Menú Portada
Se amparará en una sentencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional

Hacienda investigará las declaraciones de las televisiones en concepto de SMS y llamadas al 905

Noviembre 24, 2008

“Premios en especie y entregas de cantidades en metálico en los que participaron los telespectadores mediante el envío de mensajes SMS o de llamadas telefónicas efectuadas mediante el pago de precios superiores a los fijados en la tarifa básica”, provocaron la inspección

En los ingresos no se declararon las tasas de “rifas de suerte”

El Tribunal Económico Administrativo dictó sentencia contra RTVE por importe de 2 millones de euros


El pasado 2 de junio la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional desestimaba el recurso contencioso administrativo interpuesto por el Ente Público RTVE (230/07) contra una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC), y que desestimaba las reclamaciones interpuestas contra tres liquidaciones de la tasa de juegos de suerte, envite o azar, rifas y tómbolas, más intereses de demora, derivadas de “actas de disconformidad correspondientes a los periodos de 2005, 2004 y 2003, por importes, respectivamente, de 80.973,23 euros, 414.431,76 euros y 1.512.883,97 euros”. La cuantía del recurso se fijó en 2.008.288,96 euros. Alarma en el equipo del actual presidente de la Corporación pública, Luis Fernández, que aún no sabemos si recurrirá.
Y es que la llamada a los telespectadores para participar o recaudar fondos a través de distintos programas por el procedimiento del envío de un SMS o una llamada a un 905, que suele convertirse en dos, se ha transformado en un incalculable sistema de ingresos para distintos medios de comunicación. La sentencia de la Audiencia Nacional sentará precedente y Hacienda ha comprobado como se ha abierto un filón de posibles ingresos extras de cara a ejercicios anteriores y futuros. Este sistema de recaudación “encubierta” genera unos ingresos millonarios para las distintas cadenas de televisión, supuestamente, en concepto de publicidad.
Según se recoge en la sentencia, las actas de disconformidad fueron el resultado de la inspección iniciada por Hacienda contra RTVE como “consecuencia de la comprobación de la organización de diversos sorteos, en unos casos con entrega de premios en especie y en otros con entregas de cantidades en metálico en los que participaron los telespectadores mediante el envío de mensajes SMS o de llamadas telefónicas efectuadas mediante el pago de precios superiores a los fijados en la tarifa básica, lo que originó un ingreso fijo para RTVE por cada mensaje o llamada efectuada”.
En definitiva, y según Hacienda, estas actividades deben ser calificadas como “rifas” de suerte con el hecho imponible de las consiguientes tasas. Un -¿intencionado?- desliz fiscal que supone un nuevo varapalo económico a las arcas de la Corporación pública.