Menú Portada

La Fundación Pluralismo y Convivencia beneficia con importantes subvenciones a la religión musulmana: 400.000 euros en 2015

Noviembre 11, 2015

Creada en 2004 bajo el mandato de Zapatero para promover la libertad religiosa a través de la cooperación con las confesiones minoritarias. El Estado español continúa jugando con el doble filo del Islam al tiempo que reafirma su posición de acoger a más de 15.000 refugiados. Las pérdidas de la Fundación alcanzaron los 98.187 euros en 2014 y su patrimonio se derrumbó en casi un tercio: de 741.771 euros a tan sólo los 516.017 euros actuales. El candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid por Podemos y ex director de la Fundación, López Rodrigo, destinó 47.000 euros a la realización de dos Informes por parte del equipo de la co fundadora de su propio partido, Carolina Bescansa

pluralismo y convivencia

La Fundación Pluralismo y Convivencia, creada en 2004 bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, poco más de seis meses después de la victoria del ex presidente socialista, dentro del Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones y dependiente del Ministerio de Justicia dirigido por Rafael Catalá, se constituyó con dos fines: promover la libertad religiosa a través de la cooperación con las confesiones minoritarias “especialmente aquellas con reconocimiento de notorio arraigo en el Estado español” y ser un espacio de investigación, debate y puesta en marcha de las políticas públicas en materia de libertad religiosa y de conciencia.

En cierto modo ha contribuido al reconocimiento de las religiones plurales dentro de España, pero también ha provocado que las brechas entre ellas sigan abiertas. Por ejemplo, a través de la imparcialidad. Del casi un millón de euros (995.737,08 euros), gastado en ayudas a las confesiones religiosas evangélica, judía y musulmana -en 2015-, las comunidades islámicas han recibido 398.892,45 euros: el 40,06% del total. Un importe que supera los 393.285 euros establecidos el año pasado en la aprobación de las cuentas de la Fundación Pluralismo y Convivencia. Este importe ha sido donado a través de ayudas monetarias y proyectos finalistas de la Comisión Islámica de España (CIE). Una práctica que se une a la decisión reforzada del Gobierno central (no sabemos si por seguidismo de las políticas marcadas por Bruselas), de aceptar a más de 15.000 refugiados provenientes de la guerra de Siria.

Los musulmanes mantienen su posición privilegiada

Pero, aunque parezca lo contrario por este afán dadivoso, el horno de la Fundación no está para bollos. La crisis ha golpeado vehementemente a todos los ámbitos de la ejecución política, y la religión no se iba a salvar de la quema. La reducción de presupuesto se ha notado en las ayudas monetarias otorgadas a las diferentes concesiones, pero si algo ha quedado claro es que la comunidad del profeta Mahoma ha mantenido su posición ventajosa y privilegiada respecto a otras ideologías.

El campo que permanece incólume es el del personal. A pesar de sí haber menguado las partidas de ayudas a comunidades religiosas -que es el verdadero objeto social de la Fundación-, el gasto dirigido a pagar las nóminas de los trabajadores apenas ha sufrido recortes. Solo se ha reducido un 7% al pasar de 429.000 euros a 399.000 euros.

Estas medidas austeras han sido a todas luces insuficientes. La Fundación sigue cerrando los años fiscales con pérdidas. En el ejercicio 2014 éstas alcanzaron los 98.187 euros que vuelven a cargarse al fondo destinado a las Reservas. Todo ello ha contribuido de manera irrefrenable a que el patrimonio de la Fundación Pluralismo y Convivencia se haya derrumbado en 2014 en casi un tercio. Se ha pasado de cerrar el 2013 con un patrimonio de 741.771 euros a tan sólo los 516.017 euros actuales.

El Estado central, a través del Ministerio de Justicia de Rafael Catalá, intenta concienzudamente reanimar a la Fundación que en los momentos actuales presenta un aspecto moribundo. A pesar del interés que genera para el Gobierno de Mariano Rajoy esta entidad del sector público estatal, para este ejercicio 2015 el Estado invirtió 1,38 millones de euros, reduciéndose significativamente de los 1,57 millones de euros del año anterior.

Partidas económicas entre amigos

De todos modos, la práctica de regalar dinero a esta Fundación para que lo malgaste no es novedad. El candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid por Podemos en las Elecciones del 24M, José Manuel López Rodrigo, fue -en su momento., responsable directo de este dispendio. Tras incorporarse en 2005 a la Fundación pública, de la mano del presidente por aquel entonces José Luis Rodríguez Zapatero, pasó sus tres primeros años como gerente, para asumir el cargo de director general entre 2008 y 2013. En 2010, ya como director de la Fundación, López Rodrigo encargó dos encuestas (que sumaban 47.000 euros) sobre la “dimensión cotidiana de la religiosidad” al Vicerrectorado de Investigación y Política Científica de la Universidad Complutense. Ambos trabajos estuvieron capitaneados por la co fundadora de Podemos, la profesora Carolina Bescansa, que más tarde sería compañera de partido de López Rodrigo.

Así, podemos ver como a través de la laicidad también se tejen múltiples redes de conveniencias y tráfico de influencias. Un ejercicio peligroso que solo consigue aumentar el gasto de las arcas públicas y crear descrédito en cuanto a las tareas de convivencia religiosa que lleva a cabo la Fundación Pluralismo y Convivencia. Una entidad que no solo debe lidiar con la crisis económica y de resultados, sino también con la corrupción que hay dentro de su seno.

Doinel Castro