Menú Portada

Iberdrola invertirá 24.000 millones de euros entre 2016 y 2020 y prevé un crecimiento medio anual del 6% en sus resultados

Febrero 25, 2016
galan-outlook-iberdrola

Iberdrola invertirá 24.000 millones de euros en el periodo 2016-2020, de acuerdo con las nuevas Perspectivas presentadas hoy por la compañía. El grupo continuará desarrollando un modelo empresarial basado en la creación de valor a largo plazo, que permita mantener la solidez financiera y ofrecer una remuneración sostenible a sus accionistas.

De todas las inversiones previstas, 22.000 millones de euros -más del 90% del total- corresponden a proyectos ya comprometidos, de los que cerca de un 60% se encuentra ya en construcción. Además, 17.000 millones -70% del total- se destinarán a iniciativas de crecimiento.

Por perfil de negocio, Iberdrola continuará apostando por áreas reguladas que proporcionen ingresos estables y previsibles a largo plazo. Así, el 88% de los 24.000 millones de euros de inversión total se dedicará a actividades reguladas o con contratos a largo plazo. De este importe, el 46% se destinará a Redes, el 33% a Renovables y el 9% a Generación Regulada. El 12% restante se invertirá en los negocios de Generación y Comercial.

Por divisas, la compañía también seguirá diversificando su negocio y afianzando el proceso de internacionalización iniciado hace ya más de una década. El 43% de las inversiones previstas se realizará en dólares, el 35% en libras, el 20% en euros y el 2% restante en otras divisas, favoreciendo así el equilibrio geográfico de los resultados.

Entre las principales inversiones ya comprometidas por Iberdrola destacan las siguientes:

  • Reino Unido: infraestructuras de transporte y distribución bajo marcos regulatorios ya aprobados -hasta 2021 y 2023, respectivamente- y aumento de la capacidad renovable en el país, mediante la puesta en marcha de 1.070 nuevos megavatios (MW) eólicos marinos y de 450 nuevos MW eólicos terrestres.
  • Estados Unidos: tras la culminación, en tiempo récord, de la integración entre Iberdrola USA y UIL Holdings Corporation, AVANGRID, la subholding estadounidense, cuenta con marcos de redes aprobados en los estados de Nueva York, Maine, Connecticut y Massachusetts, desarrollará proyectos de transporte en Nueva York e instalará más de 750 MW renovables. AVANGRID, que cotiza en la Bolsa de Nueva York con una capitalización de en torno a 12.000 millones de dólares, distribuye electricidad a través de siete compañías en cuatro estados, es el segundo operador eólico de Estados Unidos y su nivel de emisiones es prácticamente nulo.
  • Iberia: en España, Iberdrola, que cuenta con un marco retributivo para la distribución -estable hasta 2019-, continuará desarrollando las redes inteligentes. En Portugal, la compañía seguirá adelante con el proyecto hidroeléctrico del Alto Támega, que añadirá una capacidad de 1.160 MW de almacenamiento por bombeo.
  • México: en el marco de su apuesta por el país tras la aprobación de la reforma energética, Iberdrola prevé poner en marcha nuevas centrales de ciclo combinado y plantas de cogeneración con contratos a largo plazo con una potencia total superior a los 1.600 MW.
  • Brasil: la empresa cuenta en el país con marcos regulatorios para el negocio de Redes aprobados hasta los años 2017, 2018 y 2019 y tiene previsto continuar contribuyendo al desarrollo de las energías limpias en Brasil, con 180 nuevos megavatios renovables en construcción. Además, a través de su participación en Neoenergia, incrementará también su potencia hidroeléctrica.

Con la culminación de estas inversiones, Iberdrola prevé que en 2020 el 81% de su beneficio bruto de explotación (Ebitda) proceda de negocios regulados o con contratos a largo plazo, frente al 75% actual, y que más del 60% del total se genere para ese año en dólares y libras

En términos de evolución del beneficio, Iberdrola tiene previsto que el incremento medio anual de sus resultados hasta 2020 sea del 6%, tanto en Ebitda como en beneficio neto. Por su parte, el flujo de caja operativo (FFO) acumulado en el periodo 2016-2020 ascenderá a 34.500 millones de euros, superando por tanto las inversiones en todos los negocios.

Asimismo, la compañía continuará reforzando la solidez de balance, con una mejora de sus ratios financieros. En particular, se prevé que para 2018 la relación entre la deuda neta y el Ebitda y entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta se sitúen en, como máximo, 3,6 veces y, como mínimo, el 22%, respectivamente. Para 2020, además, se estima que el primero de los ratios mencionados se reducirá hasta 3,1 veces.

