Menú Portada
"Es la mujer de mi vida", dice

Gerard Piqué no descarta casarse con Shakira

Marzo 1, 2011

Me cuentan que Gerard y Shakira tienen intención de formalizar su relación ante los ojos públicos. Es más que probable que en las próximas semanas, ambos comparezcan públicamente para sellar definitivamente su amor.

pq_925_pique.jpg

Forman una de las parejas más carismáticas del mundo del papel cuché. Todos hablan de ellos. La presión llega a ser ciertamente agobiante. Piqué y Shakira están en el ojo del huracán. Todos sus movimientos son analizados con lupa por los periodistas y comentaristas de los principales medios de comunicación. Todos buscan la fotografía del beso que podría alcanzar un valor cercano a los trescientos mil euros. Algo menos de la mitad se pagó por una instantánea en la que aparecían cogidos de la mano tras una copiosa cena con unos amigos.
 
Me cuentan que Gerard y Shakira tienen intención de formalizar su relación ante los ojos públicos. Es más que probable que en las próximas semanas, ambos comparezcan públicamente para sellar definitivamente su amor. No sería extraño, quizás porque Guardiola parece que ha dado un toque al deportista para que, o no se oculte de los medios de comunicación, o zanje de una vez por todas todos los comentarios que se vierten en los programas de televisión.
 
Los mentideros de Catalunya hierven. Son muchos los barceloneses que aseguran que Shakira y Piqué comparten noches en los restaurantes más caros de la ciudad condal. De hecho, con cierta asiduidad, el catalán y la colombiana, compran comida asiática en un japonés de alto nivel. Además, advierten que el jugador no descarta formalizar su relación con la cantante. Sería algo íntimo y personal, aunque a estas alturas resulta una decisión trasnochada y sorprendente, por lo rápido e inesperado. Aún así, Piqué no duda en repetir en sus círculos más íntimos que la colombiana es, sin duda alguna, la mujer de su vida. Increíble, pero hermoso.
 
Y mientras todo esto ocurre, Shakira se encuentra en Argentina ofreciendo uno de sus asfixiantes conciertos. A la vuelta, que se prevé para el próximo fin de semana, se reencontrará con Gerard en el impresionante ático que el culé tiene en una de las zonas de mayor rimbombancia de la capital. No habrá que esperar demasiado a que los protagonistas hagan un golpe de efecto y se desmarquen de todos los asuntos que les conciernen.
 
Por Saúl Ortiz