Menú Portada
INFORME DE FISCALIZACIÓN DE LAS UNIDADES DE GESTIÓN DE LA AEAT 2004-2005 (II)
El Tribunal de Cuentas pone en evidencia el "sistema de resolución de filtros de comprobación"

Hasta hace dos años, las aplicaciones informáticas de Hacienda no permitían la emisión de segundos requerimientos

Septiembre 29, 2008

El problema se solucionó a finales de 2006
 
“En determinados expedientes no podían finalizarse las actuaciones directamente mediante la aplicación informática”, asegura el TC


En nuestra edición de ayer les informábamos que las grandes empresas de las Comunidades Autónomas de Madrid y Cataluña eran que las habían padecido con mayor inquina el seguimiento de las Unidades de Gestión de la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Al menos, eso se deduce del “Informe de Fiscalización de la Unidades de Gestión de Grandes Empresas de la AEAT en los ejercicios 2004 y 2005” realizado por el Tribunal de Cuentas. Y además, les adelantábamos parte de los problemas informáticos que padecían 
En sus Conclusiones, exactamente en el apartado dedicado a la “Gestión de las declaraciones tributarias”, el TC no deja lugar a dudas sobre las múltiples deficiencias encontradas en las distintas aplicaciones informáticas analizadas. Quizás la más llamativa sea que “durante los ejercicios analizados (2004/2005) las aplicaciones informáticas no permitían la emisión de segundos requerimientos a los contribuyentes, circunstancia que no se solucionó hasta finales de 2006”.
El Tribunal de Cuentas comienza asegurando que el sistema de resolución de filtros de comprobación sobre las declaraciones gestionadas presentaba algunas incidencias comunes a las distintas aplicaciones informáticas analizadas. Al margen de la expuesta aquí les trascribimos otras cuantas:
 
“En determinados expedientes no podían finalizarse las actuaciones directamente mediante la aplicación informática, tanto en procedimientos iniciados conforme a la anterior Ley General Tributaria sobre el IVA, como en el caso de declaraciones ya finalizadas después de un procedimiento de comprobación”
 
“En el caso de declaraciones periódicas del Impuesto de Valor Añadido se encontraban numerosos expedientes finalizados en la aplicación con filtros activados sin resolver”
“Los plazos para la resolución de los filtros en los expedientes analizados resultaban excesivos para las declaraciones de presentación mensual que están obligadas a presentar las grandes empresas, existiendo en algunos modelos porcentajes significativos de filtros que tardaban mas de 6 meses en encontrarse disponibles en las aplicaciones informáticas”
 
La realidad dicta que, salvo contadas excepciones, Hacienda siempre se equivoca a su favor, funcione o no su sistema informático.