Mejora de la remuneración al accionista

Gracias a la positiva evolución del grupo, Iberdrola estará en disposición de incrementar la remuneración a sus accionistas, en línea con el crecimiento de los resultados.

El pay-out -porcentaje del beneficio destinado a la retribución de los accionistas- se situará dentro del rango comprendido entre el 65% y el 75% y se mantendrá el programa Iberdrola Dividendo Flexible, que permite a los accionistas elegir entre recibir su retribución en efectivo o en acciones de la compañía de forma gratuita.

Al mismo tiempo, Iberdrola llevará a cabo programas de recompra de acciones propias, con lo que mantendrá el número de títulos de su capital social en 6.240 millones.

Como primer paso de la tendencia al alza en la retribución al accionista, se espera que la remuneración correspondiente al ejercicio 2015 se sitúe en, al menos, 0,28 euros brutos por acción, importe un 4% superior a los 0,27 euros de los años precedentes.

La retribución se compondrá de los 0,127 euros brutos por acción ya abonados el pasado mes de enero con motivo del segundo aumento de capital liberado implementado en el marco del sistema Iberdrola Dividendo Flexible, aprobado por la Junta General de Accionistas celebrada el 27 de marzo de 2015, más un pago en efectivo de 0,03 brutos por acción, que será satisfecho el próximo mes de julio, y de una retribución de, al menos, 0,123 euros brutos por título en el marco del primer aumento de capital liberado que se espera que la Junta General de Accionistas apruebe el próximo 8 de abril

Además, se abonará una prima de asistencia a dicha Junta General de 0,005 euros brutos por acción, que recibirán tanto los accionistas que acudan al acto de forma presencial como los que deleguen su representación.

La compañía propondrá, asimismo, llevar a cabo una reducción de un máximo del 2,46% del capital social, con el objetivo de evitar el efecto dilutivo de Iberdrola Dividendo Flexible y contribuir de este modo a mantener el beneficio por acción.

Modelo sostenible a largo plazo

Las Perspectivas 2016-2020 continuarán afianzando el modelo de negocio de Iberdrola, basado en la sostenibilidad y en la visibilidad a largo plazo, al tiempo que mantiene activo un fuerte compromiso social que permite el desarrollo de las regiones donde está presente.

Este modelo, que combina estrategia, ejecución y valores, y que se traducirá en resultados; es el mismo que le ha llevado a convertirse en la primera utility europea por capitalización bursátil, con una rentabilidad total para el accionista (RTA) del 240% entre 2001 y 2015.

La empresa, que genera 360.000 empleos en todo el mundo, ha contratado a 1.750 profesionales y formado, a través de programas de prácticas, a 550 jóvenes a lo largo de 2015. Asimismo, ha realizado compras a más 17.600 proveedores por valor de 7.300 millones de euros.

Esta creación de valor se completa con la contribución fiscal del grupo, que en 2015 ha ascendido a 5.520 millones de euros a nivel global, entre impuestos propios y recaudados.

Todo ello irá acompañado de un sólido compromiso social y medioambiental: Iberdrola prevé reducir su intensidad de emisiones para 2030 en un 50% con respecto a sus emisiones específicas de 2007, ser neutra en carbono para 2050 y continuar creando empleo estable y de calidad a través de sus inversiones y de sus compras a proveedores. Actualmente, las emisiones del grupo ya son un 30% inferiores a la media del sector europeo

Iberdrola logra un beneficio de 2.422 millones € (+4%) en 2015

Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 2.421,6 millones de euros en 2015, un 4,1% más que en el ejercicio anterior. El Ebitda se ha situado en 7.305,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,9% respecto a 2014. De este importe, los negocios regulados han aportado un 75%.

Estos positivos resultados han sido consecuencia de la buena evolución de los negocios, especialmente de Renovables, que ha aumentado su Ebitda un 18,6%, hasta alcanzar los 1.572,3 millones de euros, impulsado por la recuperación de los precios en España y el buen comportamiento en Latinoamérica y en el Reino Unido, donde destaca la contribución del parque eólico marino de West of Duddon Sands.

El negocio de Redes, por su parte, ha mejorado su Ebitda un 1,9%, hasta 3.601,6 millones de euros, con un incremento significativo de los activos regulatorios en Estados Unidos y Reino Unido. Por su parte, la actividad de Generación Regulada en México ha crecido un 30,1%, gracias a la mayor actividad con clientes privados. Por último, el negocio de Generación y Comercial ha caído un 4%, debido a la menor producción en España y a costes no recurrentes en Reino Unido.

