Menú Portada
A pesar de haber recibido una indemnización de 118.000 euros

Huelga de hambre: el abandono de los cauces legales

Noviembre 20, 2012
pq_885_cobas.JPG

Para quien no lo sepa, cinco personas están en huelga de hambre solicitando la readmisión de un ex empleado de Telefónica, Marcos Andrés Armenteros, quien fue despedido hace unos meses debido a su reiterado absentismo laboral y cuyo caso, el TSJC consideró un despido improcedente. Armenteros y cuatro de sus ex compañeros están utilizando, mal utilizando, un arma tan delicada como la huelga de hambre, que nos lleva a tiempos pasados y dolorosos de nuestra historia, a pesar de que el ex empleado ganó en los tribunales y fue indemnizado con casi 118.000 euros.

Como mecanismo para combatir este absentismo laboral y, cuando se acreditan fehacientemente las ausencias del puesto de trabajo, continuas y reiteradas (por ejemplo, reiteradas quejas que algunos de sus compañeros, hartos de tomaduras de pelo, hicieron llegar a la dirección de la compañía), la empresa puede adoptar la decisión de despedir a un trabajador, basándose en pruebas objetivas, razonables y suficientes. Y no puede decirse que sea una fórmula de la que Telefónica abuse: Armenteros es el segundo empleado despedido de manera improcedente en los últimos 10 años, y estamos hablando de una compañía que emplea en España a más de 30.000 personas.

Sin presentar ningún recurso tras recibir la indemnización

Ante la reclamación del trabajador al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la compañía fue obligada a indemnizarle (cantidad ya abonada en tiempo y forma), pero no a readmitirle. Por lo tanto, llama la atención que ni Armenteros ni sus abogados hayan utilizado el canal natural para mostrar su rechazo a la sentencia del TSJC -pronunciado el pasado 7 de junio- que es la presentación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Como no cabe suponer que no sepan que disponen de esa opción, sólo podemos interpretar que la conocen pero no les interesa. Y a partir de ahí, todas las fanfarrias en redes sociales, abrazos a políticos radicales y Trending Topics quedan desactivadas.

Por lo demás, llama poderosamente la atención que se esté acusando a la empresa de maltratar a sus empleados, cuando se conoce que siempre ha sido ejemplar en su relación con la representación de los trabajadores y ha marcado una senda de entendimiento entre la empresa y los sindicatos que ya hubieran querido otras grandes corporaciones.