Menú Portada
OPERACIÓN EMPERADOR (I)
Cantidad inferior a los 12 millones encontrados en efectivo en los registros policiales

Gao Ping declaraba una facturación de tan sólo 7 millones de euros en todo su entramado empresarial

Octubre 18, 2012

El principal imputado por la trama de blanqueo de capitales figura en 4 sociedades como Administrador Único, 8 como Administrador, 2 como Socio y otra como Consejero

Tiene distribuidas las sedes sociales de sus empresas entre Fuenlabrada y la calle Embajadores en Madrid, muy cerca del Museo Reina Sofía

En buena parte de sus sociedades acumula graves incumplimientos en la información der sus cuentas anuales


Si le faltara poco a la Monarquía, después de su desastroso paso por tierras norteamericanas y la polémica sobre la supuesta reprimenda a Mariano Rajoy por las declaraciones del ministro de Cultura José Ignacio Wert,   tenía que aparecer una foto del Rey Don Juan Carlos junto al supuesto líder del entramado de blanqueo de capitales Gao Ping. La foto no deja de ser una anécdota (hay otra con ex ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos) pero es una muestra de los círculos en los que se manejaba el empresario de origen chino, y se relaciona con las palabras del actual responsable de Interior, Jorge Fernández Díaz, que adelanto que se podrían producir nuevas detenciones y podría haber algún nombre que “pueda sorprender”.

Lo cierto, es que las cifras que se van conociendo ya son de por si más que sorprendentes. Al margen de las detenciones, hasta el momento la operación policial ha propiciado 108 registros, 122 embargos a personas físicas y otros 235 embargos a personas jurídicas, según los datos ofrecidos el director general de la Policía, Ignacio Cosidó en rueda prensa. En cuanto al dinero intervenido hasta el momento, Cosidó ha explicado que los agentes se han incautado de 10 millones en efectivo, a los que habría que sumar otros 2 millones que ya se habían interceptado en las fases de la operación policial previas al despliegue iniciado en la madrugada del martes.

Una tapadera muy clara

De todas estas sociedades, Gao Ping, el supuesto cabecilla de la mafia desarticulada, es también uno de los empresarios chino más poderoso e influyente de España. De hecho, figura en 4 sociedades como Administrador Único, 8 como Administrador, 2 como Socio y otra como Consejero, distribuidas entre Fuenlabrada y la céntrica calle Embajadores de Madrid, muy cerca del Museo Reina Sofía y de su Galería de Arte Gao Magee, explotada por su sociedad Magee Art Gallery SL, constituida en octubre de 2007.

Pero lejos de su labor en el mundo de arte, en sus 15 sociedades donde aparece como gerente o ejecutivos principales, acumula una facturación irrisoria, de hecho en tan sólo dos de ellas, International Trade City Import-Export SL y Gold City SL (todas sus sociedades tienen la figura jurídica de Sociedad Limitada) acumulaba más de la mitad de su facturación, 4,5 millones de euros de tan sólo 7 en total, una cifra que choca enormemente con los 12 millones ya incautados en efectivo en la operación policial, y lo que se estima que blanqueaba al año. Es más, supone una cifra nada congruente con los datos de estar exportando a 110 ciudades de España y Europa.

Pero no es lo único llamativo, en esta primera sociedad, International Trade City Import-Export SL, había declarado una enorme disminución de sus ventas, que habían pasado de los 5,3 millones a apenas 1,8 millones de euros, números que pueden indicar como cada vez iba incrementando las cifras que pasaban lejos de la Hacienda Pública de España. Pero también, buena parte de sus sociedades, especialmente las de más antigua creación (llegó a España en 1989), tienen la práctica de presentar completamente desactualizada sus cifras en el Registro Mercantil, con desfases que llegan incluso a los seis años y son un claro ejemplo de la opacidad de las operaciones de esta trama de sociedades. Unas empresas que en su mayoría, constituía con el capital mínimo exigido para este tipo de sociedades (3.005 euros) y que figuraban con tan sólo 1 o 2 trabajadores y que con más de 12 años de antigüedad en muchas de ellas, son un indicativo de la enorme cantidad de dinero negro que han podido manejar.