Menú Portada
El lunes serán convocadas las elecciones del Real Madrid y el favorito gana por la mano a sus rivales

Hoy es el día esperado por el madridismo: Florentino Pérez, segunda época

Mayo 13, 2009

Tres años, dos meses y catorce días después de anunciar su marcha del Real Madrid, Florentino Pérez anuncia su regreso. Hoy hará público lo que era un secreto a voces desde hace muchos meses. El próximo lunes, la junta convocará oficialmente los comicios que tendrán lugar el próximo 14 de meses, siempre que haya más de un candidato. Si no lo hay, el 1 de junio Florentino Pérez será de nuevo presidente blanco. Si lo hubiera, habrá que esperar dos semanas más para hacer oficial lo que ya es oficioso.

pq__Florentino_perez.jpg

Con la habitual maldad en los enemigos que Florentino Pérez conserva de su paso por la presidencia del Real Madrid, ya hemos podido ver y oír la respuesta que el propio Florentino dio a la cuestión de si volvería algún día. Entonces dijo aquello de nunca se puede asegurar nada, pero habitualmente no suelo volver al lugar del que me marcho. La puerta quedó entreabierta y si ese es todo el argumento que ahora pueden emplear contra Pérez, éste no tiene de qué preocuparse.
¿Alguien se acuerda ya de las razones por las que se marchó el 28 de febrero de 2006? Seguro que casi todos los madridistas sí, pero no está de más refrescarles la memoria. Asumiendo su “responsabilidad y todas la culpas“, reprochó tres cuestiones básicas a la plantilla blanca: “la falta de compañerismo, la falta de ambición por los éxitos y las veces que se les ha dicho que eran los mejores del mundo, y la mentalidad egocéntrica con jugadores confundidos a los que he maleducado“. “Después de tantas veces que les hemos dicho a los jugadores que eran los mejores del mundo, han terminado confundidos. Este proyecto que ahora termina lo he protagonizado mucho. Y quizás tenga, como es obvio, demasiadas servidumbres con los jugadores para hacer una renovación. Otros tendrán, los que vengan, las manos más libres. El club necesitaba un cambio, un revulsivo, un impulso. Hemos cambiado a muchos entrenadores y ya sólo queda que yo me vaya. Soy un tapón que era necesario quitar. Por coherencia, no me queda más que reconocer que algo he hecho mal. Me echo la culpa a mí“. Ese fue su testamento, pero se confundió en una cosa: los que iban a venir ni supieron cambiar el rumbo, ni aprovecharon las bondades de su proyecto, ni antepusieron los intereses del Real Madrid a los suyos propios. Y así ha ido el club, a la deriva durante tres años y ahora con la tarea de la reconstrucción de nuevo desde cero.
Esa es una mezcla del pasado remoto y del pasado inmediato, que hoy dará paso al futuro. Un futuro que se escribirá bajo las reglas del empresario más valorado de nuestro país en una época de crisis profunda y que requiere de experiencia e imaginación para poner la nave a flote. Como dice un colaborador del futuro presidente, no preocupa demasiado lo que se encuentre –no es tan malo como se temía-, porque lo importante es que se sabe de dónde sacar y qué innovar para que la maquinaria se engrase.
Para hoy no esperen anuncios deportivos. No se anunciará que Kaká ya está comprometido; no se contará que Cristiano Ronaldo hay que negociarlo de nuevo todo con el Manchester porque lo que dejó Calderón es dañino al máximo para el Real Madrid y fantástico para la red de intermediarios; no se dirá que Arsene Wenger será el entrenador porque hasta el 24 de mayo seguirá siendo técnico del Arsenal; ni se dirá que Cesc, Albiol o Silva son apetecibles para la remodelación del equipo; ni se insinuará que al menos 12 jugadores no van a seguir. Nada de eso se oirá hoy, que hasta el 25 de mayo, fecha en que se presentará la candidatura, no se darán pistas a los posibles rivales. Es cuestión de días. Tras tres años de desgobierno, los madridistas sabrán esperar diez días más.