Menú Portada

Graves tensiones en el seno de la familia real de Bélgica: desplazar a miembros de la Casa de los medios de comunicación para que no hagan sombra a los reyes Felipe Y Matilde

Abril 19, 2016
belgica

El pasado 17 de febrero los reyes Felipe y Matilde de Bélgica asistían en Bruselas a la tradicional misa en memoria de los distintos difuntos de la familia real belga. Una ceremonia sobria en la que también estuvieron presentes sus tías la princesa María Esmeralda, la princesa Lea de Bélgica, viuda del príncipe Alejandro, y sus primos la princesa Margarita de Luxemburgo y su esposo el príncipe Nicolás de Liechtenstein. Pero para gran sorpresa de estos cuatro últimos, al finalizar la ceremonia, los miembros del séquito de los reyes les solicitaron que saliesen del templo por una puerta accesoria y no por la principal, para así evitar hacer sombra con su presencia a Felipe y Matilde para quienes, parece ser, se reserva cada vez más todo el protagonismo en el ámbito público en tiempos en los que la familia real pasa por graves tensiones internas pues, según nos cuentan desde el entorno principesco, “nadie parece hablarse con nadie o llevarse bien con nadie.

Y es que desde la entronización del nuevo rey, en julio de 2013, y fallecida ya la emblemática reina Fabiola, en Bélgica parece haberse impuesto una nueva política dinástica que empuja hacia la periferia a los miembros de la familia que resultan más incómodos en grados distintos, con la intención de que luces y focos recaigan sobre Felipe y Matilde, cuya imagen se cuida en extremo, enfatizando con ello una idea de familia nuclear que recuerda a la que se sigue en el palacio de la Zarzuela. Pero es bien cierto que el reinado de Felipe I está consiguiendo lavar la imagen de la monarquía en un país con dos comunidades muy diferenciadas y muy golpeado por el terrorismo, y no cabe duda de que el gran apoyo del monarca es su esposa Matilde quien, según expertos locales, es una mujer enormemente trabajadora y con una imagen excelente que tiene más fuerza y mucho más poder del que el público se imagina. De ahí el interés de centrar todas las miradas sobre ellos.

A vueltas con la demanda de paternidad

Desde esa concepción dinástica los reyes salientes Alberto y Paola parecen haber quedado confinados a lo que algunos denominan ya como un exilio interior en su propio país, hecho que explicaría sus continuos viajes a Italia y a Francia donde semanas atrás visitaron en París a su prima la hija de los condes de Chaponay. A ello se suma que cada vez que el rey saliente Alberto ha hecho declaraciones públicas, desde el palacio de Laeken se le ha recordado que es mejor callar aventándose aún más el malestar existente en el seno de la familia. Así mismo, la figura del viejo rey continúa empañada por la demanda de paternidad que tiene interpuesta contra él por Delphine Boël, que en febrero pasado conseguía finalmente un dictamen a su favor del Tribunal Constitucional, que reconoce que el derecho de una persona a conocer la identidad de su padre biológico prima sobre la seguridad jurídica de los lazos familiares existentes. Sin embargo, y a pesar de esa victoria, Delphine ha declarado sin ambages a la prensa flamenca que su vida se ha convertido en un infierno en los últimos años, y que tiene constancia de que su nombre y el de su familia se encuentran incluidos junto al de terroristas y dictadores en una lista negra de personas políticamente prominentes que están siendo vigiladas de cerca por los servicios de la hacienda pública

Pero no menos difícil es la situación del príncipe Laurent, hermano de Felipe I, y de su esposa la princesa Claire que son los grandes olvidados de la familia real quizá a causa de sus reiteradas quejas de que el monto de su lista civil, 307.000 euros anuales, no les es suficiente para mantener su estatus real y su tren de vida. Los exabruptos del príncipe son de sobras conocidos como fue el caso, cuando en octubre del año pasado, llamó cretinos a los políticos en un acto público, o cuando en enero de este año se volvió hacia su guardaespaldas de color para decirle: Me alegro de tener a África representada aquí. Intervenciones muy desacertadas en las mismas fechas en las que el primer ministro Charles Michel le conminaba a devolver a la Hacienda Pública 16.000 euros, después de que un Tribunal auditor del estado informase de los enormes gastos personales que el príncipe había cargado al erario público con facturas de vacaciones de su familia en una estación de esquí, o cuentas de supermercado o del colegio de sus hijos. A tanto llegó la cosa que el Grupo parlamentario N-VA llegó a proponer retirarle su dotación anual durante 6 años como medida punitiva.

Zarzuela, como siempre: ni confirma ni desmiente la presencia del don Felipe y doña Letizia

De la quema solo se libran la princesa Astrid, hermana del rey, y su esposo el archiduque Lorenzo de Austria-Este, cuyo prestigio continúa siendo muy alto. El caché y la buena imagen de la reina Matilde es ciertamente uno de los grandes activos presentes de la dinastía belga, y en ese sentido cabe resaltar la continua presencia de los reyes junto a los afectados de los recientes atentados en Bruselas. A ella y a su esposo les veremos juntos a fines de este mes en las brillantes celebraciones por el 70 cumpleaños de su primo el rey Carlos Gustavo de Suecia, en las que ya sabemos que estarán presentes los reyes Harald y Sonia de Noruega con su hija la princesa Marta Luisa y su esposo, la reina Margarita de Dinamarca, sus hijos los príncipes herederos, y su hermana la princesa Benedicta. Quien no acudirá a la cita es el esposo de la reina danesa, el príncipe Enrique, que en estos días ha decidido renunciar a su título de príncipe consorte por considerar que ello se ajusta más a su nueva vida desde que meses atrás anunciase haber decidido disminuir su presencia en actos oficiales por su deseo de entregarse a una gozosa jubilación.

Mientras, en España continuamos sin saber si los reyes Felipe y Letizia decidirán sumarse a unos actos de enorme brillantez, pues en abril de 2015 si quisieron estar presentes en el 75 aniversario de la soberana danesa. Sin embargo, desde el Gabinete de prensa del palacio de la Zarzuela nos indican que la agenda para esos días aún permanece abierta y por el momento no puede haber confirmación alguna.

Ricardo Mateos