Menú Portada

Gran Premio de Japón: El día que Fernando Alonso estalló

Septiembre 27, 2015
alonso japon

No aguantó más y lo soltó por la radio, “esto es un coche de GP2” (categoría inmediatamente inferior con menor potencia y prestaciones) mientras los monoplazas menos dotados de la parrilla le dejaban atrás con una facilidad pasmosa. Fernando Alonso, bicampeón del mundo de Fórmula 1, el eterno favorito, el piloto al que toda la parrilla teme, es el palabras de su compañero Jenson Buttonun samurai sin espada ni armadura”.

Durante el Gran Premio de Japón, país de procedencia de su motorista y decimocuarta carrera de la temporada, los McLaren-Honda no pudieron hacer más que apartarse ante los embates recibidos por prácticamente todos los participantes. Tras un doble abandono en la carrera anterior y corriendo ante su público, el equipo necesitaba obtener un resultado positivo. Aunque el concurso en la tanda clasificatoria fue alentadora, en el momento en que el coche es cargado con el combustible necesario para disputar una carrera completa, evidencia su falta de potencia y escasa eficacia general. El asturiano plantó su monoplaza en la decimocuarta plaza de la parrilla y su compañero dos puestos más atrás, pero no hizo más que comenzar la carrera cuando en unas pocas vueltas ya les habían pasado casi todos los coches que habían dejado atrás el sábado.

El estallido de Alonso

Ante la sonrojante situación, Alonso estalló por la radio, “esto es un GP2, vergonzoso, vergonzoso”, se le escuchó decir en la retransmisión que llegó a oídos de todo el planeta. El de Oviedo no da puntada sin hilo y sabe que esto fue una puya en el centro del pecho de los nipones ante la humillación que estaba sufriendo. Poco después volvió a la carga en un par de ocasiones más usando mensajes parecidos y en los que no dejaba demasiado bien a su equipo, y en especial a su motor. En palabras de Martin Brundle, expiloto y comentarista de la BBCestos son comentarios de alguien que quieren que le despidan”. Al acabar la carrera Fernando fue preguntado sobre su continuidad en la formación británica, algo que ha sido puesto en duda recientemente por Flavio Briatore, a lo que respondió “no lo se, pero mi idea es quedarme para ganar juntos”. A nadie escapa que comentarios parecidos desgranaba el año pasado al asegurar que se quedaría en Ferrari pasara lo que pasara y poco después anunció su marcha de Maranello.

Alonso tiene contrato con McLaren-Honda por dos años más, pero es alguien a quien el papel firmado no pesa excesivamente a la hora de tomar decisiones. Contrato tenía con este mismo equipo al acabar 2007 y se marchó, al igual que existía un acuerdo rubricado con Ferrari con más tiempo del que estuvo e igualmente salió por la puerta cuando lo consideró oportuno. Tener contratado a Alonso no garantiza su permanencia a menos que crea en el proyecto que se le presenta, y muchos empiezan a ver ya una salida hacia otros posibles destinos que le aporten las satisfacciones que la Fórmula 1 no le regala. Viendo el actual estado de su formación, es muy posible que el año que viene tampoco vaya a haber una mejora contundente y por ello muchos le ven mirar a otros horizontes.

Más cerca de la salida

El bicampeón se marchó de Ferrari porque quería ganar, porque creía que vestido de rojo no conseguiría gran cosa más de la lograda (tres subcampeonato del mundo) y sin embargo ahora mismo, a cinco carreras del final, está clasificado decimosexto, mientras que Sebastian Vettel, heredero de su encarnado asiento, está tercero en la general tras los imbatibles Mercedes, ha conseguido once pódiums y ganado tres carreras con un déficit de puntos con respecto al líder de alrededor de un 20%. ¿Un error? Bueno, Vettel ha mejorado mucho sus resultados con respecto a 2014, pero los resultados de Alonso han empeorado, y bastante.

alonso japon2

Otro que tiene contrato para seguir el año que viene es precisamente su socio, Jenson Button, que tampoco se cortó demasiado por su radio durante la carrera de Japón. Su rostro tenso y poco expresivo durante las últimas semanas delata su descontento, y hasta Jessica Michibata, una de las mujeres más atractivas y risueñas de todo el paddock tampoco muestra su habitual sonrisa. El rumor disparado hace unos días desde medios ingleses apunta a que Button, hastiado de no ganar bien podría abandonar la competición tras quince años consecutivos en la F1. Al respecto, Ron Dennis, dijo a los medios enviados a Japón que el equipo no pondría pegas a la decisión que tomase el Campeón del Mundo de 2009, pero que les gustaría seguir contando con él para al menos el año que viene, pero las señales hacen pensar que está más cerca de la puerta que de su asiento, a pesar de que el responsable del equipo cuente con los dos para 2016.

Un desperdicio de talento

De poco sirven las buenas palabras de todas las partes, las cenas ‘de equipo’ con los ingenieros orientales, o los tuits con frases inspiradoras si no hay mejoras visibles, y en todo el año apenas las ha habido. Los McLaren-Honda, un binomio imbatible en otros tiempos, está prácticamente donde estaba a principios de año. Al acabar la prueba nipona, Alonso se contuvo y estuvo tranquilo, sin lanzar dardo alguno ni gestos de hacia su escudería. Eso si, se quejó de haber estado luchando contra pilotos que jamás pisarán un pódium y a los que veía cometer errores de bulto en las curvas, pero era llegar las rectas y decirle adiós de manera instantánea. “Cuando te adelanta alguien como Ericsson, es duro… Al menos hemos acabado con los dos coches y parecen haberse solucionado los problemas de la última carrera”.

En las últimas semanas rara es la comparecencia que realiza Fernando sin sus gafas de sol puestas, incluso en interiores. Quiere taparse, cubrirse, sufre. No merece esto pero no puede hacer nada. Un enorme desperdicio de talento, de espectáculo y una pérdida para este deporte.

José M. Zapico

@VirutasF1