Menú Portada
En la Delegación de Madrid se ha habilitado una planta exclusiva para poder presentar documentos acreditativos

Hacienda suspende, mediante la estrategia de requerimientos, la devolución del IRPF para cantidades superiores a 5.000 euros

Diciembre 1, 2010
pq_922_elena-salgado.jpg

La Secretaría de Estado de Hacienda y Presupuestos ha dado orden de requerir a todos los contribuyentes que hayan solicitado una devolución del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por una cantidad superior a los cinco mil euros. Este hecho: producirse un requerimiento por Hacienda paraliza de inmediato la devolución de estas cantidades, y hasta que no se resuelva el expediente administrativo mediante la presentación de los documentos y facturas acreditativas no se abona la cantidad. Por lo cual no será hasta el ejercicio siguiente, por lo menos, cuando se produzca la devolución de este importe. Según fuentes sindicales de Hacienda se trata de una jugada de ingeniería para así frenar el déficit público y poder contribuir a las expectativas financieras y fiscales firmadas con la Unión Europea.

Con esta maniobra los que se hace es paralizar la devolución monetaria y así enjugar parte del Déficit Público para el ejercicio del año 2010. Este hecho ha ocasionado que, por ejemplo, en la sede central de delegación de la Agencia Tributaria en Madrid, en la calle Guzmán El Bueno, se haya tenido que habilitar sólo una planta para recibir a los contribuyentes y su documentación dado el número de personas que han sido requeridas. Las colas, según fuentes sindicales, son enormes y lo que era el despacho de los inspectores ahora se ha convertido en una sala de espera de bastantes contribuyentes cabreados y deseosos de solucionar su problema.

Miles de devoluciones paralizadas

Son muchos los que este año aún no ha recibido la devolución de Hacienda en su cuenta corriente. Por ejemplo, según los datos que maneja el sindicato de técnicos de la Agencia Tributaria (Gestha), sólo en la provincia de Málaga hay cerca de 25.000 contribuyentes que no la han recibido. Desde esta entidad sindical confirman que el ritmo de reembolsos está siendo menor que el de otros años. La caída media en España se cifra en un 7 por ciento.

 También la Asociación de Técnicos Tributarios y Asesores Fiscales constata un incremento en las solicitudes de documentos por parte del Fisco. Por ejemplo, se afirma que se pide hasta el libro de familia. Nadie duda ya que se trata de un recurso burocrático para enmascarar una maniobra de la Secretaria de Estado de Hacienda para así dilatar el periodo de abono, que concluye el próximo 30 de diciembre, mientras se obtiene liquidez y se enjuga el Déficit Público ante las autoridades monetarias europeas.

 El Estado arrastra en estos momentos un déficit de tesorería y la mejor fórmula para aguantar hasta final de año es poner trabas a la devolución de algunas rentas –superiores a los 5.000 euros- mediante requerimientos. Por eso, los inspectores están enviando cartas a los contribuyentes para reclamarles que aporten más documentación sobre deducciones por compra de vivienda, préstamos hipotecarios, escrituras de compraventa, cambios de domicilios fiscales, etc.

 El objetivo inicial de la Agencia Tributaria era devolver el 85% antes de otoño. Y el resto debe ingresarse en las cuentas de los contribuyentes antes del próximo 30 de diciembre, cuando se agota el plazo, pero si no hay requerimiento. Caso de no hacerse efectivo el reembolso en esa fecha límite, Hacienda deberá devolver los importes con un interés del 5%.