Menú Portada
Mientras CCOO y UGT acusan a FETICO y FASGA de claudicar ante los deseos de la patronal, estas denuncian a las primeras por firmar despidos y reducciones de salarios

Guerra abierta entre sindicatos tras la firma del Convenio Colectivo de las empresas de distribución

Febrero 7, 2013
pq_928_mani_centro.jpg

El pasado 31 de enero se firmaba el Convenio Colectivo que regirá en las grandes empresas de distribución, agrupadas en la patronal ANGED (Aki, Alcampo, Apple, Bricomart, C&A, Carrefour, Conforama, El Corte Inglés, Grupo Cortefiel, Grupo Eroski, FNAC, Hipercor, Ikea, Leroy Merlin, Media Markt, Toys`R`Us y WorldDuty Free Group), con los dos sindicatos mayoritarios del sector, FETICO y FASGA. Pero cómo suele ocurrir en estos casos, la negociación no ha estado exenta de polémica -no entre patronal y sindicatos, no-, sino entre las propias organizaciones sindicales.

La raíz del conflicto se sitúa en que los sindicatos de clase (CCOO y UGT), siempre han  sido minoría en este sector y los malos resultados se repiten en todas las elecciones sindicales. Con una representación mínima, las organizaciones lideradas por Ignacio Fernández Tojo y Cándido Méndez decidieron descolgarse de la firma por entender que perjudica a los 230.000 trabajadores empleados en el comercio, ya que según UGT “los sindicatos amarillos, FETICO y FASGA, han firmado con nocturnidad, alevosía y en un tiempo récord de 13 días un convenio colectivo ideal para las grandes superficies comerciales porque ni más ni menos es lo que quería la patronal”. En el lado contrario,  FETICO y FASGA que ostentan el 70% de los delegados, destacan que han conseguido casi todos los objetivos: la renuncia a la eliminación de tres pagas extras, suprimir la medida que vinculaba los salarios a las ventas de 2008, no permitir descuelgues salariales del convenio, no modificar la guarda legal o la incapacidad temporal y mantener turnos de vacaciones (21 días en verano y 10 en invierno, salvo en zonas de costa).

Golpes bajos

Pero esta rivalidad ha pasado a una guerra abierta con golpes muy bajos en las últimas horas. Por ejemplo, CCOO destacaba en su página web la noticia “Delegados de Fetico se dan de baja tras la firma del convenio de grandes almacenes” con frases como “ya comienzan a abrir los ojos los delegados, delegadas, afiliados y afiliadas a los sindicatos que esta madrugada con alevosía y nocturnidad han firmado el convenio de grandes almacenes”, aunque en realidad estas dimisiones sólo eran de 3 miembros del Comité de Empresa de Carrefour Los Prados, en Oviedo, uno de los pocos centros donde los sindicatos independientes no son mayoría y de un grupo de trabajadores (sin determinar el número), en Cartagena.

Frente a estos, FASGA les devolvió el golpe, con los últimos Convenios firmados por CCOO y UGT en modo de circular. Por ejemplo, el citado sindicato destaca como la firma del Convenio de Supersol se cerró con la pérdida para los trabajadores de una paga extra (siendo pioneros en rebajar salarios en comercio), con un salario variable en un 3% -en función de los resultados de la empresa-, traslados obligatorios y sin indemnización en caso de renuncia y cierre de 7 centros, en el Grupo Vips,  una rebaja de un 30% del salario. Y finaliza: “Peor es cuando actúan como empresarios”, con más de 700 empleados suyos despedidos en 13 ERES en los que aplicaron “la misma Reforma Laboral que tanto combaten”.

Una guerra abierta con recorrido, más convenios y elecciones sindicales a la vista, y es que con crisis y los recortes, cada delegado sindical vale su peso en oro.