Menú Portada
Un juez ha admitido a trámite la denuncia de un periodista español contra el gigante de Internet

Google se enfrenta a una demanda histórica y letal para su negocio

Octubre 1, 2008

Si un juez de Madrid decide que el buscador “Google” no puede colgar informaciones falsas de personas o instituciones aunque las haya recogido de otros medios de comunicación, estaremos probablemente ante el principio del fin del magnate de la Red. Porque un periodista español les ha denunciado por difundir informaciones falsas sobre él y la demanda ha sido admitida a trámite.

pq__eric.jpg

Es su presidente y propietario, Eric Schmidt, el principal implicado y puede darse que si el juzgado decreta que haya juicio, al tiempo que se sienta en el banquillo, recogerá de manos del Príncipe de Asturias el premio que lleva su nombre en el apartado de la comunicación.
Google, el buscador de Internet número uno del mundo, es posiblemente en los últimos tiempos la sociedad más demandada del planeta. Sus incalculables ingresos a costa de lo que los demás aportan a la Red no pasan desapercibidos para nadie y muchos de ellos han decidido ponerle coto o al menos sacar provecho de ello.
Se da la circunstancia de que al propio propietario de Google no le gusta que le apliquen su propia medicina y cuando otra compañía utiliza el nombre o la imagen de Eric Schmidt reacciona de forma furibunda. Schmidt vetó el acceso a través de su buscador a la web de la compañía especializada en tecnología News.com, por atreverse a usar el nombre de su presidente en un artículo sobre la amenaza hacia la privacidad que podría representar el buscador de Internet. News.com utilizó el nombre del presidente ejecutivo de Google como ejemplo para explicar la peligrosa facilidad con que se encuentra información personal en el buscador.
Por ahí se dirigen los pasos de la demanda del periodista español presentada en los juzgados de Madrid. Google no retira la información de sus enlaces cuando se le requiere pese a que la noticia sea falsa o calumniosa. Ello da lugar a que cualquiera que busque algo referente al perjudicado se encuentre con la falsedad. Como dijo en su día el ex presidente Felipe González, “calumnia, que algo queda”. Y en Google no sólo queda sino que se multiplica por infinito.
Puede que para los representantes legales de Google se trate de una demanda más, aunque su alcance puede ser definitivo para la empresa americana. Si el juez falla que no se pueden colgar noticias falsas, Google tendrá que inventarse un sistema para bloquearlas. ¿Y cómo sabrá qué es cierto y qué no? Imposible.
Hasta ahora a Google se le han presentado demandas por muchos conceptos y las que ha perdido han sido numerosas. Viacom Inc. lo demandó por 1.000 millones de dólares por una “masiva infracción de derechos de autor”, supuestamente cometida por su división Youtube. Eric Schmidt dijo que las demandas han sido la base de Viacom, dueña de MTV Networks, del estudio de cine Paramount y del desarrollador de videojuegos Harmonix: “Viacom es una compañía hecha en base a demandas, miren su historia”. Viacom demandó a YouTube para que retire miles de segmentos de sus programas más populares como The Daily Show with John Stewart, The Colbert Report y South Park.
Otra demanda célebre contra Google fue la de la liga inglesa de fútbol y la discográfica Bourne, a la que se unieron ocho compañías más, por alentar la violación de los derechos de autor. Se espera que Google pacte una indemnización con todos ellos, lo mismo que en su día hizo pagando 90 millones de dólares para poner fin a la disputa relativa a los fraudes en su sistema de publicidad interpuesta por varios comercios de Estados Unidos en 2006.
En el caso de España la actual demanda no es la primera. La cadena Telecinco ya interpuso una demanda cntra YouTube por difundir ilícitamente, y sin autorización, sus contenidos de Telecinco.