Menú Portada
Reciben junto a su nómina el requerimiento de pago

Hacienda presiona a sus trabajadores para que salden sus deudas con el Ayuntamiento de Madrid

Abril 13, 2009


Mientras la deuda del Ayuntamiento de Madrid crece imparable año tras año, con crisis y sin crisis, el alcalde de la capital de España, Alberto Ruiz Gallardón, finalizaba recientemente un viaje por distintas naciones para promocionar la candidatura de Madrid para la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016. Deuda bancaria que al cierre del año pasado se elevaba a 6.683,9 millones de euros, una quinta parte de todo lo que deben todos los ayuntamientos de España, una deuda que, si se divide por la población de la capital supone 2.080 euros por habitante, casi cuatro veces más que la media nacional.

Y como subir los impuestos Gallardón no puede, más que nada por la política fiscal del Partido Popular, el edil madrileño recurre a la recaudación de otro tipo de impuestos como el del aparcamiento. Pero los ciudadanos de la capital parecen cada vez más reacios a abonar las sanciones y otras deudas contraídas con las arcas municipales. Quizás por ello, la Agencia Tributaria de Madrid se ha decidido a echarle un cable a Alberto Ruiz Gallardón.

La lista negra de los deudores

Según denuncia la Sección Sindical de UGT en este organismo, los trabajadores de Hacienda en la capital que mantienen deudas en vía ejecutiva con el Ayuntamiento –“en general por multas de tráfico”, se especifica en el escrito-, están recibiendo junto a su nómina una carta requiriendo el pago y “comunicando que la subdirección general de Recaudación ha requerido de los servicios de personal la relación de trabajadores que tienen deudas con el Ayuntamiento”. Ni más ni menos.
Así la Unión General de Trabajadores asegura que “en ningún apartado de la normativa de recaudación o de la normativa laboral se contempla este peculiar documento intimatorio del pago, que claramente tiene un efecto de coacción empresarial hacia su personal, ya que tal requerimiento no está contemplado en la normativa de recaudación y supone una utilización ilícita, por parte de la Agencia, de su condición de empleador para intimidar a sus trabajadores en el pago de deudas ajenas a la relación laboral”.

¿Vulneración de la Ley de Protección de Datos?

Además, los representantes de los trabajadores aseguran que la utilización de las bases de datos de personal municipal para instaurar un trámite recaudatorio más expeditivo para los trabajadores municipales “es claramente discriminatoria en la medida en que suponga una tramitación diferenciada de la aplicada al resto de los ciudadanos”. A lo que se ve, lo importante es recaudar.
De momento, la Sección de UGT en la Agencia Tributaria ha puesto el caso en manos de sus servicios jurídicos lo que denominan “el contenido de la intimación de pago” y exige a la dirección de la AEAT “la inmediata anulación y retirada de dicho requerimiento, así como la exigencia de responsabilidades al impulsor o impulsores de esta medida”.