Menú Portada
Los Técnicos de Hacienda consideran que este gravamen es ´justo´ y ´solidario´, aunque debería tener carácter temporal

Gestha respalda la restauración del Impuesto de Patrimonio y pide a las CC.AA. que no apliquen bonificaciones para eludirlo

Septiembre 15, 2011
pq_927_Mollinedo.jpg

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) mostraron hoy su apoyo a la restauración del Impuesto de Patrimonio para fortunas superiores a los 700.000 euros, ya que a su juicio se trata de un tributo ´justo y equitativo´ gracias al cual se podrán gravar las rentas más altas, que en muchos casos escapan al control del Fisco de forma fraudulenta o mediante distintos subterfugios legales.

En este sentido, el colectivo hizo un llamamiento a las comunidades autónomas para que no apliquen bonificaciones al pago de este impuesto durante su tiempo de vigencia, ya que de hacerlo no sólo renunciarían a unos ingresos vitales para reducir el elevado déficit autonómico, sino que también estarían disminuyendo el reparto solidario de las cargas fiscales entre contribuyentes.

 


Tres CC.AA. acaparan el 65% de la recaudación 

Concretamente, y según las estimaciones realizadas por Gestha a partir de los datos del ejercicio 2007 -último en que estuvo vigente el Impuesto de Patrimonio-, cerca de una tercera parte de los 1.080 millones de euros que el Ejecutivo espera recaudar con esta medida corresponderían a la Comunidad de Madrid (323 millones), cuya bonificación del 100% fue aprobada al comienzo de la legislatura.

También Cataluña, con 271 millones de aportación estimada, mostró en un principio ciertas reticencias a la aplicación de esta medida, postura que todavía mantienen la Comunidad Valenciana (109 millones) y varias otras comunidades sobre las que recae gran parte de la recaudación de este impuesto.

De no aplicarse un criterio uniforme en el ámbito nacional, Gestha alerta de que podría producirse una deslocalización de patrimonios, a través de la cual muchos poseedores de grandes fortunas podrían modificar su domicilio fiscal hacia las comunidades autónomas que eximan de su pago.

Por el contrario, el colectivo considera que la restauración del Impuesto no alentará una fuga de capitales al exterior, ya que a este gravamen se debe contribuir por la fortuna mundial, es decir, tanto la situada en España como la del extranjero.


Los declarantes pagarán un 36% menos de media

Tal y como muestra la estimación ofrecida por el Gobierno, la recaudación prevista por la reinstauración del Impuesto de Patrimonio es significativamente inferior a la registrada durante el último año de vigencia de este gravamen.

Esta situación se debe, según Gestha, a que el alza del mínimo exento hasta los 700.000 euros reduce a su vez las bases liquidables, lo que se traduce en un menor pago a partir del mismo patrimonio. Concretamente, los 160.000 declarantes que estima el Gobierno aportarán 1.080 millones de euros, un 36% menos que los cerca de 1.700 millones de euros con los que cargarían bajo las condiciones vigentes en 2007.

A ello se suman los efectos de la crisis iniciada en 2008, a raíz de la cual la mayor parte de las acciones redujeron su valor, siendo este uno de los principales activos gravados por el Impuesto de Patrimonio.

Para compensar esta caída recaudatoria, los Técnicos de Hacienda proponen aumentar la tarifa progresiva para, al menos, mantener la recaudación individual obtenida en el ejercicio 2007. Asimismo, consideran indispensable un aumento del control sobre el fraude y la elusión de este impuesto, que en 2007 cometieron casi 20.000 personas con patrimonios de entre 1 y 10 millones de euros, y otros casi 4.000 ciudadanos cuya fortuna individual superaba esta cifra.

Ante esta situación, el colectivo aboga por cerrar todas las posibles vías para eludir el pago de este impuesto, como las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV), las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE), las sociedades patrimoniales o las instrumentales; una acción que podría verse complementada con la autorización a los Técnicos del Ministerio de Hacienda para investigar a las grandes fortunas.


Sin doble imposición

En medio del debate surgido en torno a la conveniencia de este impuesto, los Técnicos de Hacienda mostraron su apoyo sin paliativos a la recuperación de este tributo, una medida que vienen solicitando desde hace años por considerar que no sólo constituye “una vía óptima de ingresos” para el Estado sino también una de las bases necesarias para cumplir con el principio de justicia redistributiva fiscal.

Así, rechazaron que el gravamen produzca una situación de doble imposición, como se está argumentando, ya que un 96% de los contribuyentes al IRPF -al que se someten todos los ciudadanos- declara ganar menos de 60.000 euros. Estos ingresos dejan poco margen al ahorro, pues en su mayor parte se destinan al consumo, que se ve gravado por el IVA.

Según el colectivo, esta situación es muy diferente de la de los 160.000 ciudadanos que declaran ganar más de 120.000 euros -un 0,8% del total-, quienes además de consumir tienen capacidad de obtener un ahorro que no tributa.

El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, señaló que “en tiempos de dificultad es justo que quienes más tengan sean quienes más aporten para salir adelante, al igual que ya se han ofrecido voluntariamente a hacer las grandes fortunas francesas o alemanas, especialmente cuando ellos soportan con menor intensidad los recortes sociales aprobados en pensiones, sueldos, ERE´s, indemnizaciones por despido, acceso a la jubilación o la subida del IRPF y del IVA”.

En este sentido, el colectivo recuerda que la figura del Impuesto de Patrimonio tiene plena vigencia en países de nuestro entorno como Noruega, Suiza, Luxemburgo o Francia -país que además acaba de aumentar su presión fiscal sobre los grandes salarios-, lo que “desmiente que este tipo de instrumentos sean anticuados o ineficaces”.