Menú Portada
Los Técnicos de Hacienda cifran el impacto sobre la recaudación del IRPF en el 6,8%

Gestha estima que el ahorro medio por la rebaja fiscal del IRPF será de 170 euros

Junio 23, 2014
pq_929_montoro-copia.JPG

El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha estimado que el ahorro medio de la rebaja del IRPF será de 170 euros al año por contribuyente.

Además, Gestha ha calculado que, teniendo en cuenta el coste de 4.800 millones de la medida, su impacto sobre la recaudación anual del IRPF será del 6,8%, tomando como referencia los 69.951 millones recaudados en 2013 por este impuesto.

Así, Gestha ha calificado la reforma del IRPF como de “retoques puntuales” y no una auténtica reforma completa del sistema tributario que garantice los principios de suficiencia y equidad, lo que también permitiría el cumplimiento del objetivo de déficit, que Bruselas ya ha avanzado que no está asegurado con las medidas aprobadas por el Gobierno.

Los técnicos de Hacienda han vuelto a señalar que la progresividad es la gran perjudicada de esta reforma al simplificar de siete a cinco los tramos actuales del IRPF.

Por otra parte, Gestha ha valorado positivamente que en el IRPF esté exenta la ganancia patrimonial derivada de la dación en pago de la vivienda habitual.

Asimismo, se ha mostrado de acuerdo con la rebaja hasta 8.000 euros en la aportación máxima de los planes de pensiones que se puede deducir aunque sea un “pequeño paso para reducir tímidamente la regresividad de la desgravación que utilizan con mayor intensidad las personas con mayores ingresos”.

Un nuevo apoyo a la banca al mantener su tributación en el 30%

Por otra parte, Gestha ha valorado como un “nuevo apoyo gubernamental” a la banca al mantener su tributación en el 30%, incluso a pesar de que es superior a la del resto de sociedades.

En este sentido, han destacado que someterlas al 25% exigiría recalcular los créditos fiscales que ascendían a 38.377 millones en 2011.

Estos créditos fiscales, han explicado, se corresponden con las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores, calculadas con el tipo nominal del 30%, por lo que bajar el gravamen provocaría un deterioro de los activos de las entidades financieras de casi 6.400 millones.