Menú Portada
Se queda con tan sólo un 2,1%

Iberdrola vende un 4,57% de EDP por 430 millones

Febrero 10, 2014
pq__Galan-Iberdrola.jpg

Iberdrola ha vendido un 4,57% de EDP en diversas operaciones realizadas desde finales del año pasado, con lo que ha reducido su participación en la principal eléctrica portuguesa del 6,6% al 2,1%, que se encuentra además disponible para la venta.

Fuentes del mercado indicaron a Europa Press que el valor de esta desinversión asciende a 430 millones de euros y se inscribe en las líneas estratégicas de Iberdrola para el periodo 2012-2014.

En concreto, la eléctrica ha pasado de tener 243 millones de acciones de EDP a finales de 2013, representativas del 6,6% del capital, a disponer en la actualidad de 182 millones, equivalentes al 4,99%, según una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Para ello, ha realizado diversas operaciones de venta en el mercado, la última de ellas consistente en 160.000 títulos y notificada este lunes. Ha sido esta venta la que ha situado la participación por debajo del umbral del 5%.

Adicionalmente, Iberdrola ha suscrito derivados de venta sobre acciones de EDP representativas de cerca de un 2,9% del capital, cuyo vencimiento se producirá en mayo. De esta forma, cuando se produzca el último de estos vencimientos, la participación quedará en el 2,1%.

Iberdrola había entrado en EDP en mayo de 1998, con la adquisición de un 2,25% en pleno proceso de privatización de la compañía portuguesa. La empresa española llegó a declarar, en abril de 2006, una participación del 9,5%, porcentaje del que ha ido desprendiéndose desde entonces hasta los niveles actuales.

Tras las últimas operaciones, la compañía española ha logrado superar el 85% de las desinversiones previstas para el periodo 2012-2014, al alcanzar 1.730 millones de los 2.000 millones comprometidos.

Según las perspectivas para el periodo 2012-2014 presentadas en Londres a finales de octubre de 2012, Iberdrola llevará a cabo un programa de desinversión de negocios y en países no estratégicos con el objetivo de seguir manteniendo la fortaleza financiera.

Esta fortaleza, considera la empresa, “se ha visto dañada en los últimos años por la arbitraria obligación de financiar buena parte del déficit de tarifa del sector eléctrico español”.

La última de las desinversiones realizadas por la eléctrica se realizó en diciembre del año pasado y consistió en la venta por unos 102 millones de euros a Toshiba Corporation su participación en el proyecto nuclear británico de Moorside.