Menú Portada

Hacienda y Seguridad Social se quedan con casi la mitad del dinero obtenido en el Festival Taurino a favor de Adrián, el niño con cáncer acosado en las Redes Sociales

Noviembre 25, 2016
GRA251. VALENCIA, 08/10/2016.- Adrián, un niño de ocho años con cáncer y que sueña con ser torero, es llevado a hombros por los toreros que han participado esta tarde en festival celebrado en la Plaza de toros de Valencia en su homenaje, y cuyos beneficios obtenidos van destinados a la Fundación de Oncohematología Infantil, que ayuda a niños con esta enfermedad. EFE/Manuel Bruque.

La Fundación de Oncohematología Infantil y, en concreto, el pequeño Adrián Hinojosa, un niño de 8 años con cáncer cuya historia de superación conmovió a toda España, y cuya máxima ilusión era verse rodeado de sus héroes, los toreros, como así sucedió el pasado día 8 de octubre en la Plaza de Toros de Valencia, ha visto cómo de los 89.299 euros recaudados para su causa solo 36.537 euros han ido a parar a la lucha contra esta lacra, que es la enfermedad del cáncer infantil; es decir, solo poco más de un tercio del dinero total recaudado.

Pero lo más significativo del caso es que de esos 89.299 euros alcanzados en ingresos  casi la mitad han ido a parar a la Seguridad Social y Hacienda (vía impuestos), que se quedan con 33.672 euros, como se aprecia en las cuentas oficiales que hoy publica Extraconfidencial.com. Por su parte, los toreros y cuadrillas también se llevan una importante cantidad de los ingresos obtenidos: 10.462 euros, un dinero quizá abusivo siendo como era un Festival taurino en beneficio de unos niños con cáncer. El cartel de esa tarde estaba formado por primera vez con las tres máximas figuras valencianas, Vicente Ruíz “El Soro”, Enrique Ponce y Vicente Barrera, quienes estuvieron acompañados por algunos de los triunfadores de la presente temporada en el coso valenciano, como Rafael Rubio “Rafaelillo”, Ginés Marín  y Román; el cartel lo completaba el joven novillero valenciano Fernando Beltrán.

detalle-cuentas-corrida-benefica
Detalle de las cuentas

El resto de los gastos habidos fueron a parar a la partida de “gastos diversos” (6.012 euros), también una cantidad significativa para tratarse de un festival benéfico; y 3.613 euros a los gastos propios de abrir una plaza de toros (personal y varios). Siendo el total de gastos registrados la suma de 52.761 euros.

Es de reseñar que la afición y el público respaldó plenamente este festival taurino a favor de Adrián  ya que se consiguieron por venta de localidades la nada despreciable cifra de 79.805 euros, a los que hay que añadir otros 5.375 ellos en donativos, como fila cero, camisetas o pulseras vendidas. Además de 3.850 euros en la venta de la carne de lidia. Por lo que el beneficio conseguido, quitando los elevados 52.761 euros en gastos, fue de 36.537 euros.

Otro escándalo: la corrida de toros en beneficio de Asprona

Como publicó Extraconfidencial.com en exclusiva, la tradicional corrida de toros en beneficio de Asprona (Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual y sus Familias de la Provincia de Albacete), celebrada el pasado día 4 de junio fue otro auténtico escándalo desde el punto de vista económico, ya que se vació el dinero en beneficio, en este caso, de unos pocos (ganaderos y cuadrillas) y en detrimento de los discapacitados, los verdaderos personajes a los que iba dirigido este espectáculo benéfico.

Pero ahora, en el caso del pequeño Adrián, han sido la Seguridad Social y Hacienda los grandes beneficiados, lo que demuestra, según los aficionados, “como el Estado no subvenciona la fiesta de los toros, sino que la grava ampliamente y, en ocasiones, como ésta, la ahoga”.

En la corrida de Asprona, de los 147.215 euros ingresados por taquillaje solo a los niños discapacitados llegó la cantidad de 3.480 euros, una ridícula cifra dado el importe oficial recaudado en taquilla, a los que había que añadir unos donativos recibidos de 5.329 euros, conseguidos al margen de la venta oficial de entradas.

Teniendo en cuenta que el único espada del festejo, el matador extremeño Miguel Ángel Perera no cobró, en teoría, ni un solo euro, el dinero del taquillaje se lo llevaron y repartieron entre dos colectivos: los ganaderos  los miembros de las diferentes cuadrillas que utilizó Perera. Así, los ganaderos se llevaron 70.000 euros por siete toros enchiquerados. Solo por el sobrero de la ganadería de Garcigrande, en vez de regalarlo su representante como una obra benéfica, se tuvo que pagar la nada desdeñable cifra de 6.000 euros. Perera se enfrentaba ese día a astados de tres hierros diferentes: Las Ramblas, Fuente Ymbro y Garcigrande.

Pero aparte de los ganaderos, que no donaron ni un solo toro en beneficio de los discapacitados, las cuadrillas que empleó Perera esa tarde benéfica, en la que cortó tres orejas, se llevaron la significativa cifra de 52.083 euros por vestirse de luces. Además, en “gastos diversos” la organización se gastó otros 6.000 euros, más 7.780 euros en publicidad.

La corrida de Asprona, una de las citas más tradicionales de la temporada taurina nacional y que este año cumplía su 44 edición, sirve, en teoría, para recaudar fondos para una asociación para la atención a personas con discapacidad intelectual y sus familias de la provincia de Albacete.

Adrián acosado en las Redes Sociales

Además, el pequeño Adrián fue acosado en las Redes Sociales precisamente a raíz de este festival taurino. El hecho de que Adrián, de 8 años, fuera feliz sintiéndose torero fue objeto de graves insultos vertidos en las redes sociales. Los anti taurinos llegaron a desearle la muerte en las redes sociales Twitter y Facebook. Adrián padece sarcoma de Ewing y este día en Valencia hizo el paseíllo junto a los matadores citados en una corrida de toros benéfica en favor de la Fundación de Oncohematología Infantil. Ese día, Adrián vivió “un sueño cumplido”. Y lo fue haciendo el paseíllo con sus ídolos, recibiendo el brindis de cada uno de ellos, acompañándolos en las vueltas al ruedo y en la salida en hombros “Es una inyección de fuerza y moral para seguir luchando en esta batalla del cáncer”, afirmó su padre Eduardo Hinojosa.

Sin embargo, algunos desaprensivos no lo entendieron así, al igual de lo que sucedió con la reciente muerte del torero Víctor Barrio. Así, una anti taurina de Éibar (Guipuzkoa), de nombre Aizpea Etxezarraga,  publicaba en Facebook: “Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaaa! Adrián, vas a morir”. Poco después borraba sus cuentas de Facebook y Twitter.

También en las Redes Sociales otros “individuos” se metían con el niño enfermo, como un tal Maverick@Manuel Ollero, quien también expresó su odio al decir que “qué gasto más innecesario se está haciendo con la recuperación de Adrián, el niño ese que tiene cáncer, que quiere ser torero y que corta orejas”. Aficionados y profesionales taurinos combatieron esos mensajes hirientes y convirtieron la etiqueta ‘#Adriantevasacurar’ en una de las tendencias de las redes sociales esos días.

Sin embargo, ahora parece que todo ese esfuerzo de aficionados y ciudadanos anónimos ha tenido dos beneficiados con creces: Hacienda y la Seguridad Social, a cuyas arcas han ido a parar principalmente casi la mitad de lo recaudado en un Festival taurino benéfico a favor del cáncer infantil.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho