Menú Portada

Hamilton avanza a toda máquina hacia su cuarto título en un Gran Premio de Malasia con problemas para los españoles

Octubre 2, 2017
malasia

A Lewis Hamilton le está saliendo todo redondo. Navega a toda máquina hacia su cuarta corona, bate récords, y a sus más cercanos perseguidores no les sale nada o casi nada. Si en la carrera anterior, Singapur, los dos Ferrari chocaron entre ellos en la salida y el británico terminó ganando la prueba, en Malasia volvió a dar otro paso adelante en su propia batalla contra los Ferrari con avería de Kimi Raikkonen que abandonó en plena parrilla y un Sebastian Vettel que tuvo que salir último con problemas en la tanda clasificatoria. La llamada ‘suerte de los campeones’ parece estar del lado de un Hamilton que sigue batiendo récords, de hecho, el sábado recaudó su pole position número setenta, cifra jamás alcanzada por ningún otro piloto en la historia de la especialidad.

A pesar de los treinta y cuatro puntos que le separan de su más inmediato perseguidor, Vettel, no todo el monte es orégano y los Mercedes estuvieron muy por debajo del rendimiento esperado durante casi todo el fin de semana. Lewis marcó el mejor registro en la tanda clasificatoria, aunque su compañero, Valtteri Bottas, estuvo siempre alejado de puestos de honor. En carrera el tricampeón no pudo con el empuje de un Max Verstappen, que, en el día siguiente de su vigésimo cumpleaños, logró la segunda victoria de su vida. Esta circunstancia es extraña, no que el holandés superase a Hamilton, sino que los todopoderosos Mercedes fueran incapaces de sujetar a los menos dotados Red Bull. Lo mismo le ocurrió a Bottas, que acabó quinto tras sucumbir con facilidad ante el Red Bull de Daniel Ricciardo y más tarde ante el Ferrari de un Sebastian Vettel, que envenenado, salió desde las profundidades de la parrilla para acabar cuarto. El peor recuerdo de la cita para Vettel llegó nada más acabar la prueba. En plena vuelta de honor, Lance Stroll hizo un movimiento extraño con su Williams aparentemente para pasar por la llamada ‘zona sucia’ en la que recabar peso extra pisando trozos de goma posados sobre la pista, y se chocó contra el coche del germano. A resultas del accidente, sin consecuencias físicas para ninguno de los pilotos ya que iban a muy baja velocidad, el Ferrari vio arrancada de cuajo su rueda tras izquierda que acabó sobre la cubierta motor del renacido triciclo. Una forma triste de rematar un magnífico desempeño del alemán, pero paupérrima actuación de los italianos en este ciclo asiático con tres coches abandonados en dos pruebas, y doce puntos de ochenta y seis posibles.

Fernando Alonso, de la esperanza a otro fracaso

Peor aún les fue a los españoles. Fernando Alonso hizo sonreír ampliamente a sus seguidores cuando el viernes, y de forma bastante sorprendente, se coló en la tercera y quinta posiciones de las dos tandas de entrenamientos libres. Muchos esperaban verle brillar en una pista que le encanta tras el enorme disgusto que se llevó en Singapur, donde afirmaba tener a tiro el pódium y fue apeado tras un incidente en la primera curva. Su fin de semana fue de más a menos y fue superado en varias sesiones, clasificación y carrera por su compañero Stoffel Vandoorne, que acabo séptimo. Para colmo de males el asturiano se vio envuelto en un incidente entre los dos Williams en la salida, lo que condenó su carrera desde el inicio. Acabó en decimoprimera posición, fuera de los puntos tras una prueba sin incidencias, pero exenta de posibilidades. Tampoco la suerte sonrió a Carlos Sainz. El rookie Sean Gelael pilotó su coche el viernes y no pudo rodar en los Libres 1, algo que no le vino especialmente bien al madrileño. Esta falta de rodaje en pista se apreció en un pequeño pero significativo detalle: el novato Pierre Gasly se estrenaba en esta pista con el coche de Daniil Kyvat y logró rodar ligerísimamente más rápido que Sainz en los Libres 2. La lógica se impuso y Carlos invirtió las tornas según avanzó el fin de semana. La desgracia le aguijoneó en la vuelta treinta. Su motor Renault acusó un problema eléctrico y se vio obligado a abandonar cuando rodaba en la zona de puntos. Sainz llegó a rodar séptimo a pesar de haber clasificado decimocuarto. Los dos españoles esperan un mejor resultado en el Gran Premio de Japón, programado para el fin de semana siguiente. Ahora comienza la otra carrera: la de los equipos para desmontarlo todo y que el jueves esté armado en la pista de Suzuka. Los españoles tienen poco ya que jugarse a la espera de los cambios futuros en sus respectivos equipos. Mientras, Ferrari ve como el título de constructores les queda muy lejos y aunque para el de pilotos aún tiene posibilidades van a necesitar algo más que suerte para arrebatárselo a Mercedes.

José M. Zapico

@VirutasF1