defensores que ya se frotan las manos. En contra del criterio de los que en su día apostaron por presentar un “habeas corpus” contra el juez instructor de la Operación Malaya, Miguel Ángel Torres, se impuso el de los que apostaron por dejarle obrar y, de esta manera, conseguir pruebas evidentes para que la instrucción, al estilo caso Naseiro, se fuera a pique. El caso es que, contrariamente a lo realizado por Miguel Ángel Torres con todas las propiedades de los implicados en la Operación Malaya, decretando el embargo preventivo de todos los inmuebles que fueron descubiertos, así como de las cantidades incautadas, dos de los imputados se han visto libres de esta decisión: Carlos Sánchez y Andrés Lietor.

¿Por qué no se embargó? 

De su propiedad es la finca “La Gitana”, ubicada en las inmediaciones de Puerto Banús y con una extensión de 71.430 metros cuadrados. Consta a nombre de la sociedad Rivoire y Carret Española S.L, donde figuran como administradores y propietarios los mencionados “malayos”. Y no tiene nota registral de embargo decretada por las diligencias del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella.
Sobre esta finca, en marzo de 2003, tres meses antes de la moción de censura, Julián Muñoz como alcalde, concedió licencia de construcción para doscientas viviendas que fueron denunciadas por el Tribunal Superior de Justicia. Obras que fueron paralizadas en el año 2005, en un terreno declarado como de equipamiento publico en el vigente plan del 86.
Por esa desmesurada recalificación, el juez Miguel Ángel Torres asegura en unos de sus autos que Juan Antonio Roca percibió un total de 5,3 millones de Euros y que Julián Muñoz se beneficio de 150.000 euros además de la compra de la casa también denominada “Mi Gitana” en la Urbanización La Pera a nombre de Isabel Pantoja. Se da la circunstancia que con la recalificación de la finca, los empresarios Sánchez y Lietor- en libertad bajo una fuerte fianza- obtuvieron un crédito de 60 millones de euros para su adquisición, que se dispara hasta los 85 millones de euros si contabilizamos los intereses.

El quinteto malayo de la suerte 

Fuentes consultadas por extraconfidencial.com afirman que “con ese montante y los expolios efectuados en una inmensa propiedad municipal en pleno Puerto Banús, el quinteto formado por Juan Antonio Roca, Tomas Olivo, Carlos Sánchez, Andrés Lietor y José Ávila Rojas ha iniciado una aventura de 20.000 millones de euros en la República Dominicana de nombre Punta Perla, Golf, Marina & Spa Resort”.
Mientras el juez Miguel Ángel Torres les impone una fianza de responsabilidad civil ridícula si la comparamos con las “plusvalías” que les permiten realizar sus negocios fuera de nuestro país, la Junta de Andalucia y ahora el Ayuntamiento de Marbella les “premia” con la legalización de unos terrenos que muy bien podrían retornar a las arcas municipales, en el próximo Plan General de Ordenación Urbana.
Igual camino llevan los terrenos colindantes, de más de tres millones de metros cuadrados, propiedad de una sociedad del cerebro de la trama, Juan Antonio Roca, de nombre Aragonesa de Finanzas Jacetanas S.A. Es tan sólo un avance: en próximas ediciones les desvelaremos 
Ya lo avanzamos. Los vecinos de Marbella no salen de su asombro. Esperaban que las arcas municipales recuperaran parte del dinero robado bajo el mandato de la nueva alcaldesa, María Ángeles Muñoz. Si la justicia continua con el lento caminar y los “olvidos” en toda la trama que llevan los casos Saqueo II, Monteverde y Malaya, que aun están pendientes de enjuiciar los dos primeros, a pesar de que el fiscal elevó sus conclusiones hace ya dos años, seguiremos igual o incluso peor que hasta ahora”.