Menú Portada
El alcalde Madrid pretende construir una gran área comercial en el centro de la ciudad

Grandes negocios en torno a las licencias de Ruiz Gallardón

Noviembre 17, 2008

Se ubicaría en la actual sede de una conocida discoteca, Joy Eslava

pq_638_ruizgallardon_2.jpg

Lo anunciábamos en nuestra edición del pasado viernes: el Ayuntamiento de Madrid, atascado con la concesión de licencias y los funcionarios, desbordados, creen que la finalidad es la “externalización” del servicio. De hecho, los funcionarios apartados en su día por el “Caso Guateque” han regresado a la Junta de Distrito de Salamanca, aunque a diferentes puestos de trabajo. Y es que dicen que el alcalde de la capital de España, Alberto Ruiz Gallardón, saca partido hasta debajo de las piedras, aunque ahora una tragedia, la muerte del joven de 18 años, Álvaro Ussía a manos presuntamente de tres porteros de la discoteca “El Balcón de Rosales”, ha superado con creces la polémica en torno a la política de licencias del edil madrileño.
Según distintos testimonios recabados por extraconfidencial.com, los plazos que marcan las ordenanzas son incumplibles para los funcionarios y las colas de reclamación colapsan las Juntas. Al parecer esa era la intención final de Ruiz Gallardón para justificar la retirada a los concejales de Distrito capacidad para la concesión o denegación de las mismas y poder ejercer un control más férreo y directo.
Pero con “Guateque” no hay mal que por bien no venga a la hora de desvelar las verdaderas intenciones del Ayuntamiento. Según ha podido saber este periódico de fuentes solventes, Alberto Ruiz Gallardón tiene, entre otras, la intención de otorgar una licencia para la apertura, en pleno centro de la capital –muy cerca de la Puerta del Sol, sede de la Comunidad Autónoma de Madrid-, de una gran área comercial. El lugar elegido ni más ni menos que la actual sede de una conocida discoteca madrileña: Joy Eslava. Destino del nuevo centro de reunión: la calle Núñez de Balboa.
Y como se pueden imaginar el concejal del Distrito correspondiente está que trina. Y más los vecinos, la mayoría votantes del Partido Popular, que ven peligrar la tan más ansiada tranquilidad y seguridad en Madrid. Y es que Alberto Ruiz tiene un problema: algunos de ellos han sido designados por la presidenta de la CAM, su gran enemiga, Esperanza Aguirre.