Menú Portada

La Agencia Tributaria se gasta más de 400.000 euros en creatividad mientras publicaba los agujeros de los grandes morosos con Hacienda

Enero 19, 2016

A partir del 1 de diciembre de cada año se anunciará la lista de aquellos que tienen deudas superiores al millón de euros. Entre 2013 y 2014, la AEAT no justificó la necesidad de los contratos, muchos de los cuales fueron adjudicados aplicando criterios subjetivos y sin acreditar la solvencia de los contratistas

montoro

La última campaña publicitaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), fue, precisamente, un fraude. Y decimos precisamente porque, curiosamente, ese era el objeto contra el que debía posicionar a la mayoría de la población: el fraude fiscal. Por muchos es recordado ese spot en el que un honrado mecánico exigía a su clienta hacer la factura con IVA porque si no, estaría evitando la construcción de nuevos colegios o carreteras. Pero la vida está muy cara como para pagar impuestos del 21%. En mayo de 2015, el 22% de españoles vivía bajo el umbral de pobreza, según el INE, y el porcentaje de pobres subía hasta el 29,2%. Para evitar efectos de este tipo en la ciudadanía, la AEAT de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, volverá a emprender una nueva campaña publicitaria para la que se dejará 413.223,14 euros como valor estimado del contrato.

Es el presupuesto que la Dirección del Servicio de Gestión Económica de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria tiene consignado para hacer realidad la creatividad y producción campañas publicidad. Algo -dar publicidad-, que en algunos casos no se le da bien a la AEAT, como en lo que respecta a los anuncios, mientras que en otros campos se encuentra como pez en el agua: a partir del 1 de diciembre de cada año se hará pública la lista de grandes morosos con la Hacienda Pública, aquellos que tienen deudas superiores al millón de euros.

No corren buenos tiempos para Cristóbal Montoro

No corren buenos tiempos para la AEAT. Recientemente, el Tribunal de Cuentas ha publicado un Informe de Fiscalización de la contratación de la Agencia Tributaria en los años 2013 y 2014 que ha dejado en jaque a la gestión del ente del Ministerio de Hacienda. De este modo, la contratación fue uno de los puntos más controvertidos de la AEAT ya que no se justifica la necesidad de los contratos, muchos de los cuales han sido adjudicados aplicando criterios subjetivos y sin acreditar la solvencia de los contratistas; los pliegos no incluyeron la identificación de los medios a través de los que se acreditó la solvencia económica, financiera y técnica de los empresarios; o los contratos que debían ser adjudicados mediante fórmulas objetivas han sido tratados mediante criterios sometidos a juicio de valor.

Pronto salió al paso la Agencia Tributaria sobre estas acusaciones asegurando que el Tribunal de Cuentas había hecho una valoración altamente positiva de las adjudicaciones de contratos efectuadas entre 2013 y 2014, discrepando con las informaciones que apuntaban hacia la escasa disposición del organismo en la contratación. ¿Actuará de igual modo la Agencia con el tema de la publicidad? ¿Intentará convencer a los españoles que gastarse 413.000 euros en dos años en publicidad es positivo?

Doinel Castro