Menú Portada
Adjudicó en las últimas semanas contratos millonarios para hacerse con tóneres y sobres

Ignacio Cosidó, director general de la Policía, se gasta 400.000 euros en dos años en papel higiénico, siendo la beneficiaria de 2014 una empresa norteamericana

Abril 23, 2014

Kimberly Clark S.L., asentada en Dallas, es una sociedad “líder en el mundo en la fabricación de productos de higiene” según ellos
El contrato para la “adquisición de papel higiénico para atender las necesidades de las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional” dejó 206.000 euros en el Grupo Heleo en 2013

El director general de la Policía confirmaba el "relevo", sólo uno, del Jefe de la Primera Unidad de Intervención Policial (UIP), de Madrid, Javier Virseda por los incidentes ocurridos tras las Marchas de la Dignidad del pasado 22 de marzo en la capital


Grande entre los grandes, Gabo dejaba la semana pasada este mundo en una fugaz exhalación. La luz del narrador, periodista y escritor colombiano Gabriel García Márquez se apagaba por siempre. Un faro que otrora había alumbrado la novela hispanoamericana y el realismo fantástico. Nobel de calidad humana y literaria, en su camino regaló obras y frases para la historia como por ejemplo: “El que no tiene memoria, se hace una de papel”.   

Parece ser esto, curiosamente, lo que le ha acontecido al Cuerpo Nacional de Policía que ha sustituido el recuerdo por (más), papel. Una institución, adscrita al Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz, que dirige Ignacio Cosidó y que en las últimas fechas se ha volcado en un sinfín de adjudicaciones: cinemómetros y radares de claro afán recaudatorio, tóneres de impresora, sobres e incluso papel higiénico. Es precisamente este último elemento, el portador de la discordia. La memoria ha traicionado a la Policía Nacional al olvidar el escarnio que ya suscitó en 2013 con la adjudicación al Grupo Heleo S.L. del contrato para la <em>“adquisición de papel higiénico para atender las necesidades de las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional”. En concreto, fueron más de 200.000 euros (206.611,57 euros), los empleados para satisfacer las necesidades de los agentes del Cuerpo. Según el Convenio, ésta fue “la oferta más favorable al interés general a la vista de lo indicado en el Informe de valoración de ofertas y cumplir con los pliegos de bases”.
 
Cosidó, erre que erre
Erre que erre, Ignacio Cosidó – que ayer confirmaba el “relevo”, sólo uno, del Jefe de la primera Unidad de Intervención Policial (UIP) de Madrid, Javier Virseda, por los incidentes ocurridos tras las Marchas de la Dignidad del pasado 22 de marzo en Madrid-, ha vuelto a trastabillarse con la misma piedra. El mismo contrato -esta vez para 2014-, “adquisición de papel higiénico para atender las necesidades de las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional” ha sido adjudicado con fecha 14 de marzo a una beneficiaria diferente. En este caso, la beneficiada del contrato firmado por la División Económica y Técnica del CNP, ha sido la empresa Kimberly Clark S.L. que si bien se trata de “una de las empresas líderes en el mundo en la fabricación de productos de higiene”, su sede se encuentra en la ciudad norteamericana de Dallas.
 
Así, el Ministerio del Interior, a través de la Policía Nacional, asigna el importe del Convenio, que este año ha disminuido ligeramente hasta los 185.000 euros, a una empresa extranjera, a pesar de haber recibido 11 ofertas diferentes y perdiendo la oportunidad de promocionar a una empresa nacional. En definitiva, el Cuerpo Nacional de Policía destina más de 392.000 euros en dos años para la adquisición de papel higiénico, alentando a su vez la fuga de capital público hacia el extranjero.     
 
Ya el año pasado, el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Pere Aragonés, blandió el derroche en papel higiénico de la Policía Nacional como uno de los ejemplos del malgasto que realiza el Ejecutivo español. Por aquel entonces, en twitter, el político alertaba de los gastos de papel higiénico del Cuerpo Nacional de Policía que aumentaron un 92% en 2013.
Adjudicaciones millonarias
 
No es la primera vez que la Policía Nacional firma un acuerdo millonario a costa de un producto de lo más común. El Cuerpo destinaba en las últimas semanas 60.000 euros para la “adquisición de 500 (cantidad mínima, kit toner impresora Epson Aculaser M4000DN Referencia C13S051170, con destino al Área de informática del Cuerpo Nacional de Policía”; y 119.000 euros para la “adquisición de diversos tipos de sobre normalizados, para abastecer a las distintas dependencias policiales de todo el territorio nacional”.
 
En el mes de febrero, la División Económica y Técnica del Cuerpo Nacional de Policía adjudicó también el “suministro de helicópteros biturbina ligeros” por un total de 28 millones de euros -sin impuestos-, a la empresa Eurocopter, un socio habitual del Gobierno, que ya en diciembre se había hecho con 50 millones del Ministerio de Defensa. Esta adjudicación, todo hay que decirlo, resultó cortesía de la DGT en uno de los periodos más convulsos del departamento regido por María Seguí. Más tarde le llegó el turno a los coches con un presupuesto cercano a los 11,5 millones de euros para licitar el “suministro, en régimen de arrendamiento, de al menos 143 turismos radio patrulla tipo Z y de al menos 52 vehículos todo camino tipo Z, nuevos (…) con destino a la Dirección General de la Policía”. Y es que el Instituto Armado de Ignacio Cosidó se está acostumbrando al gasto.