Menú Portada

Honda quiere a Alonso a toda costa. Dos samuráis juntos serían temibles, pero el equipo sería… McLaren

Octubre 6, 2013

La marca Honda, motorista de McLaren a partir de 2015, quiere a Alonso para 2014, y que se vaya ´aclimatando´ al que desean sea su hábitat el año de su desembarco. Para ello estarían dispuestos a jugar todo lo fuerte que fuera necesario, en forma de concesiones, derechos o dinero contante y sonante. Los japoneses no confían en el actual dúo, Jenson Button y Checo Pérez, que están protagonizando, muy a su pesar, uno de los mundiales más sosos en toda su historia de su formación debido básicamente a errores de concepto en su monoplaza. Sufren y la pomada, según los galenos orientales, es asturiana. Su capacidad de análisis para desarrollar los coches, su comunicación con los técnicos, su profesionalidad a la hora de encarar los problemas y sus conocimientos técnicos le hacen acreedor del título de “piloto más deseado de la parrilla”. El protagonista niega esta posibilidad y se reafirma no sólo en su compromiso con los italianos, sino que incluso podría prolongar su acuerdo hasta 2020. A priori, contra el trío Vettel-Red Bull-Newey, el arma definitiva bien podría ser Alonso-McLaren-Honda.

Etapa histórica

La etapa McLaren-Honda previa fue una de las más exitosas de la historia de la Formula 1 y es un binomio que ha funcionado mejor junto que por separado, es un matrimonio que funciona. La FIA se echó las manos a la cabeza cuando hace unos años los fabricantes de turismos involucrados en la categoría fueron desfilando por aquello de la crisis. Toyota, BMW, Renault, Honda (con dos equipos) o incluso el pequeño Spyker decidieron ahorrar en lo que no les traía un beneficio directo y se marcharon dejando la parrilla pelada. Ante la tesitura, los rectores abrieron la puerta a equipos de bajo perfil e impusieron un cambio radical en lo tocante al motor, más acorde con las tecnologías actuales, menos bebedor, más pequeño, con ciertos tintes ecologistas y de ahí la vuelta de Honda a los que ya directamente se les teme sin tener nada presentado.

En sus inicios, Fernando ya rechazó un acuerdo con el que es ahora su equipo -Ferrari- porque le ofrecieron un puesto de probador; eligió Renault cuando le garantizaron la titularidad. Más tarde salió hacia McLaren, segunda formación más laureada de la historia, para protagonizar una etapa de infausto recuerdo en casa de los Alonso, que ante la humareda provocada por los calentones entre el piloto y sus jefes, preferían ir a ver las carreras al box de Renault donde si eran bienvenidos. Rechazó en dos ocasiones irse a Red Bull, donde -a toro pasado que es muy fácil juzgar- podría haber acumulado fácilmente los cuatro títulos que está a punto de embolsarse Sebastian Vettel. Podrían ser seis ya, o incluso siete si añadimos el que le negó su destino ante la pésima gestión de McLaren en 2007. Ahora está acabando su cuarta temporada vestido de rojo y todo apunta a que sólo el subcampeonato está a su alcance. No hay trofeos suyos ´de los grandes´ en la sala de trofeos transalpina.

Desavenencias y nueva llegada

Las públicas desavenencias con sus jefes, la escasez de éxitos y la llegada de Kimi Raikkonen a la Scuderia, han hecho brotar rumores de una posible, aunque muy poco probable, marcha del piloto franquicia español. En Lotus le abrirían las puertas de par en par, se ha rumoreado incluso lo de un posible cruce hacia Red Bull con Vettel, pero los que echarían el resto serían los de su ex equipo McLaren, que tienen un as en su manga: ese motor Honda que recibirán en 2015 y cuyo pasado tanta gloria les ha proporcionado. Han pasado muchos años de la tumultuosa relación entre ambas partes, y los principales escollos contra los que chocaba Fernando, Ron Dennis y Norbert Haug, ya no están, así que no sería tan impensable.

Los consejeros de Fernando Alonso se equivocaron. En lugar de hacerle firmar contratos con equipos, tenían que haberle llevado al mercado de valores Nasdaq porque hubieran multiplicado su valor. ALO está acabando su séptimo mundial sin que haya visos claros de que pueda ganarlo, pero el precio de sus acciones sigue subiendo en la Bolsa de Valores de la Formula 1. Los equipos se pegan por él.

José M. Zapico/Virutas
@VirutasF1