Menú Portada
El nuevo técnico del FC Barcelona anunció con la boca pequeña que prescinde de los tres líderes del equipo

¿Guardiola no cuenta con Ronaldinho, Etoo ni Deco, como golpe electoralista de Laporta?

Junio 17, 2008

Josep Guardiola, nuevo técnico del FC Barcelona, anunció en su presentación de manera oficial que no cuenta con Ronaldinho, Deco ni Etoo en su plantilla. En estos momentos los tres jugadores están siendo objeto de ofertas para buscar destino, pero con este anuncio lo único que ha conseguido el técnico es devaluarlos un poco más en la difícil misión que está siendo encontrarles destino. La pregunta que se hacen los barcelonistas es si se trata de una decisión personal de Pep o el primer encargo ´electoralista´ de Joan Laporta en su afán por seguir en la presidencia.

pq_546_pep.jpg

Seguro que casi todos conocen el chiste del caballo que hablaba, limpia la casa, hacía la comida, lavaba la ropa e iba a la compra y que su dueño se lo vendió a un amigo por un dineral. Y pasados unos días se volvieron a encontrar los dos amigos y el amigo timado se quejaba de que el caballo no hacía nada de lo contado, que era un inútil, a lo que el propietario inicial le contestó, “si hablas así del caballo, ¿cómo vas a engañar a otro primo?” Pues ya saben quiénes son los caballos y quién el bobo que no va a venderlos. Como el que asó la manteca. Presentación oficial y primer gran patinazo. No me cuadra. Y si cuadra, que se prepare el barcelonismo.
Por eso, porque Pep Guardiola fue más bien tirando a listo, me pega más que el anunció no lo ha hecho Guardiola sino que éste se ha limitado a decir lo que su jefe Joan Laporta le ha pedido. Dar carnaza a la prensa contando lo que se supone que los seguidores querían oír, que su nuevo entrenador tiene las pelotas que le faltaban a su predecesor en el cargo, pese a lo cual todos los culés le querían. Porque entre otras cosas el anuncio de Guardiola no es cierto, como él mismo se encargó de matizar, en una frase que ya no saldría en titulares. “Si al final se quedan en la plantilla, contaré con ellos a muerte”. Qué remedio, como que Deco y Ronaldinho siguen siendo dos de los mejores futbolistas del mundo y Etoo, si no fuera porque rompe vestuarios, sería el delantero ideal para cualquier técnico.
Y ahora, véndelos por las millonadas que está pidiendo el Barça. Todas las ofertas, a la baja. Se trata de descartes, no de jugadores que no están en venta. Si de aquí al comienzo de la pretemporada han salido alguno de los tres, felicidades, pero a buen seguro que los ingresos no van a estar en consonancia con lo que valen. Sin entrar en más detalles, resulta que Pep sí cuenta con Rafael Márquez y con Thierry Henry. El primero resulta que tiene la novia en Madrid y se pasa más tiempo en el puente aéreo que en Can Barça. Y de Henry la Eurocopa está hablando por sí sola. Y dice que hay que fichar a un delantero centro de forma prioritaria. A éste le venden otro “caballo” goleador.

Laporta: “Pep une al barcelonismo”

Si a alguien le quedó alguna duda del ‘momentazo’ electoralista protagonizado por Guardiola y Laporta, el todavía presidente lo explicó por si alguien no se había enterado: “Pep es un elemento de cohesión que genera la unidad del barcelonismo. Estoy orgulloso de haber contribuido a esta historia tan bonita de Guardiola. Si volviera a nacer, me gustaría ser Guardiola”. Qué bonito, si no fuera porque en plena campaña electoral en 2003, la utilizó como banderín de enganche para que le votaran. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo.
En fin, un seguidor de Lillo en su forma de entrenar y ver el fútbol. Sí, ese Lillo, el que ha sido destituido de todos los equipos que ha dirigido y que acaba de dejar a la Real Sociedad en Segunda. Igual le nombra su ayudante, que algo habrá más lejos.
Pero como todo esto tiene tufo a campaña presidencial, el que se puede convertir en futuro presidente azulgrana no se queda quieto y comienza a lanzar nombres para parar el efecto Guardiola. Han filtrado que si Sandro Rosell gana unas hipotéticas elecciones en los próximos meses, ficharía al rojiblanco Kun Agüero. ¿El precio? ¡Qué más da!