Menú Portada
Comparten celda en la cárcel de Soto del Real

Giro espectacular en la Operación Gürtel: Correa y Crespo podrían haber contado toda la verdad

Junio 8, 2009

Francisco Correa y Pablo Crespo están imputados por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad en la conocida como Operación Gürtel que instruyó el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Ahora, comparten celda en la madrileña cárcel de Soto del Real. Fuentes penitenciarias aseguraron a este periódico que Correa podría tener tendencias suicidas y es su compañero Crespo el encargado de tranquilizarle.

Pero tanto Correa como Crespo podrían haber decidido cambiar la estrategia de su defensa. Y así lo han hecho en su segunda declaración ante el juez Antonio Pedreira, instructor del caso en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM): variar su primera estrategia, la que siguieron ante Baltasar Garzón de negar todos los hechos que se les imputaban. Ahora, la mecánica ha sido diferente. En la mencionada segunda declaración manifestar todo su conocimiento con respecto a todos los hechos de los que son imputados en una clara colaboración con la Justicia.

Malas experiencias

Pablo Crespo no ha sido indiferente al hecho. En concreto, sufrió en sus carnes la angustia que provoca el quedarse en la calle sin apenas ingresos y las maniobras de algunos políticos cuando trabajas con ellos, como le ocurrió a él tras ser cesado como jefe de Gabinete de José Cuiña, ex consejero de Obras Públicas de la Xunta de Galicia. Pablo Crespo conoce los vaivenes de la política desde su padre que fue brazo derecho del ministro de Información y Turismo, Pío Cabanillas, en Galicia. Casualidades de la vida. Ahora, no quiere que le pille dos veces el mismo toro.

El caso es que, según ha podido saber este periódico de fuentes de absoluta solvencia, tanto Crespo como Correa, este por influencia de aquel, tras prestar una primera declaración ante el magistrado Baltasar Garzón en la que no aceptaron ninguno de los delitos que se les imputan, habrían decidido contar toda su verdad. Y ¿quién es el artífice de este milagro? Un misterio que desvelaremos en nuestra edición de mañana.