Menú Portada
Segundo Plan de Apoyo a las familias, para el periodo 2006-2010, del Gobierno Vasco

Ibarretxe discrimina a la mujer frente al hombre cuando decide acogerse a la excedencia parental

Enero 12, 2009

Él recibirá una subvención anual de 2.400 euros mientras que ella tan sólo cobrará 1.800 euros si se acoge a la excdencia 

Medidas de fomento de las reducciones de jornada: Subvención anual de 1.800 euros a la trabajadora y de 2.400 euros al trabajador cuando la reducción sea de la mitad, y de 1.350 euros a la trabajadora y de 1.800 euros al trabajador cuando la reducción sea de un tercio

“El objetivo del Plan es remover los obstáculos de orden económico y socio-laboral para que las familias tengan los hijos e hijas que libremente decidan”


El presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, tiene algo muy claro: quiere incentivar, al precio que sea, el nacimiento de niños/niñas en el País Vasco. El primer Plan Interinstitucional de Apoyo a las Familias con Hijos e Hijas fue impulsado por el Gobierno Vasco y, aprobado en julio de 2001, finalizó en 2005. El 26 de septiembre de 2006, el Consejo de Gobierno aprobó un Segundo Plan de Apoyo a las Familias para el periodo 2006-2010, “cuyo objetivo es avanzar en el desarrollo del sistema integral de protección y apoyo a las familias iniciado con el Primer Plan”.
Según consta en la formativa aprobada, “el objetivo del Plan es remover los obstáculos de orden económico y socio-laboral para que las familias tengan los hijos e hijas que libremente decidan”. Con tal fin el Ejecutivo de Ibarretxe adoptó un total de cuatro medidas de las que informaremos pormenorizadamente a lo largo de esta semana y que evidencian que es un privilegio nacer en el País Vasco.
La primera, la conciliación laboral y familiar para lo que adjudica unas subvenciones para excedencias y reducciones para el cuidado de hijos; una segunda, para la consolidación y financiación de la red de escuelas infantiles como servicio de apoyo a las familias; la tercera, las deducciones fiscales por hijos y subvenciones para el nacimiento o adopción a partir del segundo hijo o hija. Y, por último, medidas de “sensibilización”.
En nuestra edición de hoy nos detenemos en las subvenciones destinadas a la conciliación laboral y familiar que “pretenden procurar tiempo a los padres y madres para que puedan dedicarse de manera intensiva al cuidado de sus hijos e hijas durante la etapa en la que más lo necesitan”.
Pues resulta que a juzgar por las condiciones de esas subvenciones el Ejecutivo de Jun José Ibarretxe discrimina a madres vascas frente a padres vascos. Vamos que les paga más a ellos que a ellas cuando optan por la excelencia y reducciones de trabajo para el cuidado de sus vástagos. Textualmente la formativa establece que:

– Medidas de fomento de las excedencias: Subvención anual de 2.400 euros a la trabajadora y de 3.000 euros al trabajador que opte por acogerse a la excedencia parental.
– Medidas de fomento de las reducciones de jornada: Subvención anual de 1.800 euros a la trabajadora y de 2.400 euros al trabajador cuando la reducción sea de la mitad y de 1.350 euros a la trabajadora y de 1.800 euros al trabajador cuando la reducción sea de un tercio.

Estas subvenciones, independientes de las que ofrece el Estado español, tienen una duración máxima de tres años y no es necesario que se contrate a un sustituto/sustituta. “En el supuesto que se realice contrato de sustitución, se asegura en la formativa, en ambos casos se garantiza hasta el 100% de subvención de la cotización empresarial de la Seguridad Social”. Pues no se pierdan las medidas económicas adoptadas en el caso de deducciones fiscales y de subvenciones para guarderías. Lo dicho, un auténtico privilegio.