Las ventas se han incrementado un 4,6% durante 2015, hasta situarse en 31.418,7 millones de euros, y el margen bruto ha alcanzado los 12.842,7 millones de euros, un 5,4% más que en el ejercicio anterior. Iberdrola ha continuado, además, avanzando en la mejora de su eficiencia, con una reducción del gasto operativo neto del 1,6%, sin tener en cuenta el efecto del tipo de cambio.

El flujo de caja operativo (FFO) ha aumentado un 8,2%, hasta alcanzar los 5.906,7 millones de euros, y ha superado las inversiones en todos los negocios, que se han situado en 3.223 millones de euros en el ejercicio 2015, un 13,2% más que durante el año anterior. De esta cantidad, un 91% se ha destinado a áreas reguladas y un 62% a proyectos de crecimiento.

Los resultados del ejercicio se han visto afectados por el saneamiento por cierre de la planta de Longannet, que ha generado una provisión por valor de 230 millones de euros, y por la reducción de las tasas en el Reino Unido en 170 millones de euros. Además, hay que tener en cuenta los efectos de la consolidación de AVANGRID en el último trimestre, que suponen un impacto negativo de 60 millones de euros en el Ebitda y de 45 millones de euros en el beneficio neto del grupo.

En cuanto a la evolución del balance, Iberdrola ha continuado mejorando su nivel de apalancamiento, hasta situarlo en el 40,7% al final del ejercicio, frente al 41,8% de 2014. Esto ha sido posible gracias a la generación de flujos de caja positivos y a pesar de la integración de UIL Holdings Corporation y de la depreciación del euro. Estos dos últimos factores han incrementado la deuda, que se sitúa en 28.067 millones de euros al cierre de diciembre.

Estos resultados han permitido a Iberdrola alcanzar los objetivos comprometidos para 2016 con un año de antelación, tanto en términos de beneficio neto como de ratios deuda neta/Ebitda y FFO/Ebitda, excluyendo el efecto de la integración con UIL Holdings Corporation.

Evolución por negocios: crecimiento en todas las áreas

El negocio de Redes ha obtenido un Ebitda de 3.601,6 millones de euros (+1,9%), afectado por los menores resultados extraordinarios en Brasil frente al año 2014.

El Ebitda de esta área se ha situado en 1.449,6 millones de euros en España, impulsado por las medidas de eficiencia puestas en marcha. En Reino Unido, el Ebitda ha alcanzado los 826,4 millones de libras esterlinas y en Estados Unidos, los 859,9 millones de dólares. En Brasil, el área de Redes ha obtenido un Ebitda de 884,4 millones de reales brasileños.

El negocio de Generación y Comercial ha registrado un Ebitda de 2.320 millones de euros durante 2015 (+1,2%), impulsado por la mejora del negocio en México, donde la mayor producción y la renegociación de contratos han situado el Ebitda en 505,8 millones de dólares. En España, el ejercicio ha estado marcado por una menor producción (- 8,8%) y el Ebitda se ha situado en 1.502,3 millones de euros.

En el Reino Unido, este negocio ha obtenido un Ebitda de 305,5 millones de libras esterlinas y ha estado afectado por los costes asociados al citado cierre de la planta de Longannet, el aumento de la tasa al carbono y el incremento de los costes no energéticos.

El área de Renovables ha incrementado su Ebitda un 18,6%, hasta situarse en 1.572,3 millones de euros al cierre de 2015. En España, el Ebitda de este negocio ha alcanzado los 473,2 millones de euros, en un ejercicio en el que la menor producción ha sido compensada por la recuperación de los precios.

El comportamiento en el Reino Unido ha estado marcado por la buena evolución operativa, con un crecimiento del 19,3% en la producción, impulsada por la contribución del parque eólico marino de West of Duddon Sands. Como resultado, el Ebitda se ha situado en 317,7 millones de libras.

Mientras, en Estados Unidos, el Ebitda de 554,7 millones de dólares en este negocio se ha visto afectado por el descenso del 4,1% en la producción. En Latinoamérica, el Ebitda ha alcanzado los 69,9 millones de euros, gracias al aumento de la potencia en México (+ 60%) y de la  producción en Brasil (+17,4%). En el resto del mundo, el Ebitda registrado ha sido de 92,1 millones de euros, impulsado por un incremento en la producción del 7,4%.

Para 2016, Iberdrola prevé incrementar su Ebitda en Redes y en Generación y Comercial, además de mantenerlo o aumentarlo en el área de Renovables. Esta positiva evolución conllevará también un aumento del beneficio neto.