Menú Portada
Amina, la joven magrebí con la que se relaciona al jinete, podría romper su silencio

Genoveva se deja querer por un Cayetano más galante que nunca

Noviembre 8, 2007

Dicen de Cayetano Martínez de Irujo que es un hombre serio, riguroso y, quizás, algo más que responsable. Un hombre de palabra, valores y sentimientos. El anuncio de su ruptura con la mexicana Genoveva Casanova sorprendió a propios y a extraños. Sin embargo, lo que parecía un adiós definitivo puede que tan sólo se quede en una pelea de enamorados.

pq_384_cayet.jpg

Pocos saben que Cayetano ha desplegado todas sus armas de seducción en un intento desesperado de reconquistar el corazón de una Genoveva que negocia una entrevista millonaria con la revista del saludo. El jinete desea volver a retomar la relación, convivir junto a la mujer por la que todavía palpita, y sentirse cerca de sus dos pequeños, Luis y Amina. Cayetano es un hombre enamorado e ilusionado, quizás porque aún sigue teniendo la esperanza de que, en un futuro no muy lejano, volverá a susurrarle «te quiero» al oído.
Por el momento, lejos de sentirse desbordada ante el interés de su todavía marido, Genoveva se deja querer, esboza una sonrisa y lo comenta en su círculo más íntimo. Quién sabe si en los próximos días somos testigos de una, ya no inesperada, reconciliación. El amor siempre vence.

Recordando el ayer

Poco o nada se conoce sobre los verdaderos motivos que llevaron a Genoveva Casanova a poner punto y final a su matrimonio con el hijo de Cayetana de Alba. Pese a todo, diversos periodistas aseguraron que el desencadenante del adiós tenía forma de mujer y respondía al nombre de Amina. En plena efervescencia, la joven negó que hubiera mantenido un romance, revolcón o amorío clandestino con Cayetano y aseguró que nada le unía a él, salvo una despreocupada amistad.
Sin embargo, tiempo después de la polémica, la magrebí atraviesa un momento más que complicado en lo económico y amenaza con desvelar qué tipo de relación mantuvo con el aristócrata. Pretende tirar de la manta, o al menos esa es la cantinela con la que convenció a un prestigioso paparazzi para hacerle una entrevista en profundidad en la que poder mostrar sus verdaderos sentimientos. Realmente jugoso.
Sin embargo, pese a convocar la cita para la noche de los muertos vivientes en su domicilio de Galapagar, pocas horas antes del esperado encuentro decidió anular la entrevista sin dar más explicaciones. Cierto es que sus declaraciones no iban a ser remuneradas, por lo que, presumiblemente, esto fue lo que le llevó a reconsiderar su postura.
Eso sí, de momento Amina está dispuesta a estudiar las ofertas que le puedan hacer los diversos programas de televisión interesados en conocer hasta qué punto es conocedora de la intensa vida privada del Conde de Salvatierra. Sin mediadores ni representantes de por medio, pues asegura que durante todo este tiempo no han sido capaces de conseguirle una buen caché. Cada uno es responsable de su propio prestigio. ¿Hasta con la honestidad y la discreción se trafica? Al final va a ser cierto el dicho que reza así: No te fíes ni de tu sombra. Qué gran consejo.

Por Saúl Ortiz