Menú Portada
Con un gasto de 5.000 millones de euros

Gaspar Zarrías no obliga a la contratación de desempleados

Mayo 4, 2010

El Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local sólo requiere información sobre si se ha realizado nuevas contrataciones, sin determinar si son parados o ya realizan otra actividad laboral

Sí establece una normativa para comprar o modificar antiguas vallas del Plan E para autopromocionar las obras


Otro día aciago para la economía española y para José Luis Rodríguez Zapatero. En la vispera de su reunión con el líder de la oposición Mariano Rajoy, recibía un varapalo internacional de la mano de artículos y editoriales que avisaban del riesgo de que España sea el siguiente país en necesitar ser rescatado e incluso se manejaba la cifra de 280.000 millones de euros los que necesitaría para ser rescatado.

El desmentido de Rodríguez Zapatero no ha convencido a los mercados que se han desplomado en una de las peores jornadas que recuerda el parqué madrileño. Todo ello ha ensombrecido a los datos, ya filtrados el fin de semana, de disminución del paro registrado en las oficinas del Inem, que sólo reflejan un crecimiento estacional por la contratación de Semana Santa.

En todo este contexto, el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local destina 5.000 millones de euros en reeditar el Plan E, que ni creo empleo y si elevó el déficit, el que amenaza nuestra economía. En su gestión, está Gaspar Zarrias, que acompaña a Manuel Chaves en el Ministerio de Política Territorial.

El secretario de Estado de Cooperación Territorial,  que aún no aclara  en representación de quien acudió a los actos en defensa de Baltasar Garzón, tampoco parece tener claro de que servirá el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad, más allá del gasto y del autobombo con nuevas vallas o reformando las del Plan E.

Más gastos sin pagar deudas

El Real Decreto-ley, que crea el Fondo de 5.000 millones de euros, fue aprobado por el Consejo de Ministros el 23 de octubre de 2009, cuatro meses y medio después, en marzo de 2010, la Secretaría de Estado de Cooperación Territorial, aprobó los criterios para disponer de los estos fondos y los requisitos de justificación de los proyectos de inversión.

Así, mientras muchos municipios deben millones de euros a pequeños empresarios y autónomos, para recibir los nuevos fondos sólo deben abrir una cuenta distinta donde se la abonará la ayuda y realizarán los pagos, pudiéndose incluso realizar pagos antes de recibir los fondos siempre que en la transferencia se haga constar que se trata de un proyecto financiado con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local e incluso en el “supuesto de actuaciones de interés social” el Ayuntamiento podrá realizar pagos y transferir la cuantía de  los gastos efectivamente satisfechos. Es decir todo un instrumento para iniciar proyectos a un año de las próximas elecciones municipales y seguir siendo moroso.

Justificación, mucho cartel y poco empleo

Todas las obras tendrán como fecha límite para adquisición de servicios y suministros el 31 de diciembre de 2010 y para su justificación el 31 de marzo de 2011, con una posibilidad de prórroga de seis meses que para contratos menores puede llegar a un año y que se solapa con la siguiente cita electoral.

En todas ellas la justificación es de lo más sencilla: relación de las certificaciones de obra, con identificación del acreedor y de las facturas, su importe, fecha de emisión y fecha de pago efectivo, certificado del Interventor o Secretario-Interventor en el que se acredite la ejecución y el pago del precio del contrato, certificación final de obra, fotografía de la obra terminada y por supuesto fotografiar los nuevos y flamantes carteles que prueben “el cumplimiento de las obligaciones sobre identificación de la fuente de financiación de las obras financiadas”.

Así, el 20 de enero, el BOE publicó una resolución en el que se fijaba todos los requisitos de rotulación y reutilización de carteles del anterior plan anterior que ya costaron millones de euros. ¿Ahorro? En la chapa y el soporte, ya que nuevos logotipos, nuevos proyectos, nueva rotulación, nuevo emplazamiento también supondrá un gasto millonario.

¿Y el empleo? Aunque este plan se ha creado en teoría para generar trabajo en proyectos sostenibles, la realidad es que parece importar poco, ya que ni obliga a las entidades a realizar nuevos contratos y ni mucho menos que se haga a desempleados. Tan sólo en el apartado de justificación, deben ir reflejados en un apartado, los puestos de trabajo creados, con indicación del nombre, apellidos y número de documento nacional de identidad o número de identificación de extranjero de los nuevos trabajadores. Puestos de trabajo que no hace falta que procedan del Inem, pueden ser contratados por un día y despidos al otro, o incluso simultanear con otros empleos.