Menú Portada
El piloto español de Fórmula I podría verse beneficiado por la amnistía fiscal

Hacienda consigue, con la colaboración de Botín, que Alonso vuelva a cotizar en España

Mayo 29, 2011
pq_927_alonso_botin.jpg

Ayer, Fernando Alonso volvía a subirse al podio tras finalizar segundo en el Gran Premio de Mónaco de Fórmula I que logró Sebastian Vettel en una carrera muy accidentada. Parece que el piloto español, poco a poco, empieza a reencontrarse con la senda del éxito. Todo acontecí después de conocerse la renovación del piloto español  con Ferrari hasta 2016. Según algunos medios especializados, el asturiano y la Escudería italiana han unido sus caminos presumiblemente hasta la retirada del bicampeón, que no ha descartado, sin embargo, volver a renovar cuando expire su actual contrato.

Se ha especulado con la posibilidad que el Banco de Santander, que desembolsa anualmente cuarenta millones de euros por patrocinar a la escudería del Cabalino Ranpante, no conocía la decisión. Que se enteró por los medios de comunicación. Algo impensable para los que conocen muy bien al presidente de la entidad, Emilio Botín, al que –dicen-, “no se le escapa una”, y no en sentido peyorativo. Y sino que se lo pregunten al empresario Fernando Fernández Tapias, más conocido por FF.

Los consejos de Emilio Botín

Y es que Don Emilio ha conseguido, ni más ni menos que, Fernando Alonso fije su residencia oficial en España. La noticia, avanzada por el periódico inglés The Mirror, ha sido celebrada no sólo por el pueblo asturiano, sino también por Hacienda, que ve cómo un valioso contribuyente volverá a tributar en nuestro país después de residir los últimos cinco años en Suiza, un auténtico paraíso para los deportistas, artistas y ejecutivos adinerados. Según la publicación especializada Business Book GP, el asturiano gana 30 millones de euros anuales, sin incluir los ingresos de publicidad. Si esa cifra es cierta -ni el piloto ni Ferrari se han pronunciado al respecto-, Alonso pagará al fisco español, más necesitado que nunca de ingresos, 14,5 millones de euros por IRPF.

Pero el ex campeón del mundo de Fórmula I ha elegido mal año. Este año entra en vigor el incremento fiscal aprobado por el Gobierno a las rentas altas. Además, el Ejecutivo de Asturias, territorio en el que residirá, también incrementó el tramo autonómico del IRPF. Así, Alonso aplicará un tipo del 48,5% cuando un año antes hubiera tributado al 43%. Como sabrán, en el momento en que Alonso adquirió una vivienda en Suiza abandonó la condición de residente español ya que no cumple la condición de permanecer más de 183 días en España. Es una de las ventajas que tienen los deportistas como él frente a los futbolistas. Al viajar durante la mayor parte del año no tiene problemas para fijar su residencia en el país fiscalmente más atractivos.

Emigrante fiscal

A pesar de que Alonso seguirá viviendo la mitad del año fuera de España, el hecho de establecer su primera vivienda en Asturias indica que “su centro de intereses vitales” está en España y, por tanto, aquí pagará los impuestos. Eso sólo en teoría. Porque la decisión del piloto de Ferrari no ha sido tan voluntaria o patriótica como en un principio se suponía. No. Don Emilio Botín no podía consentir que su principal imagen en España y fuera de nuestras fronteras, y con el dinero que desembolsa, fuera un emigrante fiscal.

Y el presidente del primer Banco de nuestro país, tras ser alertado por Hacienda en el sentido de que investigarían los ingresos de Fernando Alonso y sus cuentas en el extranjero, convenció, a regañadientes eso sí, al piloto asturiano. Una práctica esta, la de cotizar fuera de nuestro país, muy común entre deportistas de élite, aquellos que dicen que pasean con orgullo la bandera de España por el mundo, menos para pagar impuestos. A Alonso habría que sumar al tenista Carlos Moyá, al ciclista Oscar Freire, a Dani Pedrosa  que paga sus impuestos en Londres siguiendo la estela de Carlos Checa y el Campeón del Mundo de Moto GP, Jorge Lorenzo, con residencia en Andorra.

No hay que olvidar que a finales de 2007 los Inspectores de Hacienda  pidieron que aquellos deportistas que no pagaban impuestos en España no representaran a nuestro país en las competiciones internacionales. La Agencia Estatal de Administración Tributaria anunció recientemente una amnistía fiscal para aquellos españoles que quisieran “blanquear” su dinero eximiéndoles de posibles sanciones. Al final, casi todos contentos: Botín y Hacienda, sí. Alonso, no tanto. Hacienda es mucha Hacienda y necesita recaudar. A ver si va a resultar que, por fin, Hacienda somos todos.