Menú Portada
El pasado fin de semana Guti bailó muy agarrado con una morenaza de rompe y rasga

Guti abandonó a Arancha de Benito antes de Semana Santa

Abril 8, 2008

Pese a que ni Guti ni Arancha de Benito han decidido pronunciarse sobre su enémisa separación, lo cierto es que el jugador del Real Madrid aprovecha las noches en compañía de señoritas de muy buen ver.

pq_492_guti.jpg

Es el cuento de nunca acabar, aunque ahora la historia puede haber llegado a su fin. Las alarmas saltaron hace un par de semanas cuando publiqué la noticia en exclusiva en la revista Qué Me Dices que Javier Huertas y Susana Cazorla, director y subdirectora, gestionan con acierto y éxito desmedido. Arancha de Benito y Guti se han vuelto a separar. Y parece que ésta es la definitiva, pues desde antes de Semana Santa el deportista no pernocta en el que, hasta el momento, ha sido su domicilio conyugal. Él decidió marcharse, quizás porque las continuas discusiones eran prácticamente diarias. Cuentan que de Benito está derrotada por la finalización de su romance. Quizás porque el último día de colegio de los niños antes de las fiestas de Pascua, acudió sola a recogerlos y a reunirse con los profesores para que le hicieran entrega del boletín de calificaciones de los pequeños. A su salida, su triste mirada fue inmortalizada por un grupo de aguerrido fotógrafos que se escondían entre coche y calzada. A la de Benito sólo le faltaba sacar el pañuelo, empapador de lágrimas negras, para que su berrinche fuera completo. Suerte que Aranchanchán tenía cerca a una de sus mejores amigas que logró consolar su pena. Las imágenes son realmente sobrecogedoras.
 
Entre Garamond y Serrano41
 
Sorprende que el jugador de las mechas imperfectas frunciera su ceño y amenazara brutalmente a los compañeros que a pie de calle le preguntaron acerca de su separación matrimonial. Admiro a la periodista que soportó las perlas verbales de un astro del balón que ya no destella como antes. El futbolista está indudablemente mosqueado, quizás porque ya se le ha cazado en brazos de otra maroma de apetecible anatomía. No es la misma que hace unos meses provocó un cisma casi irreparable. Cuentan que Guti le pidió perdón y se reconciliaron entre pétalos de rosas. Sin embargo, José María sigue dejándose llevar por el embrujo de Madrid la nuit en compañía de mozarronas de curvas vertiginosas. Hace un par de semanas, poco después de abandonar el domicilio que compartía con Arancha, el merengue se dejó ver en la famosa discoteca Serrano41 junto a una tinerfeña de rompe y rasga que, embutida en un brillante vestido de color berenjena, desató a un Guti al que pareció no importarle las miradas indiscretas. Poco después de las cuatro de la madrugada, Guti y la damisela se marcharon juntos con rumbo desconocido. Rechinó que a la mañana siguiente no acudiera al entrenamiento con el resto de su equipo. Y, aunque se excusó asegurando que había pasado mala noche, los maledicientes acusan su no asistencia a la juerga que se corrió. Pese a todo, no es la única vez que se le ha visto mimetizado con la noche. El pasado fin de semana se divirtió con una vistosa morenaza en la discoteca Garamond de Madrid. Quienes vieron la estampa, aseguran que el madridista no perdió el tiempo. Quién sabe. 

Por Saúl Ortiz