Menú Portada
Los secretos mejor guardados de los presupuestos de Ruiz-Gallardón

Gallardón destina 19,5 millones en acondicionar su “nuevo ayuntamiento”

Octubre 26, 2008

El pasado viernes el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y su delegado de Hacienda Juan Bravo presentaron los presupuestos del Ayuntamiento para 2009, unos presupuestos que definen como austeros en tiempos de crisis. Austeridad que no se muestra en la subida de un 12% en su sueldo o en los gastos de sus nuevos despachos en el Palacio de Telecomunicaciones, donde dedica 19,5 millones mientras que en equipamientos de seguridad y protección civil apenas supera el millón de euros.

pq_622_gallardon.jpg

No sabemos lo que Alberto Ruiz-Gallardón entiende por austeridad, pero no predica con el ejemplo, el traslado de la sede del ayuntamiento de Madrid desde su sede histórica del Palacio de la Villa hasta el Palacio de Telecomunicaciones en la Plaza de la Cibeles supone casi el 20% de todas sus inversiones en equipamientos. Un 80% más de lo que gasta en equipamientos sociales, el doble de lo que destina en rehabilitar 15 colegios públicos en la capital, mientras él lleva a sus hijos a un colegio concertado que no le corresponde a su zona de residencia, cuatro veces más de lo que gastará en guarderías y 20 veces más que el escaso millón que se gasta en equipamientos de salud y seguridad y protección civil. Austeridad la de muchos policías municipales que trabajan en unas flamantes comisarias de módulos prefabricados. O como se destinan 1,5 millones en un polideportivo junto a la M-30 y Torrespaña, instalaciones que se empezaron a construir a toda velocidad antes de las elecciones municipales para después pasar al más absoluto abandono, cristales rotos, cimentación de la pistas deportivas dañadas y pintadas por todo el recinto, es claro que sin esta desidia la inversión tendría que ser mucho menor. Y es que las inversiones en instalaciones deportivas están siendo muy polémicas, los últimos polideportivos por ejemplo, gestionados por empresas privadas no admiten los abonos que un ciudadano adquiere para todos los polideportivos de la ciudad, eso es promover el deporte para una ciudad que aspira ser olímpica en 2016.