Menú Portada
Resulta muy sospechoso ese canje de terrenos dotacionales: la Castellana por Carabanchel

Gran varapalo a Florentino Pérez: el TSJM tumba el nuevo Bernabéu, que ya no podrá construirse

Febrero 10, 2015

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid se anticipa con su sentencia a la posibilidad que circulaba por los cenáculos judiciales de la capital de España de que el Tribunal Supremo le fuera a dar la razón en la suspensión provisional que el TSJM formalizó en octubre de 2014 y que le permitiría comenzar las obras en el próximo mes de marzo
Queda en entredicho tanto, el acuerdo alcanzado con el fondo de inversión IPIC (International Petroleum Investment Company), propiedad del emirato árabe Abu Dhabi, cifrado en unos 400 millones de euros, como el cambio de nombre del Estadio Santiago Bernabéu como pretendía el presidente de ACS
La nueva fórmula de Florentino Pérez pasa ya obligatoriamente por la modificación, no puntual, sino total del Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad de Madrid, y que ya no solo depende del ayuntamiento capitalino, sino también de la Comunidad de Madrid


El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ha resuelto en una sentencia de gran trascendencia política y deportiva, a la que ha tenido acceso Extraconfidencial.com, tumbar y paralizar definitivamente la ampliación del Estadio Santiago Bernabéu, al considerar no legal el Convenio Urbanístico al que llegaron el club que preside Florentino Pérez y el Ayuntamiento de Madrid, regido por Ana Botella, cuyo marido, José María Aznar, es uno de los asiduos al palco del Estadio Bernabéu. Con esta decisión el TSJM impide la ampliación del Bernabéu al considerar no sujeto a ley el nuevo plan parcial para esa zona del Paseo de la Castellana autorizado por el Ayuntamiento de la capital de España. Se trataba de construir en terrenos dotacionales próximos al Estadio un espacio de ocio, con hoteles, restaurantes, parking, utilizando además una gran edificabilidad.

El TSJM considera como no viable que en el convenio urbanístico se llegara a un acuerdo en el que el Ayuntamiento de Madrid a cambio de ceder esos terrenos dotacionales del Paseo de la Castellana aceptara otros que le canjeaba el Real Madrid en el barrio de Carabanchel, donde ni siquiera el Plan General de Ordenación Urbana (PGOUM), del propio consistorio madrileño ha recogido en esa zona ningún terreno dotacional para colegios, ambulatorios, bomberos, etc. Dice el TSJM que para qué quiere ahora el Ayuntamiento unos terrenos en Carabanchel de uso dotacional que le entregaba el Real Madrid cuando ni siquiera los tiene previstos en su Plan General de Ordenación Urbana.

Considera el TSJM que el convenio urbanístico que se firmó entre el Real Madrid de Florentino Pérez y el Ayuntamiento de Ana Botella no se ajusta a lo que necesita la ciudad de Madrid. Y que es muy extraño ese canje de terrenos dotacionales, la Castellana por Carabanchel, por lo que paraliza definitivamente ese plan parcial que se aprobó por el Ayuntamiento para la zona de la Castellana en torno al Santiago Bernabéu echando por tierra todas las obras y ampliaciones previstas.

Los planes expansivos de Pérez, al traste…de momento

Esta sentencia del TSJM tira por tierra todos los planes expansivos del Real Madrid y de su presidente Florentino Pérez, quien habrá de idear una nueva fórmula para construir su nuevo Bernabéu, pero que pasa ya obligatoriamente por la modificación –ya no parcial, sino completa- de todo el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad de Madrid, y que ya no solo depende del ayuntamiento capitalino sino también finalmente de la Comunidad de Madrid

Pero esta modificación total del PGOUM para cambiar los usos de los terrenos dotacionales próximos al Estadio Santiago Bernabéu, por lógica, no podrá producirse antes de las próximas elecciones autonómicas y municipales de esta primavera. Por lo que habrá que esperar, otra vez por lógica, a ver quien es el nuevo gobierno del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid y ver si están o no de acuerdo con los planes expansivos de Florentino Pérez de construir un gran centro de ocio en torno a la ampliación del Estadio Bernabéu. Un sueño por ahora perdido para el mandamás blanco, quien se ha encontrado de bruces con los jueces del TSJM.


Demanda de Ecologistas en Acción

Ante las grandes dudas que planteaba esta operación, Ecologistas en Acción presentó una demanda de paralización basándose en la investigación que la Comisión Europea realiza en relación a las posibles ayudas ilegales que habrían concedido al club de fútbol desde distintas Administraciones Públicas. Dentro de la investigación estaban precisamente la permuta de una parcela en Las Tablas y de cuatro parcelas en las calles Mercedes Arteaga y Jacinto Verdaguer, en el Barrio de Carabanchel. Estas permutas eran la pieza clave para posteriormente aprobar la modificación puntual del Plan General De Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM), como finalmente se hizo.

Tanto el Real Madrid como el Ayuntamiento negaron en su día esta vinculación y además, consideraron que Ecologistas en Acción no estaba legitimado para entrometerse en una investigación abierta por la Comisión Europea por posible vulneración a la libre competencia, dado que no es competidor del club de fútbol

Pero el TSJM desestimó el pasado octubre estos argumentos al entender que las permutas de terrenos plasmadas en un convenio que se firmó entre el club de fútbol y el Ayuntamiento de Madrid, en julio de 2011, determina la configuración del ámbito sobre el que recae la modificación puntual, recurrida por Ecologistas en Acción, al tiempo que forman parte de los hechos investigados en Europa.

Un negocio de 400 millones que se puede ir al traste

Ecologistas en Acción consideró que Florentino Pérez, estaba teniendo una actitud prepotente y de desprecio a la Justicia madrileña, al haber formalizado acuerdos con el fondo de inversión IPIC (International Petroleum Investment Company), propiedad del emirato árabe Abu Dabi, para que financiara las obras de ampliación, del estadio cifradas en unos 400 millones de euros, que ahora ya no se llevaran finalmente a efecto.

Esta nueva jugada especulativa se unía a la que intentó cerrar ya en su día Florentino Pérez y el Ayuntamiento de Madrid, gobernado entonces por Alberto Ruiz Gallardón, para favorecer presutamente al Real Madrid, ya que permitía que se hiciese con unos preciados terrenos valorados en total en el convenio urbanístico en 19,9 millones de euros, una cifra patrimonial ridícula sólo en comparación con lo que de verdad vale el metro cuadrado edificable frente al Estadio Santiago Bernabéu.

Según el convenio firmado y aprobado por la Asamblea de Socios del Real Madrid, el club dispondrá de 3.600 metros cuadrados frente a la puerta cero del Bernabéu (un terreno hoy pelado utilizado de parking para unidades móviles), y que tiene la calificación de equipamiento deportivo, pero donde Florentino Pérez -con el beneplácito del Ayuntamiento de Madrid-, logró inicialmente cambiar su calificación a uso privado y donde pretendía edificar un gran centro comercial con hotel incluido con vistas al propio campo de fútbol. Según acaba de determinar el TSJM se pretendía realizar bajo el paraguas de una operación financiera de gran complejidad jurídica y legal que ahora no podrá materializarse.