Menú Portada
La junta directiva de Ramón Calderón dice que Schuster no corre peligro, pero la realidad es bien diferente

¿Ha llegado el momento de Míchel en el Real Madrid?

Noviembre 12, 2008

La eliminación del Real Madrid en dieciseisavos de final de Copa del Rey a manos del Real Unión de Segunda B ha precipitado los acontecimientos. Si las dudas sobre el técnico Bernd Schuster estaban instaladas en el Bernabéu, ahora ya son vox populi e incluso la junta directiva que preside Ramón Calderón convocó reunión de urgencia para tratar el tema. Al final de la misma acordaron apoyar al técnico, lo que suele ser la antesala de la destitución. Si el sábado el equipo no gana en Valladolid, habrá relevo en el banquillo blanco.

pq__michel-y-cal.jpg

Ramón Calderón y su junta analizaron en caliente la situación, nada más acabar el bochornoso espectáculo ante el Real Unión –el equipo de Segunda B le ha endosado seis goles en dos partidos al campeón de Liga-. No son tanto los resultados como la imagen, porque el equipo está a sólo dos puntos del líder en la Liga y a falta de una victoria en Champions para alcanzar los octavos de final. Pero la imagen no es buena, el juego es pobre y sólo la contundencia de los hombres de arriba mantiene en pie las estructuras. Si no fuera por el ataque en estos momentos el equipo no estaría apeado sólo de la Copa del Rey. Por cierto, y van 17 años sin lograr el título copero.
La junta trasladó que el puesto de Schuster no está en cuestión, nada más lejos de la verdad. Lo está y mucho, tanto que su cabeza tiene fecha de caducidad inmediata: sábado, 20 horas, Estadio Zorrilla. O los blancos ganan al Valladolid o el lunes habrá nuevo inquilino en el banquillo. La junta sopesa que tras el choque de Pucela las cosas se ponen muy serias ya que en Liga va encadenar los partidos ante Sevilla, Valencia, Barcelona y Villarreal, aliñados con los dos choques de la Champions. En seis partidos se juega toda la temporada.
Como la actitud del técnico alemán parece de continua crispación, enfrentado al mundo entero: periodistas, aficionados, entrenadores… la imagen que proyecta no es buena ni salvable y no quedan medios que le rían las gracias ni le laven la cara. Ya va a cuerpo descubierto y casi desafiando. Además, su relación con el director técnico, Pedja Mijatovic, cuentan que no es buena, y tampoco el serbio va a parar el golpe. Total, que el baile de técnicos ya ha comenzado. Bien es cierto que en alguno de los nombres que suenan lo es de forma interesada, promocionado por los medios de comunicación con los que colabora, como es el caso del maño Víctor Fernández, quien cuenta por fracasos sus últimas aventuras.
También ha salido a la palestra el nombre dl hombre que hizo grande al Sevilla, Juande Ramos, quien también viene de ser despedido por el Tottenham de Londres, equipo en el que los jugadores le hicieron la cama por no aguantar sus métodos de trabajo y control físico y alimenticio. El manchego es una opción real, aunque no la primera.
La verdadera alternativa la forman dos hombres de la casa: Miguel Angel Portugal y Míchel. A Portugal le apoya Calderón y a Míchel otro buen número de directivos. Lo de Portugal es una obsesión personal del presidente que ya le contrató la pasada temporada para ocupar el puesto de Mijatovic pero al final se optó por la convivencia de ambos en la dirección técnica. Por cierto, la relación entre los dos no es nada buena. Los que apuestan por Míchel lo hacen poniendo como ejemplo el caso de Guardiola y el Barcelona. Es el último superviviente de la Quinta del Buitre en el club, responsable de cantera y la antítesis del actual modelo blanco del talonario. Apuesta por los hombres de casa, pero sus experiencias en los banquillos no han podido ser más nefastas en Rayo Vallecano y Castilla.
El Real Madrid ha encajado 32 goles en los 18 partidos oficiales que ha disputado esta temporada entre Liga, Champions, Copa y Supercopa. Y el técnico no pone freno a la marcha. Hace un año el equipo líder, el menos goleado de la Liga, había pasado ronda en Copa y estaba asegurada su presencia en octavos de Champions. El público no lo olvida y la comparación es inevitable. No se ha fichado –sólo Van der Vaart, más los recuperados De la Red y Javi García– y se ha vendido a la única estrella del equipo, Robinho. Schsuter no deja de recordar estos datos culpando a la directiva y al director técnico. Demasiadas gotas para que el vaso no se desborde. Y encima, en plena cuesta arriba de partido a vida o muerte, la asamblea general. Calderón necesita sacar un conejo de la chistera. Y no valen saviolas.