Menú Portada
El jugador del Real Madrid rompe su silencio

Guti: “Estoy soltero. Noelia es sólo una amiga”

Junio 22, 2010

No está enamorado. Insiste en que las recientes fotografías en las que se le ve acompañado por una mujer de curvas peligrosas son únicamente el retrato de una jornada entre dos amigos.

pq_922_gutii.jpg

Es uno de los más perseguidos. Tras los matorrales de las playas más concurridas de Ibiza se esconden los avezados reporteros gráficos para inmortalizarlo en todo tipo de momentos y situaciones. Clak Clak. Los fotógrafos disparan sin cesar. Es el. José María Gutiérrez, Guti. Y no está solo. Junto a él, una despampanante rubia de curvas interminables. Es Noelia López, una conocida concursante de ‘Supermodelo’ de la que se desconoce todo salvo sus medidas. Las instantáneas que, dicen, confirman un romance que acabaría de desperezarse. La noticia ha sido plasmada en todos los medios de comunicación, publicaciones semanales incluidas, y el silencio sepulcral de los protagonistas ha provocado el traqueteo generalizado. Hasta hoy. El todavía jugador del Real Madrid está harto de que se le adjudiquen relaciones de plexiglás. En estos momentos, en los que se encuentra descansando en Ibiza, todo son especulaciones y falsas relaciones: “No estoy con Noelia, ella no es mi novia. Yo soy y estoy soltero y con ella sólo tengo una muy buena amistad, pero todo lo que digan a partir de ahí, es todo mentira. Y ya empiezo a estar muy cansado”, me espetó en la escollera de la playa. El desmentido no pudo ser más tajante. Sobre todo ahora que también se rumorea sobre sus gustos sexuales.
 
Con la homosexualidad a cuestas
 
A José María le persigue la alargada sombra de la duda. Cuentan que es homosexual, que tiene dos vidas. Algunos presumen de haber mantenido apasionadas relaciones sexuales con él. Otros, en cambio, advierten su marcada tendencia bisexual. Él, acostumbrado a las estocadas, carcajea sin cesar: “me la trae al pairo”, dice con una sonrisa que permite verle hasta las amígdalas. Guti no oculta su evidente ambigüedad, ni su particular estilo -puede que mucho más seguido y admirado por la comunidad gay- pero considera excesivo el análisis que ciertos comentaristas realizan sobre su característico envoltorio. Sus uñas, pintadas de un negro casi azabache, provocan azuzamientos de toda clase. Sobre todo de aquellos que siguen creyendo en el macho de pelo en pecho y anillo troglodita en los dedos índice y corazón. José María es distinto al resto. No es homosexual, como ya me dijo hace algunos meses durante una distendida entrevista que publiqué en el periódico ‘El Mundo: “si lo fuera lo diría sin ningún problema, pero me gustan demasiado las mujeres”, pero sí alternativo y fuera de serie. Desde aquel entonces se prodiga mucho más en las fiestas multicolor, quizás porque dejó clara su. Tanto, que el pasado fin de semana se dejó ver en una de las fiestas más marchosas de la isla blanca: la supermartxé. Olé por él.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)