Menú Portada

Gil Marín y Cerezo se deshacen en promesas a Simeone: no quieren perder a su referente a final de temporada

Febrero 29, 2016

El contrato del técnico argentino termina en junio de 2020, pero una cláusula le permite marcharse a final de cada temporada si no está satisfecho

simeone

En el Barcelona la estrella, indiscutiblemente, es Leo Messi. En el Real Madrid hasta hace no mucho no había dudas: era Cristiano (ahora se postulan para ese puesto jugadores como Bale, Benzema o Modric). En el Atlético la realidad es bien distinta: a pesar de la irrupción de futbolistas tan determinantes como Antoine Griezmann o Koke, el referente sigue estando en el banquillo. Su nombre es Diego Pablo Simeone, ese entrenador que ha conseguido lo que parecía imposible: revertir la tendencia de un club históricamente ganador abocado antes de su llegada al sempiterno fracaso.

La renovación del Cholo de hace casi un año (24 de marzo de 2015) fue celebrada en la planta noble del Vicente Calderón como si de un título se tratase. Entre la afición, el impacto fue tremendo. Todos saben que ha sido el argentino el que ha inoculado el germen de la competitividad en el últimamente bajo de defensas ADN rojiblanco. Sin embargo, esa renovación tenía truco: en la letra pequeña está bien claro que el contrato, que termina en junio de 2020, será revisado cada temporada, por lo que puede rescindirse al final de cada campaña si el técnico no se siente satisfecho con el rumbo de los acontecimientos. No es extraño tratándose de quien se trata: Simeone exigió una renovación “partido a partido”.

Miedo en la directiva rojiblanca

La victoria del Atlético en el derbi del Bernabéu ha henchido de orgullo a sus aficionados, que recuerdan con sorna aquella pancarta que no hace mucho les recibía en Chamartín: “Se busca rival digno para derbi”. Parece que ya lo han encontrado. Los seguidores rojiblancos, además, valoran el esfuerzo del equipo, que el jueves a las 6 de la mañana aterrizaba en Barajas después de jugar en Eindhoven. Pero el partido del sábado no ha llenado de euforia a Simeone. Ni mucho menos. El técnico es consciente de que la Liga está casi imposible (la distancia con el Barcelona sigue siendo de ocho más el average) y la Copa ya quedó atrás. Con lo cual, queda la Champions, donde los suyos no jugaron su mejor partido en Holanda y tendrán que sufrir para estar en cuartos. Y en esa ronda ya casi no hay peritas en dulce. En fin, que hay muchas posibilidades de que este año no haya visita a Neptuno.

Por eso, el pánico ha entrado con fuerza en las altas esferas atléticas, que básicamente se limitan a dos figuras: en primera y mayor instancia a la de Miguel Ángel Gil Marín, el consejero delegado y el que toma las decisiones en el Atlético y en segundo plano, a la del presidente, Enrique Cerezo, portavoz de la casa colchonera pero con escaso margen de maniobra. No quieren que el Cholo se plantee un cambio de aires si la temporada termina en blanco. La consigna es clara: “se puede ir cualquier jugador antes que Simeone”.

Por el lado económico es complicado convencer a un técnico tan ambicioso como Simeone: ahora mismo cobra 6 millones de euros netos y está en la lista de entrenadores mejor pagados del mundo. Pero el Cholo siempre antepondrá el proyecto al dinero. Por eso, Gil Marín le ha transmitido que, de cara al próximo verano, cumplirá todas sus exigencias con respecto a la confección de una plantilla que pueda pelear por todo y que se acerque, en la medida de lo posible, a Real Madrid y Barcelona.

Tres fichajes de postín y ninguna salida importante

Simeone dio el visto bueno a la salida de Jackson Martínez. Entendió que una oportunidad así no podía dejarse escapar pero fue claro con la directiva. El reputado técnico argentino cree que puede aguantar la recta final de la temporada con un delantero menos, pero exige una serie de puntos innegociables para continuar en el Atlético una temporada más. El primero de ellos es que no se marche ninguno de los referentes del equipo. Para Simeone, actualmente hay cuatro jugadores intocables, uno por línea: Oblak, Godín, Koke y Griezmann.

Pero su visión de futuro va más allá: Simeone quiere, para empezar, un delantero Top y aquí no cederá un ápice. La primera opción es Diego Costa pero sobre la mesa también hay nombres de viejos conocidos (por estar en la agenda rojiblanca) como Edinson Cavani o Gonzalo Higuaín. Aparte de un delantero centro, rematador, un ariete de toda la vida, el Cholo también quiere un segundo atacante que pueda hacer las veces del propio Costa cuando acompañaba a Falcao. Podría tratarse de un mediapunta, un interior o un extremo. Jugadores como Ighalo, Lavezzi (tendría que renunciar a su alta ficha para dejar China y volver al fútbol de élite) o Araujo encajan en ese perfil.

Simeone confía en su retaguardia, pero también se plantea mejorar su medio del campo. El argentino espera poder colocar a Koke de una vez por todas como pivote y ha pedido un hombre de su calidad para jugar en la posición de interior, aunque sin descuidar las tareas defensivas (esenciales en el esquema de Simeone). En Chile ya ha aparecido el nombre de Arturo Vidal, jugador que tendría que cambiar mucho sus costumbres para recalar en el Atlético de Madrid.

Inter o Chelsea, tentaciones

Simeone siempre ha dicho que le gustaría, algún día, convertirse en seleccionador argentino pero parece que aún es pronto para ese momento. Al Cholo aún le queda mucho que ofrecer en cuanto a clubes se refiere. Desde hace años siempre se le ha relacionado con dos entidades europeas de máximo nivel: Chelsea e Inter. Parece que la entidad inglesa ya tiene dueño para su banquillo el curso venidero: se trata del italiano Antonio Conte. Por su parte, los italianos pueden necesitar un revulsivo la próxima campaña. Sea como fuere, al Cholo no le van a faltar novias. No obstante, el argentino sabe que en ningún sitio va a tener la capacidad de decisión que posee en el Atlético, club por el que además profesa amor verdadero. Por eso, su idea es quedarse en la que considera su casa al menos una campaña más, pero no lo hará a cualquier precio.

Felipe de Luis Manero

@felipedeluis99