Menú Portada
Por discriminar a un aspirante por estar imputado en un delito y sí autorizar a otro en iguales circunstancias

Graves irregularidades obligan a suspender un examen de inspector de la Policía Local de Marbella

Marzo 5, 2009

La plaza convocada ya se aprobó en agosto del pasado año y no llegó a celebrarse al adolecer el único aspirante entonces, Javier Martín, de la titulación exigida para desempeñar la citada categoría


Hace escasas horas el Tribunal Calificador para la adjudicación de una plaza de Inspector en la Policía Local de Marbella, se ha visto obligado a suspender los exámenes ante las irregularidades detectadas en su convocatoria. La mayor y principal irregularidad se ha descubierto al no aceptar en principio la inscripción del subinspector Juan Esteban Saborido al encontrarse éste imputado en las diligencias judiciales del denominado Caso Malaya, dándose la paradoja que otro de los aspirantes es el actual Jefe de Estudios de la Academia de Policía Local, que también se encuentra imputado en varios casos.
Como recordarán, Javier Martín tiene abiertas diligencias por la desaparición de cuatro atestados judiciales que pertenecían a personajes famosos, como el sobrino de José María García y el paparazzi y colaborador de Telecinco Diego Arrabal, y más recientemente, el pasado viernes, también imputado por el Juzgado número 1 de Marbella, por un nuevo y supuesto delito idéntico al anterior, al ponerse en conocimiento del Juzgado de Guardia la aparición de otro atestado escondido en un cajón del propio despacho de Javier Martín González, de su época de máximo responsable de la Oficina de Atestados y Denuncias.
Ya, ayer por la mañana, se observaron actitudes preocupantes para el público en general y sobre todo, para el otro aspirante admitido a la fase de oposición, ya que el mencionado subinspector Martín fue saludado de manera efusiva por parte del tribunal calificador y especialmente por la delegada de Seguridad Ciudadana, María Francisca Caracuel, quien le estampo dos sonoros besos…Vamos que no importaba aquello de la mujer del César y las apariencias.
Cuando se constituyó la mesa, algunos miembros fueron advertidos del recurso planteado por el subinspector Saborido ante la negativa a ser aceptado como aspirante y la clara discriminación existente.

La segunda irregularidad: sólo en turno libre

La segunda irregularidad la plantearon los “supuestos” miembros del Tribunal en representación de los trabajadores, los sindicalistas integrantes del colectivo UPLB, quienes indicaron que la convocatoria tiene graves defectos y está viciada según los mismos. Su fundamentación principal la datan como no convocada la citada plaza, ya que la misma se aprobó en agosto del pasado año y no llegó a celebrarse al adolecer el único aspirante entonces, Javier Martín, de la titulación exigida para desempeñar la citada categoría, quedando anulada la convocatoria en base a la Ley de Coordinación de Policías Locales de Andalucía, artículo 40. Esta ley indica que una vez declarada desierta una convocatoria, en caso de volver a convocarse se debe realizar por turno libre. Para que se entienda, a esa plaza puede aspirar cualquier persona del territorio nacional que reúna los requisitos de estudios e idoneidad recogidos en la Ley Andaluza.
Todas estas irregularidades obligaron a algunos miembros del Tribunal, entre los que se encontraban técnicos de la propia Junta de Andalucía, a suspender la convocatoria y el examen. Es el talante que viene imprimiendo la concejala delegada de Seguridad Ciudadana, teniente de alcalde por el Partido Popular, en su gestión desde que tomó posesión en las pasadas elecciones municipales. Mientras a la inmensa mayoría de los agentes se les niega el pan y la sal y se actúa de manera contundente e incluso despótica, a sus allegados les allana el camino y el hábitat, con premios, pluses de productividad, etc, etc.