Menú Portada
El ex alcalde ganaba del Ayuntamiento de Marbella la cantidad neta anual de unos 52.000 euros

Hacienda devolvió dinero a Julián Muñoz por su declaración del IRPF

Mayo 11, 2010

A pesar de su enriquecimiento ilícito, su declaración de la Renta salía negativa, obteniendo devoluciones por este impuesto en los años 2000, 2001 y 2002 por valor, respectivamente, de 1.966 euros, 1.963 euros y de 2.099 euros

Quedan todavía 314.000 euros sin aparecer, de los cuales una gran parte debe estar aún en Suiza y otra pequeña cantidad en Gibraltar


Julián Muñoz entró en el Ayuntamiento de Marbella en 1991 de la mano de Jesús Gil y Gil, y desde esa fecha fue concejal de Fiestas, primer teniente de alcalde y alcalde (desde abril de 2002 hasta agosto de 2003). En ese periodo recibió cohechos y sobornos. Propiedades y dinero, que ha tenido que ir presuntamente blanqueando para hacerse con un importante patrimonio. Parte de ese patrimonio es el resultado de las gestiones y negocios de Julián Muñoz con conocidos empresarios y promotores de la Costa del Sol, a quienes desde su especial posición en el Ayuntamiento de Marbella podía beneficiar económicamente con contratos y recalificaciones.

La justicia estima que al menos 3,5 millones de euros los ha conseguido de manera ilícita, ocultando gran parte de ese dinero en el extranjero. A pesar de todo este enriquecimiento, su declaración de la renta le salía negativa, obteniendo devoluciones por el IRPF en los años 2000, 2001 y 2002 por valor, respectivamente, de 1.966 euros, 1.963 euros y de 2.099 euros.

Durante su matrimonio con Maite Zaldívar hubo una sola unidad familiar de ingresos, con el único sustento que el aportado por Muñoz (sólo se le conocen ingresos a Maite Zaldívar de la empresa municipal marbellí Turismo 2000 en los años 1998 y 1999 por valor de 9.593 euros y de su hija Eloisa por valor de 3.790 euros, por un trabajo en un supermercado). Muñoz ganaba del Ayuntamiento de Marbella la cantidad neta de unos 52.000 euros, insignificante para amasar el gran patrimonio del que disfrutaba.

Desprenderse de dinero en el extranjero

Es partir de finales de 2002 y principios de 2003 cuando Julián Muñoz comienza a desprenderse de los fondos que mantenía ocultos hasta entonces en el extranjero, preferentemente en Suiza. En un primer momento, se valió para dar salida a estos fondos generados de procedencia presuntamente delictiva de su entonces mujer Maite Zaldívar, de sus hijas y de su cuñado Jesús Zaldívar, que se convirtió en su testaferro. Posteriormente a partir de 2003, lo hizo también con Isabel Pantoja.

Desde Suiza hacía transferir el dinero hacia dos cuentas abiertas: una en Gibraltar y otra en Marbella. Primero, lo hacía vía Gibraltar y luego desde allí a Marbella, donde llegaron, al menos, según la policía, 577.000 euros. Es decir, de los datos conocidos queda un resto de 314.000 euros todavía sin aparecer, de los cuales una gran parte debe estar aún en Suiza y otra pequeña en Gibraltar.

El dinero, una vez llegado a la cuenta de la entidad Cajamar en Marbella, era sacado mediante reintegros en efectivo, para acto seguido efectuar otra imposición simultánea en otras cuentas controladas por los hermanos Zaldívar, abiertas también en la misma sucursal bancaria de Cajamar. Así se realizan 112 apuntes entre octubre de 2003 a mayo de 2006 de retirada de las cuentas de Meja INC por valor de 601.016,79 euros y un valor de abono en las otras cuentas de los Zaldívar por 601.100,90 euros. Es decir, todo cuadra.

Juan Luis Galiacho