Menú Portada
INFORME DE FISCALIZACIÓN DE LAS UNIDADES DE GESTIÓN DE LA AEAT 2004-2005 (III)
Pese a las reiteradas recomendaciones del Tribunal de Cuentas para su creación

Hacienda no disponía en 2008 de un registro histórico de expedientes sancionadores

Octubre 1, 2008

También afecta al control público de recargos, intereses de demora y pérdidas de reducciones

Aconseja aumentar la cifra de negocios para reducir el censo de las grandes empresas


Tras leer detenidamente el “Informe de Fiscalización de la Unidades de Gestión de Grandes Empresas de la AEAT en los ejercicios 2004 y 2005” realizado por el Tribunal de Cuentas y fechado el pasado 17 de julio, uno no acierta a comprender cómo Hacienda se ha convertido en el ogro de los ciudadanos españoles, a los que nos tiene absolutamente controlados. Suerte el de las grandes empresas que por defectos de las Unidades de Gestión se han visto beneficiadas.
Lean si no lo que asegura el Tribunal: “Respecto a la gestión de los expedientes sancionadores y de otros conceptos análogos, como recargos, intereses de demora o pérdida de reducciones, deberían conservarse a disposición de los órganos de control un registro histórico de los procedimientos finalizados en los últimos ejercicios que permita el acceso individual a los expedientes terminados, en el marco de las obligaciones de conservación de los justificantes y expedientes que corresponden a los gestores públicos en virtud de la normativa contable, presupuestar”.
Ubaldo Nieto, presidente del Tribunal y firmante del Informe, afirma que esta “recomendación se suma a las que viene reiterando el Tribunal en sus Informes de Fiscalización sobre la Gestión de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, respecto de otros expedientes y actuaciones documentados mediante registros informáticos de los que no se guarda archivo histórico”.
Aunque mañana finalizaremos con este exhaustivo Informe, finalizamos nuestra edición de hoy con un apunte final que mañana desarrollaremos ampliamente: la recomendación de aumentar la cifra de negocios para reducir el censo de las grandes empresas. Casi nada.