Menú Portada
En dos disposiciones de la secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica

García Margallo (Exteriores), destina más de un millón de euros en un día a la Cooperación tras presumir del poco gasto de su departamento

Julio 14, 2014

El importe total se divide entre una línea de ayudas a las Fundaciones de los partidos políticos con representación parlamentaria (900.000 euros), y la otra a la celebración de Congresos (150.000 euros)

pq_929_garcia-margallo.jpg

Baja humildad que sube José Manuel García-Margallo. El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación ha presumido este pasado martes de estrategia de Cooperación Internacional. Precisamente, el político madrileño ha tirado de un supuesto agravio comparativo con los socialistas. Margallo se ha arrogado “mayores éxitos” en materia de Cooperación al Desarrollo de los logrados por el anterior Ejecutivo dirigido por José Luis Rodríguez Zapatero. El buen hacer del ministerio radica, según su titular, en el hacer más con menos ya que las cuentas de Margallo dicen que el actual Gobierno ha invertido “la cuarta parte” del dinero que el PSOE destinó a la política cooperativa.

De todos modos, el dinero consignado para tal materia no ha sido exiguo, máxime si en lugar de términos porcentuales lo hacemos en cifras absolutas. En un mismo día, el 23 de junio de 2014, el ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación destinó más de un millón de euros en dos líneas de ayuda diferentes firmadas por la secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica. La primera de ellas, destinada a “la realización de actividades en el marco del Plan Director de la Cooperación española a fundaciones y asociaciones dependientes de partidos políticos con representación parlamentaria en el ámbito estatal”, con un importe de 900.000 euros; y la segunda, centrada en “la celebración de congresos, seminarios y jornadas relacionadas con la cooperación al desarrollo”.

Un reparto muy desigual

Ambas, comparten un componente idéntico: el desigual reparto de los fondos en beneficio de los partidos y entidades más poderosas y en detrimento de los más humildes. Un acontecimiento pudo ser el acicate definitivo para consolidar esta estrategia clásica en la financiación pública: las elecciones europeas del 25 de mayo, donde se tambaleó por primera vez en la historia el sistema bipartidista. Para evitar tal descalabro, el Gobierno ha decidido afianzar desde la base económica la coexistencia pacífica de PP y PSOE.

En cuanto a las ayudas a las Fundaciones de partidos con representación parlamentaria, los dos partidos clásicos nacionales se han llevado la friolera de 799.608 euros de un importe total de 900.001 euros. El PP de Mariano Rajoy, por su parte, se embolsa a través de FAES ( Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales), presidida por José María Aznar, un total de 548.548 euros para la consolidación de los procesos democráticos y del Estado de Derecho, el fortalecimiento de los partidos políticos en los países en desarrollo, la promoción de reformas políticas y económicas en los países en  Desarrollo y la divulgación de los valores de la cooperación internacional entre los países donantes. En el caso del PSOE, la Fundación Pablo Iglesias se hizo con 251.060 euros en materia de promoción de la democracia, consolidación de los sistemas de partidos políticos y jornadas y conferencias internacionales.

Esta porción de la tarta representa casi el 89% de las ayudas destinadas a todas las fundaciones, dejando solamente un 11% a repartir entre 10 formaciones: Fundación por la Europa de los Ciudadanos (IU), Sabino Arana Fundazioa (PNV), Institut D’Estudis Humanistics Miquel Coll i Alentorn – INEHCA (UDC), Fundació L’Alternativa (EU-L’ALTERNATIVA), Fundació CATDEM (CDC), Nous Horitzons Fundació (PSUC-IPC-ENTESA), Fundación Galiza Sempre (BNG), Fundación Gaspar Torrente (CHUNTA ARAGONESISTA), Fundación Rafael Campalans (PSC-PSOE) y Fundació Josep Irla (ERC).    

Más imparcialidad en la celebración de Congresos

 

A pesar de ser este un importe menor (150.000 euros), las cifras asignadas a unas entidades y otras distan mucho de la equidad. Así, la Red Española de Estudios del Desarrollo se beneficia de 13.500 euros para la realización del “II Congreso Internacional de Estudios del Desarrollo”, mientras que la Asociación Comité Español de la UNRWA se ha hecho con 11.500 euros para la celebración de las jornadas “Enfoque basado en derechos humanos en la acción humanitaria: el desafío de Siria y el territorio palestino ocupado”. No obstante, otras entidades tienen que conformarse con la mitad -o menos-, de estos importes. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la Fundación Salud y Sociedad. Sección Enfermeras para el Mundo que solo contará con 6.000 euros para llevar a cabo su iniciativa “Desarrollo con equidad: fortalecimiento del derecho a la salud de grupos vulnerables en América Latina”.